Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

PVC o aluminio: ¿Qué ventana es mejor para el medio ambiente?

PVC o aluminio: ¿Qué ventana es mejor para el medio ambiente?
- Solo necesitarás 6 minutos para leer este artículo 😉 -

La economía circular y la gestión de residuos son cruciales para el planeta

En un momento en que la ecología se está convirtiendo en un verdadero problema para la sociedad, es importante preocuparse por los materiales que se utilizan para construir las casas, en términos de reciclabilidad, pero también de impacto medioambiental.

Según nos explica una carpintería de aluminio, la diferencia esencial estará en el marco de la ventana. De hecho, todos los demás componentes son iguales y pueden reciclarse (vidrio, herrajes, etc.) siempre que se recojan y recuperen en unidades especializadas.

Así, los marcos de madera pueden reutilizarse, por ejemplo, en la fabricación de muebles de diseño en forma de tableros de partículas o incinerarse para producir energía, si los tratamientos de la superficie lo permiten.

Las ventanas de aluminio también son de un material que se puede reutilizar y reciclar perfectamente, lo que lo convierte en una buena opción en términos de impacto medioambiental.

Además, su precio lo convierte en una buena opción para una segunda vida. La producción inicial de aluminio también consume mucha energía y en el pasado era muy contaminante. Hoy en día, las normas medioambientales han limitado mucho este impacto.

Aunque las prestaciones térmicas de los marcos de las ventanas de aluminio suelen ser inferiores a las de otros materiales, invirtiendo en ventanas equipadas con rotura de puente térmico, podemos conseguir un buen balance medioambiental gracias al ahorro energético que se produce durante su uso. Así, los marcos de aluminio antiguos se reutilizan en la economía circular para la producción de nuevas ventanas.

Por otro lado, las ventanas de PVC son buena en términos de ecología. Su producción es muy eficiente desde el punto de vista energético y su ligereza tiene un impacto significativo en el transporte.

En su uso, sus prestaciones en materia de aislamiento permiten un importante ahorro energético (calefacción y climatización de edificios) a lo largo de su ciclo de vida. Se trata de un ahorro indirecto, pero que pesa mucho en el balance medioambiental final.

Los marcos de carpintería de PVC son totalmente reciclables y el PVC puede utilizarse para fabricar nuevas ventanas. Así, el PVC para la carpintería funciona cada vez más en un circuito cerrado.

Al reutilizar tus propios residuos y recortes de producción, el PVC hace que la economía circular funcione a toda velocidad.


PVC o aluminio: ¿Cuál ventana es más barata?

Los precios de las ventanas de aluminio o PVC varían según:

– Las dimensiones (estándar o a medida)

– El tipo de apertura (1 batiente, 2 batientes, francesa o basculante, etc.)

– El color/acabado

– La presencia de accesorios (disyuntor térmico, por ejemplo)

El aluminio y la madera de calidad en la carpintería, como el roble, son materiales más caros.

Con la introducción de rompedores térmicos de PVC o poliamida en el núcleo, el coste de los marcos de aluminio ha disminuido, al tiempo que se ha ganado en rendimiento térmico. Aunque sigue siendo hoy en día la ventana más cara del mercado. La carpintería de aluminio se ha vuelto en los últimos años un poco más asequible de adquirir.

Es innegable que el PVC es un material muy competitivo. Al poder soldarse y encolarse, el montaje de la carpintería es muy fácil y muy eficaz. La producción de marcos de PVC está muy industrializada y, por lo tanto, optimizada y rápida, lo que reduce aún más los costes.

Debido a su bajo peso, la ventana de PVC es muy adecuada para la instalación en reformas y edificios nuevos con marcos específicos que son fáciles de manejar e instalar. Esto puede tener un impacto positivo en el coste de la instalación. Su diseño también permite integrar muy fácilmente el triple acristalamiento, lo que permite un mayor ahorro energético en su uso.

Si comparas los precios de las ventanas de aluminio/PVC o de madera, ten en cuenta también la falta de mantenimiento de las ventanas de PVC y aluminio. A largo plazo, la aplicación de barnices y pinturas resulta costosa tanto en términos monetarios como medioambientales.

Las ventanas y puertas de PVC actuales ofrecen la mejor relación calidad-precio, tanto en términos de compra como de uso.

¿Cual ventana es mas barata?


Las ventanas de aluminio son más ecológicas

Las ventajas del aluminio en el ámbito de la ecología son impresionantes. Decimos que el aluminio es un material ecológico porque es 100% reciclable, y se puede reciclar infinitas veces. En otras palabras, es SOSTENIBLE. Además, sus prestaciones permanecen inalterables. El material no se altera y, una vez que adquiere una nueva forma, se tiene una unidad preparada para durar todo el tiempo que se necesite.

Detalles del reciclaje del aluminio

– 5% es el porcentaje de energía utilizada para fabricarlo la primera vez, que se requiere para fabricarlo la segunda y sucesivas veces.

– El 70% es el porcentaje total de aluminio fabricado en todo el mundo o en sus 125 años de historia industrial; sigue en uso ya que se recicla una y otra vez.

¿Es reciclable el plástico? Se oye decir que el policloruro de vinilo (PVC) es reciclable e incluso hay quien habla de las características ecológicas del plástico, pero lo cierto es que estas afirmaciones no resisten el más mínimo análisis.

En cuanto a las ventanas, tenemos entendido que parte de los perfiles de PVC utilizados para fabricar ventanas de plástico se reciclan, aunque este paso es extremadamente caro. Esto se debe a que el precio del PVC usado es cero, y hay que pagar para que lo retiren. Conclusión: no hay mercado para el PVC usado.

Esto está creando grandes cantidades de residuos de PVC. Las autoridades medioambientales exigen que parte de este material se recupere de alguna manera. Los productores reconocen que la alternativa más económica es lo que denominan «valorización energética», cuyo tratamiento es muy lexical, ya que no es más que la quema de los residuos de PVC para generar calor mediante la combustión. Así, se recupera una mínima parte de la energía utilizada para su fabricación. Y ya que estamos hablando de «quemar PVC», podríamos preguntarnos si el PVC arde. La respuesta es sí.

La pregunta tiene fácil respuesta:

– El aluminio se recicla eficazmente desde hace 100 años

– Después de 50 años, nos dicen continuamente que el PVC es «reciclable».

4.7/5 - (22 votos)
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030