Sembremos conciencia sobre el desarrollo sostenible

¿Puede la geoingeniería arreglar el clima?

¿Puede la geoingeniería arreglar el clima? Cientos de científicos dicen que no

La idea básica de la geoingeniería (o ingeniería climática) es que el ser humano puede moderar artificialmente el clima de la Tierra, lo que nos permitiría controlar la temperatura y evitar así los efectos negativos del cambio climático. Se proponen varios métodos para lograr esta magia científica, como colocar enormes reflectores en el espacio o utilizar aerosoles para reducir la cantidad de carbono en el aire.

Se trata de una teoría muy controvertida. Uno de los principales argumentos en contra es que promover una solución artificial al cambio climático provocará inercia en torno a otros esfuerzos por reducir el impacto humano. Pero la popularidad de la geoingeniería va en aumento entre algunos científicos e incluso recibió un guiño del IPCC en su reciente informe sobre el cambio climático.

En un cara a cara fluido y a veces acalorado, los profesores de clima David Keith y Mike Hulme expusieron los pros y los contras. Keith, partidario de la geoingeniería, no cree que esta ciencia sea una solución para todo, pero afirma que:

«podría reducir significativamente los impactos climáticos sobre las personas y los ecosistemas vulnerables durante el próximo medio siglo».

Mientras que Hulme expone su postura en términos inequívocos:

«La ingeniería climática solar es una idea errónea que busca una solución ilusoria al problema equivocado».

La administración Biden está desarrollando un controvertido plan de investigación sobre geoingeniería solar para consternación de muchos expertos. Los métodos de geoingeniería propuestos incluyen bombear agua salada en las nubes para hacerlas más reflectantes de la luz solar, o colocar partículas de hielo en las nubes para impedir que atrapen el calor.

Ante la escalada del calentamiento global, el gobierno estadounidense ha puesto en marcha un plan para seguir estudiando la controvertida idea, aparentemente de ciencia ficción, de desviar los rayos solares antes de que lleguen a la Tierra. Pero un creciente grupo de científicos denuncia cualquier paso hacia lo que se conoce como geoingeniería solar.

La Casa Blanca ha puesto en marcha un plan quinquenal de investigación sobre «intervenciones climáticas». Entre esos métodos se incluye el envío de una falange de aviones para rociar partículas reflectantes en las capas altas de la atmósfera, con el fin de impedir que la luz solar entrante contribuya al aumento de las temperaturas.

Se trata de un trabajo exigido por el Congreso. No se trata de «una nueva investigación, sino de un informe que pone de relieve algunas de las principales lagunas de conocimiento y recomendaciones de temas prioritarios para la investigación pertinente», declaró un portavoz de la oficina de política científica y tecnológica de la Casa Blanca, añadiendo que el gobierno de Joe Biden quiere «una eliminación eficaz y responsable del CO2», así como profundos recortes de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Varios investigadores estadounidenses, con cierta reticencia, quieren explorar opciones para manipular el sistema climático con el fin de frenar el calentamiento descontrolado del planeta, aun reconociendo que no se conocen del todo los riesgos que ello conllevaría.

«Hasta hace poco, pensaba que era demasiado arriesgado, pero la lentitud de los avances en la reducción de emisiones ha aumentado la motivación para comprender técnicas marginales como la geoingeniería solar», afirma Chris Field, que presidió el año pasado un informe de la Academia Nacional de Ciencias en el que se recomendaba dedicar al menos 100 millones de dólares a la investigación de esta cuestión.

«No creo que debamos desplegarla todavía y sigue habiendo un montón de preocupaciones, pero tenemos que entenderla mejor», explica Field. «El cambio climático está causando impactos generalizados, está costando vidas y destrozando economías. Estamos en una situación difícil; se nos acaba el tiempo, así que es importante que sepamos más».

Los intentos anteriores de llevar a cabo experimentos para lo que se conoce como gestión de la radiación solar (SRM, por sus siglas en inglés) se han enfrentado a una férrea oposición. El año pasado, un vuelo exploratorio en Suecia de un globo de SRM a gran altitud, dirigido por investigadores de la Universidad de Harvard, fue suspendido tras las objeciones de ecologistas y líderes indígenas.

Pero al menos una empresa estadounidense espera ahora dar el salto a la geoingeniería solar.

Make Sunsets, respaldada por dos fondos de capital riesgo, se puso en marcha en octubre. Afirma haber realizado ya dos vuelos de prueba internos de su plan para inyectar azufre a través de globos en la estratosfera, a más de 20 km por encima de la superficie terrestre.

La empresa, que toma su nombre de las puestas de sol de color rojo intenso que se producirían si se inyectaran partículas en la estratosfera, afirma que sus «nubes brillantes» «evitarán un calentamiento global catastrófico» y ayudarán a salvar millones de vidas. «Cualquier emisión de dióxido de carbono provocada por el hombre es geoingeniería», argumenta en su página web, en la que pide a la gente que compre «créditos de refrigeración» para financiar su trabajo. «Hemos fastidiado la atmósfera, ¡y ahora tenemos la obligación moral de arreglar las cosas!».

Edward Parson, experto en derecho medioambiental de la Universidad de California en Los Ángeles, afirma que las afirmaciones de Make Sunsets de que podría devolver el mundo a su temperatura preindustrial por sólo 50.000 millones de dólares al año son «absurdas». Explica que la mayoría de los investigadores desconfían de desplegar lo que consideran una opción desesperada y de último recurso.

Pero Parson afirma que se han exagerado los riesgos de investigar la geoingeniería solar y que Estados Unidos «es probablemente el líder audaz en esto. Sería un gran paso adelante si tuviéramos un programa de investigación».

«En mi opinión, la probabilidad de que una nación haga un esfuerzo serio en geoingeniería solar en los próximos 30 años es de alrededor del 90%», añade. «Como los impactos empeoran mucho y si la mitigación no aumenta masivamente, juzgo bastante probable que alguna nación importante considere que sus ciudadanos están sufriendo daños climáticos que son intolerables».

Esta perspectiva horroriza a quienes se oponen a la geoingeniería solar. Una carta abierta firmada por más de 380 científicos exige un acuerdo mundial de no utilización de la SRM; también afirma que las crecientes peticiones de investigación en este campo son un «motivo de alarma», debido a un conjunto desconocido de ramificaciones que tendrán consecuencias variables en distintas partes del mundo y podrían alterar «los patrones climáticos, la agricultura y el suministro de las necesidades básicas de alimentos y agua».

A Frank Biermann, experto en gobernanza mundial de la Universidad de Utrecht, también le preocupa que la geoingeniería solar cree una especie de riesgo moral en el que los gobiernos cejen en sus esfuerzos por reducir las emisiones y las empresas de combustibles fósiles se escuden en ella para seguir actuando como hasta ahora. Se prevé que las emisiones que calientan el planeta alcancen un nivel récord este año, a pesar de que deben reducirse a la mitad esta década si el mundo quiere evitar niveles peligrosos de calentamiento global.

Este debate amenaza con hacer descarrilar las actuales políticas climáticas. Es un riesgo enorme.

Frank Biermann, experto en gobernanza mundial: «Yo diría que la mayoría de los científicos creen que se trata de una idea descabellada por diversas razones», afirma Biermann, que considera que Estados Unidos es un caso atípico debido a sus grandes emisiones per cápita y a su incoherente adhesión a los acuerdos mundiales.

«Pronto, todos los que dependen del carbón, el petróleo y el gas se subirán al carro de la ingeniería solar y dirán: ‘ya podemos seguir 40 años con combustibles fósiles’. Este debate amenaza con hacer descarrilar las actuales políticas climáticas. Es un riesgo enorme».

Biermann compara la investigación sobre el bloqueo de la luz solar con la película satírica No mires hacia arriba, en la que los investigadores que advierten de la llegada catastrófica de un meteoroide son marginados en favor de un extravagante plan para hacerle frente.

«La única forma de averiguar si esto funciona es hacerlo con todo el planeta durante varios años», afirma.

«Es decir, ¿nos sentaremos 8.000 millones de personas en nuestros salones a tomar nuestra última comida esperando que las universidades occidentales de élite acierten, que los estadounidenses no la fastidien?».

Por ahora no existe una gobernanza internacional en torno a la geoingeniería solar. Los críticos temen que una acción unilateral para alterar el clima provoque conflictos si una parte del mundo se beneficia y otra sufre sequías o inundaciones.

Además, la adición de aerosoles tendría que ser continua para mantener el enfriamiento: cualquier interrupción, intencionada o no, causaría una especie de «choque de terminación», en el que el calentamiento embotellado se desataría en una sacudida desastrosamente rápida.

Lili Fuhr, experta en clima y energía del Centro para el Derecho Ambiental Internacional, afirma: «El choque final me aterroriza. «Es una apuesta gigantesca con los sistemas que sustentan la vida en la Tierra. Podría convertirse en un arma, podría utilizarse de forma indebida: imagínense si, por ejemplo, India y Pakistán se pusieran de acuerdo para que uno de ellos hiciera esto».

«Tenemos que hacer algo más que reducir las emisiones y ojalá tuviéramos una solución mágica, pero esto no convierte las malas ideas en buenas», añade Fuhr.

La idea de recalibrar el clima mundial para hacer frente a las emisiones que atrapan el calor no es nueva. En 1965, un grupo de asesores científicos de Lyndon Johnson advirtió al presidente de Estados Unidos sobre el calentamiento global y le dijo que «por lo tanto, es necesario explorar a fondo la posibilidad de provocar deliberadamente cambios climáticos compensatorios».

En los últimos años han aumentado los llamamientos a la intervención, ya que los países siguen dando largas a la reducción de emisiones y se vislumbra el límite acordado internacionalmente de 1,5 ºC de calentamiento global con respecto a la época preindustrial.

Hay varios tipos de geoingeniería propuestos, como bombear una niebla de agua salada en las nubes para hacerlas más reflectantes de la luz solar, o colocar partículas de hielo en las nubes de gran altitud para evitar que atrapen gran parte del calor que rebota en la Tierra.

Sin embargo, el método más conocido consiste en lanzar una sustancia reflectante, como azufre o polvo de tiza, desde boquillas a la estratosfera, donde las partículas circularían por todo el mundo y empezarían a desviar los rayos solares. David Keith, profesor de física aplicada y de política pública en Harvard, calcula que unos 2 millones de toneladas de azufre al año, inyectadas mediante una flota de unos 100 aviones de alto vuelo, enfriarían el planeta alrededor de 1C, aproximadamente la cantidad que se ha calentado desde la Revolución Industrial.

Añadir deliberadamente un contaminante para contrarrestar temporalmente otro es una solución técnica brutalmente fea, pero esa es la esencia de la sugerencia de inyectar azufre en la estratosfera para limitar los daños causados por el carbono que hemos bombeado al aire.

Todo ello costaría varios miles de millones de dólares al año, según una estimación, y proporcionaría un descenso relativamente rápido de las temperaturas. Keith argumenta que es más convincente que varias tecnologías de captura de carbono que pueden llevar mucho tiempo e implicar infraestructuras complejas y caras.

«Pretender que el cambio climático puede resolverse sólo con reducciones de emisiones es una fantasía peligrosa», ha declarado Keith.

Hemos perdido tantas vías fáciles para limitar los daños del cambio climático que sólo nos quedan opciones peores

Según Parson, la física básica de este fenómeno se conoce bien, y lo comparó con la enorme erupción del Monte Pinatubo en Filipinas en 1991, un acontecimiento que expulsó casi 20 millones de toneladas de dióxido de azufre a la estratosfera y provocó un descenso temporal de la temperatura global de unos 0,5 ºC.

«La mayoría de la gente no se dio cuenta y desde entonces se han realizado estudios que nos dan la seguridad de que se puede hacer», afirma Parson. «Aún no sabemos cómo hacerlo, y los aspectos medioambientales y la gobernanza siguen siendo preocupantes. Sería imprudente empezar a desplegarlo ahora, pero hemos perdido tantas vías fáciles para limitar los daños del cambio climático que sólo nos quedan opciones peores.»

Pulverizar azufre en el tragaluz de la Tierra podría agotar la capa de ozono, han sugerido algunos, y tal vez hacer que el cielo adquiera un color blanco lechoso.

Otros efectos sobre el clima regional son más inciertos, hasta el punto de que una novela reciente basada en el tema,

El Ministerio para el Futuro, de Kim Stanley Robinson, presentaba a India embarcándose en la geoingeniería solar para salvarse de olas de calor mortales, mientras que otra, Choque de Terminación, de Neal Stephenson, presentaba a la inversa a India saboteando un sistema de despliegue de azufre en Texas porque interfería con su monzón.

Es probable que el debate sobre hasta qué punto debemos intervenir en el clima se intensifique a medida que empeoren las consecuencias del calentamiento global. Por ahora, los opositores no se arredran. Para Biermann, la geoingeniería solar debería ser considerada por los gobiernos como algo similar a las minas terrestres o las armas biológicas, y figurar en la lista negra internacional.

«Es uno más de la lista», afirma. «La gente habla de la libertad de investigación, pero no tienes la libertad de sentarte en tu patio trasero y desarrollar una bomba química».

Un artículo publicado en la revista Nature Climate Change, el análisis concluye que enfriar la Tierra lo suficiente como para eliminar aproximadamente la mitad del calentamiento, y no todo, en general no haría más intensos los ciclones tropicales ni empeoraría la disponibilidad de agua, las temperaturas extremas o las lluvias extremas. Según el estudio, sólo en una pequeña fracción de lugares, el 0,4%, podrían empeorar los efectos del cambio climático.

Muchos expertos en clima han advertido de que enfriar la Tierra pero mantener en la atmósfera el doble de dióxido de carbono que antes de la industrialización podría poner en peligro algunas regiones.

Un científico que leyó el artículo publicado el lunes dijo que no era lo bastante exhaustivo como para concluir que la geoingeniería solar -que muy probablemente consistiría en rociar dióxido de azufre en la atmósfera, imitando así el gas de los volcanes y reflejando el calor del sol- sería segura.

Algunos grupos de defensa del clima sostienen que apostar por una tecnología no probada podría obstaculizar los esfuerzos por reducir el dióxido de carbono que siguen expulsando las centrales eléctricas y los automóviles.

«Ahora mismo no podemos decir si, en caso de que continúe el calentamiento global, deberíamos decidirnos a rociar la estratosfera con este material», afirma Robock. «¿La gestión de la radiación solar, la geoingeniería, lo haría más o menos peligroso?

«Esa es la pregunta que tenemos que responder, y no tenemos suficiente información».

5/5 - (41 votos)
intelligence survival

Intelligence Survival tiene la misión de ser una guía y una prescripción para las personas sensibles y conscientes que buscan información precisa , rigurosa, objetiva y de calidad, sobre los principales temas que se impondrán en el futuro próximo de nuestro planeta a nivel medioambiental.

Unidos por un bien común - Intelligence Survival