¿Quieres contribuir a cuidar el medio ambiente? Aquí tienes 40 sencillas ideas

¿Cómo cuidar el medio ambiente? 40 ideas para enseñar a consumir mejor y tener un comportamiento ecológico cotidiano

¿Cómo cuidar nuestro planeta y proteger el medio ambiente?

Son preguntas que cada vez se hace más gente hoy en día. Las soluciones sistémicas son importantes, pero para cambiar el mundo hay que empezar por uno mismo en sus hábitos diarios. Nuestras decisiones cotidianas también pueden afectar a otras personas, así que merece la pena compartir formas de proteger el medio ambiente en el propio entorno de cada uno.

Cuanto más desorden hay en nuestra casa, peor nos sentimos cuando vivimos en ella. Por eso intentamos ventilar regularmente la habitación, poner las cosas en su sitio, tirar la basura y limpiar las superficies donde se deposita el polvo y la suciedad… Lo mismo ocurre con nuestra gran casa común, que es nuestro planeta llamado Tierra.

Poco a poco, los humanos reconocemos el desastre que hemos causado en la naturaleza y queremos limpiarla un poco para sentirnos mejor con el entorno natural en el que vivimos. Por supuesto, no podremos barrer todo el desierto, aunque tengamos que estudiar para un examen importante.

Sin embargo, cada uno de nosotros puede poner en práctica pequeñas acciones que ayudan a proteger el medio ambiente en las pequeñas acciones cotidianas y que nos puede hacer sentir mejor a todos.


 

Formas de ser ecológicos

Formas cotidianas de ser ecológicos

Durante estos años muchos seguidores de Intelligence Survival han compartido con nosotros su forma de abordar el tema de como vivir la ecología en las acciones del día a día. Entre las preguntas y respuestas sobre cómo cambiar nuestros hábitos y favorecer el medio ambiente respetando en todo momento el planeta hemos seleccionado muchas acciones en favor del medio ambiente que merecen la pena reproducir en este artículo para incorporarlas de forma sencilla y natural a nuestros hábitos diarios.

Repasamos todas las respuestas, las clasificamos y creamos una lista de ideas de comportamiento ecológico que aplicáis en vuestra vida.

La lista es tan rica e interesante que merece la pena que otros también se inspiren y adapten, si no todos, algunos de los consejos en nuestras rutinas de consumo diarias.


 

40 formas sencillas de ayudar a cuidar el medio ambiente a diario

40 formas sencillas de ayudar a cuidar el medio ambiente a diario

¿Te preguntas cómo puedes cuidar el planeta desde tu íntima rutina del día a día? Aquí tienes algunas sugerencias, seguro que encuentras alguna que puedes aplicar con éxito en tu casa y de forma diaria. 40 interesantes ideas para que cada uno sea respetuoso con el medio ambiente:

 

1. Se un/a consumidor/a consciente

El primer paso hacia un estilo de vida respetuoso con el medio ambiente es el consumo consciente. Es importante, por lo tanto, aprender a elegir productos de origen cercano y fabricación responsable cuyos ingredientes en su fabricación no alteren el equilibrio medioambiental.

En alimentación prioriza en tu compra lo que esté disponible localmente y sea de temporada. Evita consumir productos traídos de miles de kilómetros para lo que se se ha consumido una increíble cantidad de energía.

Antes de comprar cualquier cosa, piensa en el futuro de la basura que se va a generar y como se va a reciclar posteriormente. Busca y compra productos contenidos en envases reciclables.

2. Separa los residuos que generas

Segregar los residuos es un eslabón clave en el proceso de reciclado. Si queremos eliminar el exceso de basura de nuestro entorno, el reciclaje es esencial. Por lo tanto, como consumidores, debemos conocer y aplicar las normas de segregación.

3. Ahorra agua, no la malgastes

El agua puede convertirse pronto en un recurso natural muy valioso. Piensa en ello y utiliza medidas que reduzcan su desperdicio, como cerrar el grifo o elegir una ducha corta en lugar de un baño, y recoge el agua de lluvia para regar tus plantas.

4. Bebe agua del grifo

La calidad del agua del grifo suele estar a la altura de la que contienen las botellas de plástico. Puedes encontrar información al respecto. Si tienes dudas sobre beber agua directamente del grifo, puedes hacerte con un filtro especial. No sólo cuidarás del planeta, sino que también ahorrarás mucho dinero.

5. Utiliza botellas de agua

Las botellas de agua y las botellas de agua reutilizables te permiten llevar siempre contigo el agua del grifo. No tienes que comprar botellas pequeñas y desechables para mantenerte hidratado todo el tiempo.

6. Utiliza bolsas de la compra reutilizables

El problema de las bolsas desechables es que son… desechables. Una vez que llevas la compra a casa, van directamente a la basura.

Intenta llevar siempre contigo una bolsa o mochila de la compra reutilizable. Pero si se te olvida y compras una bolsa de plástico de un solo uso, no la tires directamente, al menos utilízala como bolsa de basura.

7. Deja tu coche de vez en cuando

Si es posible, deja el coche en el garaje. En la medida de lo posible, opta por ir a pie, en bici o en transporte público para desplazarte por la ciudad. Esto no sólo es saludable para el medio ambiente, sino también para ti, ya que te asegurarás una dosis regular de ejercicio al aire libre. De esta manera reduces el consumo de combustibles empleados para el transporte.

8. No desperdicies comida tontamente

Compra la cantidad que realmente necesites. No compres para que te sobre, ya que muchas de estas cosas suelen caducar y acaban en la basura. Para ponértelo más fácil, puedes planificar tus comidas (o sólo los almuerzos) e ir a comprar con una lista concreta de productos.

9.  Ahorra electricidad ( y dinero)

Utiliza bombillas de bajo consumo, no dejes los electrodomésticos en modo de espera, aprende a usar el portátil con batería y, cuando laves la ropa o utilices el lavavajillas, elige el programa económico/eco siempre que sea posible.

10. Cultiva tus propias plantas en casa

Funcionamos mucho mejor en interiores cuando estamos rodeados de plantas verdes. Si, además, estas plantas limpian el aire de sustancias nocivas, tanto mejor para nosotros. Cultivar hierbas y verduras en el alféizar de la ventana o en el balcón puede ser una alternativa interesante.

No sólo tendremos nuestra propia «fábrica de oxígeno», sino también complementos frescos para sopas y platos.

Si tienes un jardín o mucho espacio en el balcón, piensa en plantar flores melíferas para dar alimento a las abejas. Y ya que hablamos de abejas.

11. Construye «hoteles» para los insectos beneficiosos

Los insectos beneficiosos polinizan las flores, pero también, por ejemplo, combaten las plagas de nuestros jardines. Sin embargo, necesitan lugares donde refugiarse de forma segura.

Puedes encontrar hoteles para insectos ya hechos en las tiendas de productos de jardinería. Pero también puedes fabricarlos tú mismo, lo que seguro que te dará muchas satisfacciones.

12. Sobre todo, ¡No arrojes basura a la naturaleza!

Cuando te lleves bocadillos a la montaña, por ejemplo, no dejes los envases a medias. Devuélvelos. Pesan muy poco sin su contenido, y a la vuelta puedes depositarlos en los contenedores de reciclaje.

13. Recoge la basura de los demás (es duro, pero muy gratificante)

Lleva siempre contigo una bolsa de basura cuando salgas a pasear por la montaña, la playa, los bosques o valles. Da ejemplo a los demás y recoge la basura que encuentres por el camino.

14. Come antes de ir de compras…

La sensación de hambre desencadena en nosotros la necesidad de comprar impulsivamente. Nos entran ganas de muchas cosas que se nos pasan después de comer. Esto puede hacer que vuelvas de la compra con cosas que no necesitas para nada. Así que antes de ir de compras, come algo.

15. Empaqueta tus compras en recipientes reutilizables

En la mayoría de los sitios, puedes empaquetar tus productos a granel o ponderados (pan, verduras, frutos secos, dulces, galletas) en tus propias cajas, bolsas de verduras reutilizables o redes hechas con cortinas viejas. Utiliza esta opción, incluso en los supermercados: ¡al personal no suele importarle! Cada vez aparecen más en el mercado las llamadas «tiendas sin envases». Comprueba si hay alguna en tu zona.

16. Reutiliza algunos de tus envases

La vida útil de algunos envases puede prolongarse reutilizándolos. Un ejemplo son las cajas de cartón en las que se colocan los paquetes. Pueden reutilizarse varias veces, regalarse a los interesados en los grupos locales de Facebook o a una tienda cercana que venda por correo.

Los tarros vacíos sirven para guardar pasta, legumbres, muesli, etc. Mucha gente también los encuentra útiles para conservas. Si no los haces tú, puedes pasarlos a otros.

17. Lleva tus residuos electrónicos a puntos limpios de recogida especiales

Lleve las pilas usadas y los aparatos electrónicos a los puntos especiales de recogida de estos residuos especiales habilitados para ellos. No los tires a la basura.

Estos residuos químicos deben ir a los puntos de reciclaje especial para proteger el planeta.

18. Piensa dos veces antes de tirar nada

Algunos objetos que nos parecen inútiles pueden ser útiles para otros. Piensa si todavía se pueden utilizar de alguna manera, regalarlos o venderlos en páginas web de segunda mano.

Algunas personas necesitan tarros, cartones de huevos, rollos de papel higiénico, vasos de yogur, plástico de burbujas, latas de metal y «basura» similar, por ejemplo, para actividades o trabajos artísticos de los niños. Otros aprenden a trastear con aparatos electrónicos rotos.

19. ¿Tienes espacio? Composta o recicla bioresiduos

Si puedes, monta tu propio compostador para reducir tus bioresiduos (los hay que se pueden tener en el balcón o en la cocina). Puedes añadir cáscaras de plátano troceadas y cáscaras de huevo trituradas al fondo de tus macetas: ¡tus plantas te lo agradecerán!


Conciencia ecológica


 

20. Reduce el uso de pesticidas químicos en tu entorno

Los pesticidas químicos contaminan el suelo, el agua y el aire. Pueden provocar enfermedades en animales e insectos (por ejemplo, abejas). Si no es necesario, renuncia a los pesticidas y sustitúyelos por preparados naturales de efecto similar pero inocuos para el medio ambiente.

21. Dona los tapones de plástico a organizaciones benéficas

No sólo ayudarás al medio ambiente, sino que también facilitarás a alguien los medios para comprar una silla de ruedas o rehabilitación. En tu centro comercial habitual encontrarás contenedores especiales para tapones de botellas.

22. No riegues tus plantas con agua del grifo perfectamente potable

Hay varias formas de regar las plantas sin utilizar agua del grifo. Basta con recogerla de otras fuentes.

  • Agua usada: por ejemplo, de lavar verduras y frutas. Recógela en un recipiente y riega las plantas en casa.
  • Agua de lluvia: puedes regar las plantas del jardín con agua de lluvia.
  • Pozo/estanque: si tienes un punto de agua en tu parcela, preservarás la circulación natural del agua.

24. Renuncia a los cubiertos, vasos y pajitas desechables

No los utilices si no es necesario. Utiliza sustitutos ecológicos.

25. Construye tus propios pasatiempos

En lugar de comprar cosas nuevas, plantéate comprarlas de segunda mano o hacerlas tú mismo. Para ello puedes utilizar cartón viejo, botellas o restos de ropa.

Además, el proceso de crear algo con tu hijo puede ser muy revelador y gratificante.

26. Regala los juguetes que ya no quieras o no utilicen

¿Quizá los hijos de tus amigos o familiares puedan seguir jugando con ellos? También podría donarlos a organizaciones benéficas u orfanatos. En algunos partidos y eventos deportivos hay iniciativas llamadas «Teddy Bear Toss»: los juguetes que traes se entregan a niños necesitados.

Muchas cosas pueden donarse en vez de tirarse.

27. Dona o vende la ropa que no ya quieras

Puedes regalar ropa en buen estado, venderla, llevarla a centros de necesitados o intercambiarla en trueques de ropa. La que esté en peor estado puedes reutilizarla, por ejemplo para hacer juguetes con tus hijos, o donarla como parte de la campaña de ropa para donar o a los contenedores de ropa usada. ¿Por qué específicamente a estos? Porque son de eco consumo y una iniciativa con cobertura solidaria.

28 Busca ropa con el sello de segunda mano

Intercambia ropa con otras personas o busca gangas interesantes en páginas de anuncios clasificados y tiendas de segunda mano.

29. No compres libros nuevos

Leer libros es estupendo, pero con el tiempo te quedas sin espacio en las estanterías. ¿Por qué no buscas libros de segunda mano en páginas de anuncios clasificados? Utilizar las bibliotecas o un lector de libros electrónicos también es una buena opción.

30. Compra en rebajas

Las tiendas suelen poner productos en promoción para vender una colección antigua. Por supuesto, no se trata de comprar todo lo que tenga una etiqueta roja.

Basta con que busques allí los artículos que realmente necesitas. Así evitarás desperdiciar un producto que puede estar descatalogado o que pronto alcanzará su fecha de caducidad.

31. Utiliza productos cosméticos naturales

Cambia el gel de ducha por jabón en pastilla y champú. Utiliza cosméticos naturales. Elige productos envasados en vidrio en lugar de plástico.

32. Utiliza detergentes naturales (sosa, vinagre, ácido cítrico).

Puedes limpiar muchas superficies utilizando sustancias que tienes en tu cocina. Vinagre, bicarbonato, ácido cítrico: son detergentes naturales. Puedes encontrar aplicaciones detalladas en blogs sobre residuos cero y ecología.

33. Prueba una dieta vegetariana (aunque sólo sea dos veces por semana)

La producción masiva de carne y productos lácteos tiene muchos efectos adversos sobre el medio ambiente. Reducir el consumo de productos zoonóticos es una de las formas más sencillas de proteger el planeta. Sin embargo, no tienes por qué convertirte al veganismo de inmediato. Prueba a reducir tu cantidad en tu dieta o a llevar una dieta vegetariana o basada en plantas, por ejemplo, dos veces por semana.

Una dieta vegetariana es una forma de cuidar el medio ambiente.

34. Haz tus propias conservas, es sanísimo

Hacer tus propias conservas te permite almacenar alimentos durante mucho más tiempo que la temporada de cultivo. Además, podemos reutilizar los tarros de cristal.

35. Toma o pide prestadas cosas que no necesites a diario

La necesidad de hacer un agujero en la pared no te obliga inmediatamente a comprar un taladro. Si necesitas algo muy pocas veces, puedes pedírselo prestado a unos amigos o recurrir a un servicio de alquiler.

36. Restaura tus muebles

No siempre hay que cambiar los muebles viejos por nuevos. A veces basta con devolverles su brillo restaurándolos, pintándolos, en definitiva renovándolos.

37. Utiliza el Punto de Recogida Colectiva de Residuos

Aquí es donde debes depositar toda tu basura problemática (pilas, aparatos electrónicos, aceite usado, electrodomésticos, muebles). Los residentes pueden depositar ciertos tipos de residuos en los puntos limpios de forma gratuita.

Los residuos voluminosos también se pueden recoger, sólo tienes que concertar una cita con tu Ayuntamiento para la recogida.

38. Deposita tus botellas de plástico en el contenedor de reciclaje plástico

Aquí puedes depositar tus botellas de PET y latas de ALU reciclables.

Ya en muchos ayuntamientos puedes recibir eco puntos por los residuos que tires, que luego podrás canjear, por ejemplo, por entradas para el teatro.

39. Únete a iniciativas y asociaciones medioambientales

Diversas organizaciones e instituciones organizan campañas medioambientales. Con ellos, de forma periódica puedes, por ejemplo, recoger juntos la basura en plena naturaleza (Basuraleza).

40. Educa a los demás y difunde estos hábitos

El cambio sostenible depende de la concienciación y la actitud de la gente. Por eso necesitamos trabajar más en el ámbito de la educación y la divulgación de los conocimientos.

Hablemos de por qué es importante la ecología, enseñemos a los demás cómo hacerlo bien y demos ejemplo para que otros nos sigan. Así es como podemos ayudar a nuestro planeta.


Comparte esta página en redes sociales o en páginas educativas

Comparte estas ideas

Espero que la lista anterior te haya animado a prestar atención a hacer aunque sea pequeños cambios en casa para cuidar mejor el medio ambiente.

¡Podemos hacer mucho con nuestras decisiones cotidianas! Comparte esto con familiares, amigos y seres queridos y las posibilidades de mejorar el estado de nuestro planeta serán aún mayores. ¿Tú también estás intentando cuidar el medio ambiente?

Comparte esta página en redes sociales o en páginas educativas 😉 GRACIAS

4.9/5 - (47 votos)

Últimos artículos

Farmalider Group y MASPV colaboran para impulsar la energía verde en el sector farmacéutico

La alianza estratégica alcanzada entre Farmalider Group y MASPV reducirá su huella de carbono en 70 toneladas anuales de CO₂, equivalente a ahorrar 63 toneladas de carbón y preservar 777 árboles cada año. De esta forma Farmalider Group muestra su compromiso con la salud de los pacientes y del planeta

La aerotermia en Madrid: La solución innovadora para un ahorro sostenible

En un esfuerzo por abordar los desafíos energéticos y ambientales del siglo XXI, DelAire2000, líder en soluciones energéticas innovadoras, se complace en presentar la aerotermia como una alternativa eficiente y sostenible para la calefacción y refrigeración en la región de Madrid

Piscinas sostenibles: cómo la tecnología puede lograr una mayor eficiencia de los recursos

La reducción de químicos y la necesidad de un menor mantenimiento son algunas de las ventajas que ofrece un limpiapiscinas inalámbrico. Un robot limpiapiscinas como Aiper Scuba S1 permite una limpieza más rápida, económica y sostenible

Los Cabos, un tesoro natural que invita a disfrutar de un turismo más sostenible

Con un 42% de territorio reconocido como áreas naturales protegidas, Los Cabos es una región comprometida con la sostenibilidad y la preservación del medioambiente, representando un hito en la protección de los ecosistemas marinos. Acciones como la preservación y limpieza de los entornos, junto con la investigación y conservación de la fauna marina, convierten a Los Cabos en una región referente en el cuidado del entorno natural que lo rodea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

18 − tres =