Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

HUELLA ECOLÓGICA

huella ecologica
- Solo necesitarás 7 minutos para leer este artículo 😉 -

Definición. Huella ecológica

(HE) en Inglés EF, medida de las demandas de una persona o grupo de personas sobre los recursos naturales globales. Se ha convertido en una de las medidas más utilizadas para medir el efecto de la humanidad sobre el medio ambiente y se ha utilizado para poner de manifiesto tanto la aparente insostenibilidad de las prácticas actuales como las desigualdades en el consumo de recursos entre países y dentro de ellos.

La huella ecológica (HE) calcula la superficie terrestre y marina biológicamente productiva necesaria para proporcionar los recursos renovables que consume una población y para absorber los residuos que genera -utilizando la tecnología y las prácticas de gestión de recursos vigentes- en lugar de intentar determinar cuántas personas puede soportar una determinada superficie terrestre o el planeta entero.

Mide las necesidades de áreas productivas (tierras de cultivo, tierras de pastoreo para productos animales, áreas forestales para producir productos madereros, áreas marinas para la pesca, tierras edificadas para viviendas e infraestructuras, y tierras forestales necesarias para absorber las emisiones de dióxido de carbono procedentes del consumo de energía).

Se puede estimar el SA, medido en «hectáreas globales» (hag), a varias escalas: para individuos, regiones, países y la humanidad en su conjunto. (Una hectárea equivale a 2,47 acres.) Las cifras resultantes también pueden compararse con la cantidad de superficie productiva -o biocapacidad- disponible.

Los cálculos de la HE han cuestionado la sostenibilidad y la equidad de las actuales prácticas de consumo y producción. La Global Footprint Network (GFN) -una organización sin ánimo de lucro que se asoció con cientos de ciudades, empresas y otras entidades para avanzar en la HE como métrica de la sostenibilidad- calcula la huella global per cápita.


 

Hemos superado la capacidad en 1,7 tierras

En 2014, la huella global per cápita fue de 2,8 hag. Dado que ese año la biocapacidad mundial era de 1,7 hag por persona, la HE de la humanidad superó la biocapacidad de la Tierra en 1,1 hag.

En otras palabras, se necesitarían 1,7 «Tierras» para sostener las demandas actuales de recursos o, alternativamente, la Tierra tarda más de un año y ocho meses en regenerar lo que se utiliza en un año.

La implicación de este «sobregiro ecológico», que comenzó a mediados de la década de 1970, es que los recursos biológicos que sustentan la vida, como la pesca, los recursos forestales, los pastizales y las tierras agrícolas, se están agotando.


 

Cómo utilizar la Huella Ecológica

El análisis de la HE puede mostrar si un país vive dentro de la biocapacidad de su propio territorio o si es un «deudor ecológico» que recurre al «capital» ecológico de otras partes del mundo.

Las HE per cápita muestran una amplia divergencia en las demandas de la naturaleza por parte de las personas en las diferentes sociedades, que van desde Qatar en el extremo superior (15,5 hag/persona) hasta Haití en el extremo inferior (0,7), con Estados Unidos (8,4), Alemania (5,1), China (3,7) y otros países entre ambos (datos de 2014).

Estas cifras son la base de afirmaciones tales como que si toda la humanidad consumiera como el estadounidense medio, se necesitarían unas cinco Tierras. Las FE también varían mucho dentro de los países según el nivel de riqueza.

Los investigadores han combinado el análisis de la huella con medidas de desarrollo humano para evaluar si los países están en camino hacia el desarrollo sostenible, definido como una HE per cápita inferior a la biocapacidad disponible per cápita con una calificación alta (superior a 0,8) en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de las Naciones Unidas.

 

El IDH es una métrica que combina la esperanza de vida media de un país, el nivel educativo y los ingresos en una medida de progreso económico y social.

 

Los educadores y activistas medioambientales han utilizado la HE para concienciar sobre los patrones de consumo insostenibles, a menudo con el objetivo de fomentar un cambio en los estilos de vida y, con menos frecuencia, para promover la concienciación sobre las fuerzas estructurales más amplias que impulsan dichos patrones. En las páginas web de las organizaciones no gubernamentales han aparecido muchas calculadoras de la huella en línea con estos objetivos.

Estas calculadoras permiten a las personas calcular su HE personal y hacer comparaciones con las estimaciones de la biocapacidad disponible o con las huellas medias de otras personas a nivel local y mundial. Mientras tanto, los científicos sociales han utilizado el HE como indicador global de los impactos ecológicos de los seres humanos en el planeta para probar empíricamente diferentes teorías sociales sobre las fuerzas que impulsan esos impactos.

Aunque el análisis de la HE puede conducir a una crítica radical del orden económico y social actual, ha encontrado una aceptación cada vez mayor entre las empresas y los gobiernos. Empresas multinacionales como Wal-Mart y BP introdujeron programas para reducir su nivel de HE, y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible comenzó a explorar vías para lograr una «economía de un solo planeta» en 2050.

Varios gobiernos nacionales -como los de Gales, Suiza, el Reino Unido, Japón, los Emiratos Árabes Unidos y la Unión Europea en su conjunto-, así como áreas metropolitanas, también han considerado o adoptado el concepto.


 

Críticas a la Huella Ecológica

A pesar de su rápido ascenso y de su uso generalizado, la HE se ha enfrentado a un amplio abanico de críticas.

Uno de los atractivos del SA es que proporciona un único indicador agregado de los impactos ecológicos. Sin embargo, esta agregación requiere la simplificación de una realidad compleja; por ejemplo, una de las suposiciones de la HE es que la tecnología es la misma en todo el mundo y a lo largo del tiempo. Los críticos también sostienen que la metodología del SA premia los métodos de producción más intensivos que aumentan el rendimiento por unidad de tierra a corto plazo, pero que en realidad podrían ser menos sostenibles a largo plazo, por ejemplo, acelerando la degradación de la tierra.

Del mismo modo, los métodos de agricultura orgánica con menor rendimiento que la agricultura convencional podrían parecer tener una mayor huella a pesar de otros beneficios ecológicos. Otros argumentan que el análisis del SA es excesivamente antropocéntrico, ya que se centra únicamente en la superficie terrestre y marina útil para la economía humana y no asigna espacio a las necesidades de otras especies.

De hecho, la HE no mide los cambios en la biodiversidad, para los que se necesitan otros indicadores. Los defensores del SA reconocen que no puede incluir todos los impactos ambientales significativos, dada la falta de datos para algunas cuestiones y la dificultad de convertir algunos tipos de demandas ecológicas, para las que no existe capacidad de regeneración, en una medida de la superficie terrestre.

Entre los principales impactos que no se reflejan en la HE están los relacionados con las sustancias tóxicas, los gases de efecto invernadero distintos del dióxido de carbono y el consumo de agua.

Algunos críticos también se oponen a lo que perciben como la implicación de que la población de un país debe vivir dentro de la biocapacidad de su propio territorio y no recurrir a los recursos externos a través del comercio.

Por ejemplo, las zonas pequeñas y densamente pobladas pueden ser muy eficientes desde el punto de vista ecológico, pero serán casi inevitablemente deudoras de recursos externos, mientras que los países grandes y poco poblados, como Canadá y Australia, parecen vivir bien dentro de los medios ecológicos de sus territorios, aunque sus huellas per cápita (de 8,3 y aproximadamente 7,0, respectivamente, en 2014) estén entre las más altas del mundo.

Los defensores de la EH han reconocido algunas de las limitaciones del concepto y han trabajado para perfeccionarlo.

El primer conjunto de normas para el cálculo y la comunicación adecuados de la HE se elaboró en 2006, y se están realizando revisiones continuas.

Una revisión realizada en 2008 para la Comisión Europea concluyó que, aunque se necesitan indicadores de sostenibilidad complementarios y nuevas mejoras en la calidad de los datos y la metodología, la HE es un indicador útil del uso sostenible de los recursos naturales que es fácil de comunicar y comprender.

5/5 - (21 votos)
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030