Todo lo que necesitas saber sobre las piscinas biológicas, naturales o ecológicas

¿Cómo funciona una piscina biológica, natural o ecológica?
- Solo necesitarás 7 minutos para leer este artículo 😉 -

Conoces las piscinas naturales, descubre  las ventajas

El principio de funcionamiento de una piscina natural se basa en una técnica natural de depuración del agua, en la que son las plantas las que aseguran la filtración del agua.


1) Zonas de una piscina natural

Una piscina natural se compone generalmente de 3 zonas distintas: una zona de baño, una zona de depuración y una zona de regeneración. Para tener una piscina ecológica es necesario contar con amplia superficie en el jardín, aproximadamente unos 100m² para las obras.


Zona de baño de una piscina natural o ecológica

La instalación de la zona de baño de una piscina natural se basa en su forma y sus dimensiones y no deben elegirse al azar.

– Forma de la piscina natural

La forma de la piscina puede variar: rectangular, ovalada, cuadrada, en forma de T, etc. Sin embargo, muchas personas lo eligen de forma libre con curvas naturales imitando lagos y estanques para acentuar aún más el lado de la naturaleza. La forma y la dimensión de la zona de baño de la piscina natural deben corresponder a tus deseos de baño sea grande o pequeña, la piscina natural se adapta a todas tus necesidades de ocios.


– Control del agua de la piscina

El agua de las piscinas natural es purificada, regenerada, clara, pura y sin sustancias ni productos químicos perjudiciales para la salud. Te bañas en un lugar único, rodeado de vegetación que te da la impresión de estar en plena naturaleza. Está es una de las diferencias entre una piscina natural y las piscinas prefabricadas tradicionales.

Zonas de una piscina naturalLa profundidad de la piscina depende de ti, pero es preferible optar por una profundidad de entre 1,50 y 2 metros para favorecer la circulación del agua.

En cuanto a la estética, es posible decorar la piscina con plantas flotantes como: nenúfares, lotos, etc.


2) Zona de depuración o filtración de una piscina natural: ¿Cómo funciona?

La zona de depuración de la piscina natural, también llamada cuenca de filtración tiene como función eliminar las impurezas y las sustancias tóxicas del agua para hacerla limpia y pura. Esta zona desempeña un papel esencial en el proceso de filtración.

– Depuración del agua 

La zona de depuración de una piscina natural funciona de forma bastante sencilla: el agua «sucia», bajo la acción de las plantas y organismos vivos depuradores y gracias a los fenómenos físicos y biológicos que se producirán, se deshará de todas las impurezas. Se suele utilizar una bomba para transportar el agua desde la piscina hasta la zona de depuración (si las zonas están agrupadas, la bomba no es necesaria).

Ten en cuenta que, para eliminar las materias en suspensión en el agua, como el cabello u hojas muertas, se puede utilizar una red, ya que estos elementos no desaparecen por sí solos, ni siquiera después de pasar por la zona de depuración.

– Diseño de la zona de depuración de una piscina ecológica

La zona de depuración está formada por una variedad de plantas depuradoras acuáticas o semiacuáticas como, jacinto de agua, alisma, menta de agua, etc. Existe gran variedad de tipos de plantas para elegir, lo principal es elegir entre ellas algunas con buena capacidad de depuración. Estas plantas suelen colocarse sobre un lecho de puzolana, una roca volcánica porosa que permite el desarrollo de microorganismos.

Son las bacterias y los microorganismos adheridos a las raíces de las plantas y a las rocas los que hacen la mayor parte del trabajo de purificación del agua.

Recuerda que la temperatura del agua no debe de superar los 25/28°C, ya que de lo contrario toda la fauna y flora de la zona de depuración morirá y se podría convertir en una piscina poco atractiva cubierta de algas, hay que prestar atención al fenómeno de proliferación de algas que puede hacer que el agua de la piscina sea peligrosa para la salud de los bañistas.

Para una piscina natural limpia se debe estar atento al buen comportamiento de la zona de depuración y no dudar en recurrir a un profesional para que compruebe su buen estado de funcionamiento.


3) Zona de regeneración u oxigenación de una piscina natural

La piscina natural se compone de 3 zonas distintas, cada una sus características y una función específica. La zona de regeneración u oxigenación viene a complementar las zonas de depuración y la zona de baño que hemos mencionado anteriormente.

– Regeneración: una zona vital de la piscina natural

La zona de regeneración es la parte vital de una piscina natural, representa de hecho su pulmón. El agua la atraviesa para oxigenarse antes de ser liberada en la piscina. La oxigenación es la última etapa de filtración del agua, es un proceso que se apoya en el equilibrio del ecosistema de la piscina natural: las plantas van a oxigenar el agua de forma natural para que la piscina pueda albergar vida.

3) Zona de regeneración u oxigenación de una piscina natural– Desarrollo de la zona de regeneración de una piscina verde

Además de su aspecto funcional, la zona de regeneración tiene un carácter estético. Por lo tanto, es importante diseñarlo correctamente para crear un bonito espacio ajardinado.

Puedes elegir la forma que quieras para esta zona, el único requisito es que sea lo suficientemente grande  para garantizar una correcta oxigenación del agua.

Por otro lado, no es necesario tener una piscina de regeneración demasiada profunda, ya que esto podría interrumpir el desarrollo de las plantas.

– El curso del agua en una piscina natural

El agua de la piscina ecológica debe estar siempre en movimiento para evitar que proliferen las algas y las bacterias malas. Para hacer circular el agua entre las distintas zonas de la piscina, se puede optar por una bomba o por la instalación de una cascada. Debes saber que el agua en movimiento se oxigena mejor que el agua estancada.


Diseño de una piscina natural: ¿zonas separadas o no?

Además de la de las zonas que la componen, el tamaño de una piscina natural depende también en parte de su disposición, más concretamente de la forma en que se comunicarán entre sí.  Aunque no incida directamente en las dimensiones de una piscina natural, la instalación de los alrededores (plantas en la orilla, rocas y peñascos, losas de piedra, arbustos, etc.) también debe contabilizarse en el espacio útil total de la piscina natural.

Diseño de una piscina natural: ¿zonas separadas o no?


Disposición de una piscina natural

La disposición de las distintas zonas es libre. Sin embargo, si están separadas las unas de las otras, tendrás que recurrir obligatoriamente a una bomba para hacer circular el agua entre las piletas de depuración, regeneración y baño.

Las plantas y los organismos vivos que habrás colocado en la piscina te permitirán recrear un ecosistema que, una vez equilibrado, actuará como un filtro y hará que el agua sea pura y clara. Para mejorar el funcionamiento de la piscina, puede ser muy útil la instalación de una cascada, agitadores de agua o aireadores. Estos elementos favorecen en gran medida la circulación del agua y evitan la proliferación de algas.


Principio general de funcionamiento de una piscina natural

El principio de funcionamiento de una piscina natural proviene de una simple observación: un entorno natural no demasiado contaminado puede purificarse gracias a su fauna y su flora.

La piscina natural es una solución duradera para beneficiarse de un espacio de baño en casa sin utilizar productos químicos. La principal desventaja de este tipo de piscinas es, por desgracia, su precio mucho más elevado que el de una piscina de poliéster, por ejemplo.