Sembremos conciencia sobre el desarrollo sostenible

¿Qué es la Gran Isla de Basura del Pacífico?

la isla de plástico del Pacifico

La Gran Isla de Basura del Pacífico (GPGP)

La «Isla de basura» es un nombre popular para las concentraciones de desechos marinos en el Océano Pacífico Norte

Pese al daño medioambiental ningún País se hace cargo


 

Aunque la «Gran Isla de Basura del Pacífico» es un término utilizado a menudo por los medios de comunicación, no ofrece una imagen exacta del problema de los desechos marinos en el océano Pacífico Norte. Los desechos marinos se concentran en varias regiones del Pacífico Norte, no sólo en una zona.

El tamaño exacto, el contenido y la ubicación de las «islas de basura» son difíciles de predecir con exactitud.

El nombre de «Isla de Basura del Pacífico» ha llevado a muchos a creer que esta zona es una isla enorme y continua de desechos marinos fácilmente visibles, como botellas y otros desperdicios, similar a una isla literal de basura que debería ser visible con fotografías por satélite o aéreas.

Pero no es así. Aunque en esta zona se pueden encontrar mayores concentraciones de basura, gran parte de los desechos son en realidad pequeños trozos de plástico flotante que no son inmediatamente evidentes a simple vista.

Los desechos oceánicos se mezclan continuamente por la acción del viento y las olas y se dispersan ampliamente tanto en grandes superficies como en la parte superior de la columna de agua. Es posible navegar por zonas de la «isla de basura» en el Pacífico y ver muy pocos o ningún residuo en la superficie del agua.

También es difícil estimar el tamaño de estas «islas», «manchas», «parches», porque los bordes y el contenido cambian constantemente con las corrientes oceánicas y los vientos. Independientemente del tamaño exacto, la masa y la ubicación de la «mancha de basura», los desechos artificiales no pertenecen a nuestros océanos y vías fluviales de forma natural y deben ser eliminados lo antes posible.

Los desechos que se encuentran en cualquier región del océano pueden ser ingeridos fácilmente por las especies marinas, provocándoles asfixia, inanición y otros trastornos.

 

La enorme Isla de basura del Océano Pacífico

 


 

El plástico que va al mar

El consumo mundial anual de plástico ha superado los 320 millones de toneladas y en la última década se ha producido más plástico que nunca. Una cantidad significativa del material producido tiene una finalidad efímera y se convierte rápidamente en residuo.

Una pequeña parte puede reciclarse o incinerarse, mientras que la mayor parte se desecha en vertederos o se arroja a la naturaleza, incluidos los océanos. Aunque la introducción de fibras sintéticas en los aparejos de pesca y acuicultura representó un importante avance tecnológico, sobre todo por su persistencia en el medio marino, las pérdidas accidentales y deliberadas de aparejos se convirtieron en una fuente importante de contaminación por plásticos de los océanos.

Las redes de pesca perdidas o desechadas, conocidas como redes fantasma, son especialmente preocupantes, ya que tienen un impacto negativo directo en la economía y en los hábitats marinos de todo el mundo.

Alrededor del 60% del plástico producido es menos denso que el agua de mar. Cuando se introduce en el medio marino, el plástico flotante puede ser transportado por las corrientes superficiales y los vientos, recapturado por las costas, degradado en trozos más pequeños por la acción del sol, las variaciones de temperatura, las olas y la vida marina, o perder flotabilidad y hundirse.

Sin embargo, una parte de estos plásticos flotantes es transportada mar adentro y entra en los giros oceánicos. En la parte oriental del giro subtropical del Pacífico Norte se ha identificado una zona de acumulación considerable de plásticos flotantes.

Esta zona se ha descrito como un giro dentro de otro giro y se conoce comúnmente como la «Gran Isla de Basura del Pacífico» (GPGP). Las concentraciones relativamente altas de plástico oceánico que se dan en esta región se atribuyen sobre todo a una conexión con importantes fuentes de plástico oceánico en Asia a través del sistema de corrientes de la Extensión del Kuroshio (KE), así como a la intensificación de la actividad pesquera en el Océano Pacífico.


 

5 grandes zonas del océano

 

¿Qué son y dónde están las islas de basura?

Las islas de basura son grandes zonas del océano donde se acumulan desperdicios, aparejos de pesca y otros desechos, conocidos como basura marina. Se forman por corrientes oceánicas giratorias llamadas «giros».

Se puede pensar en ellos como grandes remolinos que arrastran objetos. Los giros atraen los desechos hacia un lugar, a menudo el centro del giro, formando «islas» o «manchas».

Hay cinco giros en el océano:

  • Uno en el océano Índico
  • Dos en el océano Atlántico
  • Dos en el océano Pacífico

En cada uno de ellos hay 5 islas de basura de distintos tamaños

 

La más famosa de estas islas suele llamarse «Gran Isla de Basura del Pacífico». Se encuentra en el Giro del Pacífico Norte (entre Hawai y California).

«Isla» es un apodo engañoso, que hace creer a muchos que se trata de islas sólidas de basura. En realidad, los residuos están esparcidos por la superficie del agua y desde la superficie hasta el fondo del océano. Los desechos varían de tamaño, desde grandes redes de pesca abandonadas hasta diminutos microplásticos, que son trozos de plástico de menos de 5 mm de tamaño. Esto hace que sea posible navegar por algunas zonas de la Gran Isla de Basura del Pacífico y ver muy pocos o ningún residuo.


 

La gran isla de basura pacífico

 

La Gran Isla de Basura plástica del Pacífico

 

La Gran Isla de Basura plástica del Pacífico

La Gran Isla de Basura del Pacífico se encuentra en el Océano Pacífico, entre Hawai y California. Es la isla más conocida. Aunque en algunas zonas hay más basura que en otras, gran parte de los residuos son microplásticos.

Como los microplásticos son más pequeños que la goma de borrar de un lápiz, no son perceptibles a simple vista. Se parecen más a los copos de pimienta que se arremolinan en una sopa que a algo que se pueda espumar de la superficie.

Puede que encuentres objetos más grandes, como botellas de plástico y redes, pero es posible navegar por algunas zonas de una mancha de basura y no ver ningún resto. Las manchas de basura son enormes. Es difícil determinar su tamaño exacto, ya que la basura se mueve constantemente con las corrientes oceánicas y los vientos.


Animales atrapados por el plástico en el mar

 

El impacto de las islas de basura en el medio ambiente

Las islas de basura, especialmente la Gran Isla de Basura del Pacífico, se encuentran muy lejos, en medio del océano, donde la gente casi nunca va. Su lejanía dificulta su estudio. Los científicos rara vez pueden ver de primera mano el impacto de las islas de basura en los animales.

Hasta ahora, sabemos que los desechos marinos que se encuentran en las islas de basura pueden afectar a la vida silvestre de varias maneras:

  • Enredos y pesca fantasma: La vida marina puede quedar atrapada y resultar herida, o potencialmente muerta, en ciertos tipos de residuos. Las redes de pesca perdidas son especialmente peligrosas. De hecho, suelen denominarse redes «fantasma» porque siguen pescando aunque ya no estén bajo el control de un pescador. Las redes fantasma pueden atrapar o enrollarse alrededor de los animales, enredándolos. Los restos de plástico con lazos también pueden enganchar a la fauna salvaje: piense en correas de embalar, anillas de six-pack, asas de bolsas de plástico, etc.
  • Ingestión: Los animales pueden ingerir plásticos y otros residuos por error. Sabemos que esto puede ser perjudicial para la salud de peces, aves marinas y otros animales marinos. Estos artículos pueden ocupar espacio en sus estómagos, haciendo que los animales se sientan llenos e impidiéndoles comer comida de verdad.
  • Especies no autóctonas: Los desechos marinos pueden transportar especies de un lugar a otro. Algas, percebes, cangrejos u otras especies pueden adherirse a los desechos y ser transportados a través del océano. Si la especie es invasora y puede asentarse y establecerse en un nuevo entorno, puede superar o sobre poblar a las especies autóctonas, alterando el ecosistema.

 

Islas de basura y salud humana

Islas de basura y salud humana

No sabemos si las islas de basura afectan a la salud humana, ni cómo lo hacen. En general, sabemos que los seres humanos pueden estar expuestos a microplásticos procedentes de diversas fuentes, como el marisco, la sal marina, el agua del grifo, la cerveza e incluso la miel.

Sin embargo, no sabemos cómo o si los seres humanos se ven afectados por ello. Las microfibras de plástico también pueden ser transportadas por el aire y encontrarse en el polvo doméstico (por ejemplo, de muebles, alfombras, ropa, etc.), por lo que la exposición procedente del marisco y otras fuentes oceánicas puede ser pequeña en comparación. La comunidad investigadora está estudiando activamente esta cuestión.

100.000 toneladas de plástico podrían estar dentro de los animales en cualquier momento

Los desechos marinos en las islas de basura pueden tener otros impactos. Por ejemplo, pueden causar daños a las embarcaciones y constituir un peligro para la navegación.

Los desechos marinos pueden ser difíciles de ver en el océano si flotan bajo la superficie del agua. Una embarcación que se desplace por el agua puede chocar con los restos, lo que puede provocar costosos daños a la embarcación. Las redes pueden enredarse en las hélices y obstruir las tomas.


 

Microplásticos

 

¿Qué ocurrirá si no cambia nada?

La respuesta es que no lo sabemos. No es probable que la ubicación y el tamaño de estas manchas de basura cambien mucho a corto plazo.

Sin embargo, la cantidad de basura puede seguir creciendo a medida que más y más desechos entran en nuestro océano cada año. Este crecimiento probablemente empeorará los impactos actuales sobre el medio ambiente, la navegación, la seguridad de las embarcaciones y la economía.


 

Cómo eliminar las manchas de basura

 

¿Cómo eliminar las manchas de basura?

Puede que no sea posible deshacerse por completo de las manchas de basura. Parte del material tardará mucho tiempo en descomponerse en el medio ambiente, mientras que otros materiales, como los plásticos, puede que nunca desaparezcan del todo.

Los desechos de gran tamaño, como las redes de pesca, pueden ser retirados por las personas, pero los desechos en las islas de basura también se componen en su mayoría (por recuento) de piezas de plástico de menos de 5 mm de tamaño.

Además, el viento y las olas los mezclan continuamente y los esparcen desde la superficie hasta el fondo del océano. Dado que estos microplásticos son tan pequeños, se mezclan constantemente y se esparcen, sería muy difícil eliminarlos. Encontrar una solución tecnológica rentable que pueda afrontar estos retos es una tarea de enormes proporciones. Desgraciadamente, seguiremos enfrentándonos a este problema en el futuro inmediato.

La prevención es clave para resolver el problema de los desechos marinos a largo plazo. Si pensamos en un fregadero desbordado, el primer paso antes de limpiar el agua es cerrar el grifo. Así es exactamente como funciona la prevención. Actuando para prevenir las basuras marinas, podemos impedir que este problema crezca.

Para prevenir las basuras marinas, tenemos que saber de dónde proceden. Es difícil identificar fuentes específicas, pero sabemos que los desechos marinos pueden entrar en nuestras vías fluviales y océanos de diversas maneras.

La gestión ineficaz o inadecuada de los residuos, el vertido de basuras y la escorrentía de las aguas pluviales son factores que provocan la aparición de residuos marinos. Si queremos «cerrar el grifo», todos, incluidos los gobiernos, las empresas y personas como tu, tendremos que hacer algunos cambios significativos.

Nosotros somos el problema, por lo que también debemos ser la solución.


 

Animales atrapados por el plástico

 

Y estas islas solo representan el 1% del plástico que ha llegado al mar. ¿Dónde está el otro 99%?

Los desechos plásticos pueden dañar la vida marina a través de una multitud de vías, desde la liberación de sustancias químicas tóxicas hasta el enredo de animales, la asfixia y la inanición de la vida silvestre después de la ingestión y la distribución de organismos no nativos y potencialmente dañinos.

Por lo tanto, la contaminación por plásticos en los océanos es un problema ambiental importante, que crea una necesidad urgente de comprender el transporte y la transformación de los desechos plásticos en los sistemas marinos, para mejorar las evaluaciones de riesgos e informar posibles soluciones de mitigación.

A partir de 2017, la producción mundial anual de plástico superó los 348 millones de toneladas métricas, o ~400 millones de toneladas métricas si se incluyen los polímeros sintéticos utilizados en el hilado de fibras textiles.

El creciente consumo de plástico en todo el mundo da como resultado una rápida acumulación de desechos plásticos en el medio ambiente. En un escenario normal, la cantidad de residuos plásticos mal gestionados generados anualmente podría triplicarse a mediados de siglo, alcanzando los 155-265 millones de toneladas métricas.

Cada año, una fracción de estos desechos, es decir, unos pocos millones de toneladas métricas, eventualmente llega al mar desde ambientes costeros y ríos.

Desde el inicio de la producción en masa de polímeros sintéticos en la década de 1950, las emisiones totales de plásticos de flotabilidad positiva en el medio ambiente marino han ascendido a decenas de millones de toneladas métricas.

Sin embargo, las estimaciones basadas en mediciones de desechos plásticos flotantes actualmente a flote en el mar varían en el orden de cientos de miles de toneladas métricas.

En esencia, estas cantidades de plástico flotante representan menos del 1% de todo el plástico que se estima que ha ingresado al océano. Por lo tanto, una de las preguntas más apremiantes en la investigación de la contaminación por plástico en los océanos se refiere al paradero del 99 % del plástico faltante.

4.9/5 - (42 votos)
intelligence survival

Intelligence Survival tiene la misión de ser una guía y una prescripción para las personas sensibles y conscientes que buscan información precisa , rigurosa, objetiva y de calidad, sobre los principales temas que se impondrán en el futuro próximo de nuestro planeta a nivel medioambiental.

Unidos por un bien común - Intelligence Survival