Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

ATACAMA. El desierto chileno vertedero de los restos de la moda pronta

Atacama. El desierto chileno vertedero de los restos de la moda pronta
- Solo necesitarás 5 minutos para leer este artículo 😉 -

Vertederos de ropa y tierra

Una montaña de ropa desechada, incluyendo suéteres de Navidad y botas de esquí, corta una extraña vista en Atacama, en Chile, el desierto más seco del mundo, que sufre cada vez más la contaminación creada por la moda pronta o moda rápida (fast fashion​).

El efecto social del consumismo desenfrenado en la industria de la ropa -como el trabajo infantil en las fábricas o los salarios irrisorios- es bien conocido, pero el efecto desastroso sobre el medio ambiente es menos publicitado.

Coloridos cerros que crecen con las cerca de 59.000 toneladas que entran cada año en la zona franca del puerto de Iquique, a 1.800 kilómetros de Santiago.

El consumo excesivo y fugaz de ropa, con redes capaces de lanzar más de 50 temporadas de productos nuevos al año, ha hecho crecer exponencialmente los residuos textiles en el mundo, que tardan unos 200 años en desintegrarse.

 

Mujer buscando ropa en el vertedero de Atacama en Chile
Imagen: AFP

 

Se trata de ropa fabricada en China o Bangladesh y comprada en Berlín o Los Ángeles, antes de ser desechada. Al menos 39.000 toneladas acaban como residuos del desierto en la zona de Alto Hospicio, en el norte de Chile, uno de los destinos finales de la ropa «de segunda mano» o de temporadas anteriores de las cadenas de moda rápida.

Chile es el mayor importador de ropa usada de América Latina. Desde hace casi 40 años existe un intenso comercio de «ropa americana» en las tiendas de todo el país, que se abastecen de los fardos comprados por la zona franca del norte del país a Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia.

 

«Esta ropa llega de todo el mundo. Lo que no se vende a Santiago ni se envía a otros países se queda en la zona franca, ya que nadie paga los aranceles necesarios para llevársela» explica un antiguo empleado del área de importación del puerto.

 

Chile ha sido durante mucho tiempo un centro de ropa de segunda mano y sin vender, fabricada en China o Bangladesh y que pasa por Europa, Asia o Estados Unidos antes de llegar a Chile, donde se revende en toda América Latina.

Unas 59.000 toneladas de ropa llegan cada año al puerto de Iquique, en la zona franca de Alto Hospicio, en el norte de Chile.

Los comerciantes de ropa de la capital, Santiago, a 1.800 km al sur, compran una parte, mientras que otra parte sale de contrabando hacia otros países latinoamericanos. Pero al menos 39.000 toneladas que no se pueden vender acaban en los vertederos del desierto.

 

«El problema es que la ropa no es biodegradable y tiene productos químicos, por lo que no es aceptada en los vertederos municipales. Quiero que deje de ser el problema y empiece a ser la solución», explica el fundador de EcoFibra, una empresa que fabrica paneles aislantes con ropa desechada.


 

El despilfarro de agua

Los informes sobre la industria textil han puesto de manifiesto el alto coste de la moda rápida, con trabajadores mal pagados, denuncias de empleo infantil y condiciones deplorables para la producción en masa.

A ello se suman hoy las devastadoras cifras sobre su inmenso impacto medioambiental, comparable al de la industria petrolera.

 

Inmenso impacto ambiental textil en Atacama
Inmenso impacto ambiental textil en Atacama. Imagen: AFP

 

Según un informe de la ONU de 2019, la producción mundial de ropa se duplicó entre 2000 y 2014, y la industria es «responsable del 20% del total del desperdicio de agua a nivel mundial«. Para fabricar un solo par de vaqueros se necesitan 7.500 litros de agua.


 

Moda tóxica

El mismo informe señala que la fabricación de ropa y calzado contribuye en un 8% a los gases de efecto invernadero a nivel mundial, y que «cada segundo se entierra o quema una cantidad de textiles equivalente a un camión de basura«.

Tanto si los montones de ropa se dejan a la intemperie como si se entierran bajo tierra, contaminan el medio ambiente, liberando agentes contaminantes en el aire o en los canales de agua subterráneos.

La ropa, sintética o tratada con productos químicos, puede tardar 200 años en biodegradarse y es tan tóxica como los neumáticos desechados o los materiales plásticos.

 

hilo a partir de trozos de textiles desechados y ropa en mal estado
Imagen: AFP

 

En los vertederos textiles de este desierto chileno es posible toparse con una bandera de Estados Unidos, ver un «muro» de pantalones con etiquetas e incluso pisar una colección de jerseys con motivos navideños tan populares en las fiestas de fin de año de Londres o Nueva York.

Chile, el país más rico de Sudamérica, es conocido por el voraz consumismo de sus habitantes. Pero las cosas están cambiando, según Rosario Hevia, que abrió una tienda de reciclaje de ropa infantil antes de fundar en 2019 Ecocitex, una empresa que crea hilo a partir de trozos de textiles desechados y ropa en mal estado. El proceso no utiliza ni agua ni productos químicos.

 

«El problema es que la ropa no es biodegradable y contiene productos químicos, por lo que no es aceptada en los vertederos municipales»

 

Explica Franklin Zepeda, fundador de EcoFibra, una empresa de economía circular con una planta de producción en Alto Hospicio de paneles con aislamiento térmico hechos con la ropa desechada.

En el subsuelo hay más ropa cubierta con la ayuda de camiones municipales, en un intento de evitar los incendios provocados y muy tóxicos por los productos químicos y los tejidos sintéticos. Pero la ropa enterrada o a la vista también libera contaminantes en el aire y las aguas subterráneas típicas del ecosistema del desierto. La moda es tan tóxica como los neumáticos o los plásticos.

 

«Durante muchos años consumimos y a nadie parecía importarle que se generaran cada vez más residuos textiles. Pero ahora, la gente empieza a cuestionarse el tamaño de este enorme problema». explica.


 

VÍDEO: Desierto de Atacama invadido por ropa usada

5/5 - (24 votos)
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030