Sembremos conciencia sobre el desarrollo sostenible

Microplásticos: Las lentejuelas, también contaminan

Microplásticos: Las lentejuelas, también contaminan

El gran problema de los microplásticos

Desde que comenzó la producción masiva de plástico hace 60 años, la humanidad ha producido más de ocho mil millones de toneladas métricas de plástico.

Sólo el 9% se ha reciclado, otro 12% se ha incinerado. El resto, casi el 80% del plástico jamás creado, se acumula en vertederos o acaba en el medio natural, llegando finalmente a ríos, arroyos y océanos.

El plástico se está acumulando en nuestros océanos a un ritmo alarmante: se calcula que la mayor concentración de residuos plásticos oceánicos, la Gran Isla de Basura del Pacífico, situado entre California y Hawai, mide tres veces el tamaño de Francia, mientras que las imágenes desgarradoras de animales enredados en plástico son terriblemente frecuentes.

 

Isla de basura del tamaño de tres veces Francia

La contaminación por plásticos se ha convertido en un problema muy visible, pero una de las formas más intratables de contaminación oceánica es más difícil de ver: los microplásticos.

El plástico no se biodegrada, sino que se descompone en trozos cada vez más pequeños, dando lugar a los microplásticos. Con un tamaño inferior a 5 mm, gran parte de los cientos de millones de toneladas de residuos plásticos de nuestros océanos está formada por microplásticos. La forma en que estas minúsculas partículas afectan a nuestro medio ambiente sigue siendo un campo de investigación relativamente inexplorado.


 

vestidos festivos de lentejuelas

Navidad y año nuevo, época para las lentejuelas

Navidad y Año Nuevo son tiempo de fiesta, una ocasión para comprarse un atuendo nuevo y reluciente. Pero la ropa con lentejuelas es un peligro para el medio ambiente, dicen los expertos, por más de una razón.

Las fiestas de Nochevieja, suelen parecerse al pasillo de la purpurina de la tienda de manualidades. Todo el mundo brilla más que los demás, vestido con tantas lentejuelas como cree que representa adecuadamente su brillo interior y, por lo general, con un look de ojos brillante a juego. Pero, sobre todo en esta época del año, deberíamos ser muy conscientes de las consecuencias negativas que la purpurina y las lentejuelas pueden tener en el medio ambiente, es decir, que son tan perjudiciales o más que las microperlas que se han prohibido en los productos para el cuidado de la piel.

Brillantes, chispeantes y divertidas, las lentejuelas hacen que cualquier atuendo pase de aburrido a asombroso, un favorito sobre todo en esta época del año, en la que las fiestas de fin de año requieren cualquier cosa brillante. Sin embargo, a pesar de su brillo festivo, las lentejuelas tienen un lado oscuro.

Estamos aquí para compartir contigo el lado no tan deslumbrante de las cosas, y por qué las lentejuelas son malas para el medio ambiente.

Para empezar, por si no lo sabías, las lentejuelas no son más que pequeños trozos de plástico. Sí, no solemos pensar en ello, pero las lentejuelas son otro material cotidiano fabricado a partir del material que está destruyendo la Tierra y los ecosistemas. Al igual que ocurre con las microperlas de los productos para el cuidado de la piel, las lentejuelas suponen la misma amenaza para el medio ambiente. Las microperlas están empezando a prohibirse en muchos países del mundo, pero las lentejuelas todavía no.

Fabricadas con PVC, un plástico flexible y duradero, las lentejuelas contienen aditivos tóxicos (ftalatos) que alteran nuestra salud y nuestras hormonas. Sabemos que hay que evitarlos en el cuidado de la piel, así que ¿por qué no nos preocupamos más cuando este material entra en contacto con nuestra piel o se abre camino en nuestra cadena alimentaria?


 

Razones científicas para prohibir el brillo

Las lentejuelas se caen

No sé si alguna vez has llevado algo con lentejuelas, pero yo sí, y esas cosas se caen constantemente, sobre todo si la ropa es de una tienda de moda pronta. Se caen al abrazar a alguien, al entrar y salir del coche, o incluso al caminar o bailar. También se desprenden en la lavadora.

Todas hemos llevado alguna vez un bonito vestido de lentejuelas y nos hemos encontrado con trocitos por todas partes, en casa, en el coche o en el bolso. Se caen incluso con el más leve soplo, así que imagínate el daño que hacen a la tierra cuando vamos por la ciudad con nuestras prendas brillantes. Meterlo en la lavadora es aún peor, ya que toneladas de estos pequeñines acaban en nuestros cursos de agua (al igual que las microfibras de plástico). Como son tan pequeños, es difícil que queden atrapados por los sistemas de filtración y alcantarillado, por lo que es probable que acaben en nuestros océanos. La vida marina, como nosotros, se siente atraída por cualquier cosa brillante y podría engullir trozos de su vestido de cumpleaños, pensando que parecen escamas de pescado u otro organismo flotando.

Esto no sólo afecta a la vida marina y se queda ahí. Como parte de la cadena alimentaria, también nos afecta a nosotros. Tanto si comes pescado como si bebes agua, de alguna manera, también estamos ingiriendo trozos de plástico. Es de sobra conocido lo perjudiciales que son los efectos del plástico para nuestro organismo, y la contaminación plástica que consumimos altera definitivamente nuestras hormonas y puede causar algunos problemas graves de salud.

El problema es el mismo que con la purpurina. Ambas suelen estar hechas de plástico con un revestimiento metálico reflectante. Una vez que se van por el desagüe permanecerán en el medio ambiente durante siglos, posiblemente fragmentándose en trozos más pequeños con el paso del tiempo. Como las lentejuelas son sintéticas y están hechas de un material que casi con toda seguridad contiene sustancias químicas tóxicas, dondequiera que vayan a parar -aire, agua, suelo- es potencialmente peligroso.

Los microplásticos están afectando a nuestro medio ambiente de muchas maneras, y es algo que aún no comprendemos del todo

Los microplásticos son un problema generalizado y monumental. Como son tan pequeños y se mueven con tanta facilidad, es imposible limpiarlos o contenerlos.

Los investigadores descubrieron este año microplásticos incluso en la nieve fresca de la Antártida. Como respuesta, se están desarrollando las lentejuelas biodegradables, pero aún no se fabrican en serie.


 

Ropa de fiesta en vertedero

Ropa de fiesta: lo último en moda de usar y tirar

La organización benéfica Oxfam a encuestado a 2.000 mujeres de entre 18 y 55 años en 2019, de las cuales el 40% confesó que compraría una prenda de lentejuelas para la temporada festiva.

Solo una cuarta parte estaba segura de que se la volvería a poner, y de media las encuestadas dijeron que se pondrían la prenda cinco veces antes de desecharla.

El 5% dijo que tiraría la ropa a la basura una vez que hubiera terminado con ella, lo que llevó a Oxfam a calcular que 1,7 millones de piezas de ropa de fiesta festiva ese año acabarían en el vertedero.

Una vez en el vertedero, las lentejuelas de plástico permanecerán allí indefinidamente, pero los estudios han encontrado que los residuos líquidos que se filtran fuera de los vertederos también contienen microplásticos.

Según un grupo de investigadores, su estudio demuestra que «los vertederos no son el sumidero final de los plásticos, sino una fuente potencial de microplásticos».

Las mujeres compran 33 millones de artículos nuevos de lentejuelas durante las fiestas, ¡y 1,7 millones de artículos de lentejuelas se tiran a la basura después de cada temporada!


Ropa sin vender en vertedero

La ropa no vendida puede tirarse

Responsables de economía circular y tóxicos de Greenpeace Alemania, afirman que el 40% de los artículos producidos por la industria textil nunca se venden. Afirman la ropa se envía a otros países y se tira.

La ropa decorada con lentejuelas se encuentra, inevitablemente, entre estos envíos dicen haberlas detectado en mercados de segunda mano y vertederos de Kenia y Tanzania. No hay ninguna regulación para las exportaciones de residuos textiles. Estas exportaciones se disfrazan de textiles de segunda mano y se vierten en países pobres, donde acaban en vertederos o cursos de agua, y contaminan. El Convenio de Basilea no lo prohíbe como sustancia problemática, al igual que otros tipos de residuos, como los electrónicos o los plásticos.


 

Lentejuelas contaminantes

Hay residuos secundarios cuando se fabrican lentejuelas

Las lentejuelas se troquelan a partir de láminas de plástico, y lo que queda hay que eliminarlo. «Hace unos años, algunas empresas intentaron quemar los residuos en sus incineradoras» explica el propietario de una fábrica textil en el estado indio de Gujarat. La junta estatal de control de la contaminación se enteró y obligó a las empresas a dejar de hacerlo. Manipular estos residuos son todo un reto.

La respuesta más eficaz, lentejuelas biodegradables: Una de las creadoras de lentejuelas de celulosa biodegradable, ha manifestado al respecto que empezó fabricando láminas de material de las que luego se cortaban las lentejuelas. Para evitar este problema, pasó a fabricar lentejuelas en moldes individuales.

Las lentejuelas y la purpurina suelen estar hechas de plástico o aluminio y la producción y el procesamiento de esos materiales pueden ser muy tóxicos.

Rachel Clowes, fundadora de la empresa Sustainable Sequin Company, señala que el plástico PVC, con el que suelen fabricarse las lentejuelas, «provoca riesgos ambientales y sanitarios especialmente importantes, ya que produce sustancias químicas tóxicas y bioacumulativas, entre ellas sustancias cancerígenas y alteradores hormonales.»

Y, además, el plástico y el aluminio «pueden absorber contaminantes en el medio ambiente», explica la Dra. Campbell, «por lo que puede ser otra forma de transferir contaminantes a la cadena alimentaria.»

Este dañino proceso de producción, y el hecho de que estos productos se degraden con increíble lentitud, no merecen la pena para una prenda que sólo se va a usar unas pocas veces.

«Las lentejuelas convencionales pueden persistir en el medio ambiente durante miles de años, aunque sólo se lleven unas horas», nos afirma.


Las lentejuelas generalmente están cosidas a ropa de fibra sintética

El problema no son sólo las lentejuelas, sino los materiales sintéticos a los que suelen ir cosidas. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, alrededor del 60% del material con el que se fabrica la ropa es plástico, como el poliéster o el acrílico, y cada vez que se lava la ropa desprende diminutas microfibras de plástico. Estas fibras llegan a los cursos de agua y de ahí a la cadena alimentaria.

Según una estimación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, los textiles sintéticos son responsables del 35% de las microfibras liberadas en los océanos. El uso por parte de la industria de la moda de lentejuelas y fibras de plástico (derivadas del petróleo o el gas) también demuestra una dependencia profundamente arraigada de la industria de los combustibles fósiles para obtener materias primas. Se prevé que la producción de ropa casi se duplique para 2030, en comparación con los niveles de 2015, por lo que es probable que el problema no haga más que empeorar si no se realizan intervenciones significativas.


 

Microplásticos en la cadena alimenticia

Lentejuelas en la cadena alimenticia

Toda la fauna que vive en los ríos o sus alrededores está expuesta a la amenaza de la contaminación por microplásticos como las lentejuelas de la ropa. Sabemos que pueden ser ingeridos por organismos tan pequeños como el zooplancton. Si se ingieren, los microplásticos pueden bloquear el tracto gastrointestinal de los organismos o hacerles creer que no necesitan comer, lo que les lleva a la inanición. Muchas sustancias químicas tóxicas también pueden adherirse a la superficie del plástico y, si se ingieren, los microplásticos contaminados podrían exponer a los organismos a altas concentraciones de toxinas.

A medida que más microplásticos llenan nuestro entorno marino y son consumidos por las criaturas que habitan nuestras aguas, mayores concentraciones de estas partículas de plástico entran en nuestra cadena alimentaria.

Investigaciones recientes, por ejemplo, de la Agencia Austriaca de Medio Ambiente y la Universidad de Viena, han sugerido que se han detectado pruebas de microplásticos en humanos por primera vez. La investigación sobre microplásticos es crucial para ayudar a instigar los cambios necesarios para hacer frente a la contaminación por plásticos. Hay un gran acuerdo dentro de la comunidad académica del microplástico. Pero el problema de la contaminación por plásticos no puede abordarse sólo con investigación.

El impacto negativo de las lentejuelas y la purpurina en nuestro medio ambiente es doble: No sólo su incorporación a los océanos resultará perjudicial para la fauna, sino que su producción y los materiales con los que se fabrican también pueden tener un efecto nocivo en el planeta. En lo que respecta al efecto sobre los ecosistemas submarinos, no es simplemente perjudicial que el plástico esté flotando en el agua: es mucho peor que eso.

 

Lentejuelas en la cadena alimenticia

 

Microplasticos en la cadena alimenticia

 

Microplasticos en la cadena alimenticia

 

Microplasticos en la cadena alimenticia

 

Cuando pequeños materiales como lentejuelas y purpurina entran en los océanos, son ingeridos por pequeños organismos. La purpurina y las lentejuelas son brillantes, y a todo el mundo le gustan las cosas brillantes… Los organismos podrían sentirse más atraídos por el brillo de la purpurina, en comparación con las microperlas.

Y una lentejuela o un trozo de purpurina potencialmente tóxicos y sin nutrientes pueden acabar convirtiéndose en una fuente de alimento perjudicial para estos pequeños organismos. Estos materiales pueden reemplazar su alimento, así que básicamente se estarán muriendo de hambre al comer esta purpurina.

Y así, no sólo morirían de hambre los organismos más pequeños, sino que su muerte provocaría también la inanición en los niveles superiores de la cadena alimentaria.

Como habrá cada vez menos alimento en la base de la cadena alimentaria los efectos pueden ir de los organismos más pequeños a los más grandes. Y los impactos negativos causados por la ingestión marina de estos materiales pueden tener efectos perjudiciales también para los humanos: Cada vez preocupa más el impacto que pueda tener en nosotros.

Potencialmente estamos consumiendo vida marina, que podría contener microplásticos, por lo que es posible que nosotros también nos veamos afectados negativamente.


 

Intenta llevar un vestido con algo que no destruya el planeta

Conclusión

En general, es importante prestar atención a lo que te pones en el cuerpo, ya sea el maquillaje o el brillante vestido de Nochevieja. Salir bien en las fotos de la fiesta no tiene por qué ser a costa del medio ambiente.

Este año, intenta adornar tu vestido con algo que no destruya el planeta.

Puedes optar por tejidos lujosos como el terciopelo o la seda, adornar tu look con joyas brillantes o lucir unos ojos espectaculares. Las pocas horas que lleves lentejuelas no merecerán la pena por los estragos que causan.

Piensa con originalidad y hazte el propósito de evitar las lentejuelas de ahora en adelante.

Por su parte, todos los países deberían estudiar planes y estrategias para eliminar progresivamente los contaminantes no biodegradables mediante el reciclado de los residuos plásticos y también expresar su compromiso. Su papel es fundamental. Deben desarrollar medidas para eliminar progresivamente los efectos nocivos de la contaminación por plásticos en el medio ambiente.

5/5 - (42 votos)
intelligence survival

Intelligence Survival tiene la misión de ser una guía y una prescripción para las personas sensibles y conscientes que buscan información precisa , rigurosa, objetiva y de calidad, sobre los principales temas que se impondrán en el futuro próximo de nuestro planeta a nivel medioambiental.

Unidos por un bien común - Intelligence Survival