Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

HUELLA DE CARBONO

huella de carbono
- Solo necesitarás 6 minutos para leer este artículo 😉 -

Definición. ¿Qué es la huella de carbono? ¿Cuál debe ser mi huella de carbono?

¿Cómo reducir mi huella de carbono? Averigüémoslo.

 

¿Qué es la huella de carbono? ¿Cuál debe ser mi huella de carbono?

 

La huella de carbono corresponde a la cantidad total de gases de efecto invernadero (GEI) producidos para, directa e indirectamente, mantener el estilo de vida y las actividades de una persona.

La huella de carbono suele medirse en toneladas equivalentes de CO2, durante el periodo de un año, y puede estar asociada a un individuo, una organización, un producto o un evento, entre otros.

Los GEI cuya suma da lugar a una huella de carbono pueden proceder de la producción y el consumo de combustibles fósiles, alimentos, productos manufacturados, materiales, carreteras o transporte. Y a pesar de su importancia, la huella de carbono es difícil de calcular con exactitud debido al escaso conocimiento y a la escasez de datos sobre las complejas interacciones entre los procesos que contribuyen a ella, incluida la influencia de los procesos naturales que almacenan o liberan dióxido de carbono.

 

Definición oficial de la huella de carbono por la Organización Mundial de la Salud: Según la OMS, la huella de carbono es una medida del impacto que tienen sus actividades en la cantidad de dióxido de carbono (CO2) producida a través de la quema de combustibles fósiles y se expresa como el peso de las emisiones de CO2 producidas en toneladas.


 

¿Cómo medir mi huella de carbono personal?

 

¿Cómo medir mi huella de carbono personal?

La huella de carbono es un medio muy importante para comprender el impacto del comportamiento de una persona en el calentamiento global. Por eso, quien quiera contribuir de forma efectiva a frenar el calentamiento global, al menos a escala individual, debe medir y hacer un seguimiento de su huella de carbono personal.

Y aquí es donde entran en juego las calculadoras online. Por ejemplo, al utilizar las calculadoras de la huella de carbono de WWF o de la ONU se te pedirá que proporciones datos tales:

  • Cómo te desplazas al trabajo
  • Cuál es tu dieta habitual
  • Cuánto conduces o vuelas
  • El tamaño de tu hogar
  • O qué tipo de electricidad te proporciona la red

El resultado que obtendrás no será perfecto ni muy exacto, y hay varias razones para ello. En primer lugar, porque las calculadoras de la huella de carbono utilizan valores estándar que no siempre son correctos para múltiples situaciones posibles. Por ejemplo, cuando escribas cuántos kilómetros conduces de media, se multiplicará un determinado valor de referencia de CO2/emisiones/milla por tus kilómetros y luego por 12 meses.

Sin embargo, ambas cifras son estimaciones: a veces conduces más de lo que realmente le has dicho a la calculadora, y quizás conduces un camión 4×4 y no un SUV como la calculadora espera.

Lo mismo puede ocurrir con el impacto de tu dieta: comer carne es, de media, muy contaminante en cuanto a las emisiones de carbono, pero también depende de dónde la compres (si es local tiene menos emisiones por el transporte) o de cómo se alimenten las aves.

Otra razón es también que estas estimaciones suelen olvidar (porque es muy difícil encontrar cifras) contabilizar los bienes y servicios adquiridos.

Al final, la verdad es que un número exacto es difícil de encontrar. Aun así, estas calculadoras son las mejores que existen y no hay excusa para no conocer tu huella de carbono y trabajar en cómo mejorarla.

Como podemos deducir de lo anterior, es difícil obtener la huella de carbono exacta de alguien. Además de esto, para reducir con precisión las emisiones de CO2, también es importante utilizar números que reflejen aproximadamente la realidad local de alguien.

Si se piensa en ello, la calculadora probablemente asumirá que, tanto si se conduce un SUV de la marca A en Nueva Zelanda como un coche ligero japonés de la marca B en Japón, ambos tienen las mismas emisiones.

Sin embargo, al menos por ahora, hay que hacer estimaciones de este tipo para poder llegar a algo concreto sobre lo que trabajar. Y es que aunque exista la posibilidad de que tu coche contamine menos que el valor medio utilizado, o que la carne que compres sea menos contaminante que la media: siguen siendo grandes fuentes de emisiones de CO2, lo que significa que las directrices generales siguen siendo válidas.


El concepto de la huella de carbono en la actividad industrial y comercial

El mundo del carbono evoluciona a gran velocidad. La normativa relativa a los proyectos de reducción de emisiones, los inventarios y los mercados de CO2 aún está en fase de revisión, pero en los últimos meses ha surgido con fuerza el concepto de huella de carbono.

La huella de carbono requiere que vayamos más allá de nuestras áreas habituales de control: nuestras instalaciones, nuestras fábricas y más allá. Nos obliga a trabajar con nuestros proveedores para calcular las emisiones y estimar la cantidad de gases de efecto invernadero que genera nuestra cadena de suministro y el uso de nuestros productos.

Cada vez más, las empresas nacionales e internacionales y los gobiernos piden a sus proveedores información sobre su huella de carbono. Como hemos visto, la huella de carbono mide la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) que una empresa emite a la atmósfera a lo largo del ciclo de vida del desarrollo de su negocio y sus productos.
El cálculo de la huella de carbono proporciona una identificación exhaustiva de las fuentes de emisiones de GEI asociadas a los diferentes productos y actividades.

Esto permite a las empresas y entidades a:

  • Comprender y reducir sus costes energéticos.
  • Gestionar eficazmente su riesgo de carbono.
  • Diferenciar sus productos y servicios y acceder a los mercados que exigen información sobre la huella de carbono de cada producto.

Por un lado, la huella de carbono es un poderoso recurso para diferenciar la marca y dotar a los productos que vendemos de atributos que los distingan de nuestros competidores. También puede abrir algunas oportunidades muy interesantes para la exportación de productos y servicios.

El concepto de huella de carbono abre nuevas oportunidades para todos los profesionales que sepan cómo calcular la huella de carbono y cómo utilizarla como herramienta de marketing y protección del medio ambiente.

Al calcular la huella de carbono de una organización o producto, las empresas pueden beneficiarse de una gestión eficaz del riesgo de carbono, identificar y reducir los costes energéticos, diferenciar sus productos y acceder a los mercados que requieren información sobre la huella de carbono.

 

¿Qué es la huella de carbono? ¿Cuál debe ser mi huella de carbono?


 

Ultima revisión – Noviembre 2021

5/5 - (12 votos)
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030