Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

Razones para la esperanza: las soluciones climáticas disponibles ahora

Razones para la esperanza: las soluciones climáticas disponibles ahora

Disponemos de todas las herramientas necesarias para hacer frente a la crisis climática.

He aquí lo que están haciendo algunos sectores clave.


 

Aerogeneradores

La electricidad procedente de las energías renovables es ahora la forma más barata de energía en la mayoría de los lugares.

La emergencia climática es la mayor amenaza para la civilización a la que nos hemos enfrentado nunca. Pero hay buenas noticias: ya tenemos todas las herramientas necesarias para vencerla. El reto no es identificar las soluciones, sino desplegarlas a gran velocidad.

Algunos sectores clave ya se están adelantando, como los coches eléctricos. Ya son más baratos de poseer y utilizar en muchos lugares, y cuando los precios de compra se igualen a los de los vehículos de combustible fósil en los próximos años, se alcanzará un punto de inflexión.

La electricidad procedente de las energías renovables es ahora la forma de energía más barata en la mayoría de los lugares, a veces incluso más barata que seguir explotando las centrales de carbón existentes.

Queda un largo camino por recorrer para satisfacer la enorme demanda energética mundial, pero la caída en picado de los costes de las baterías y otras tecnologías de almacenamiento es un buen augurio.

Y muchas grandes empresas se están dando cuenta de que no invertir les saldrá mucho más caro a medida que los impactos del calentamiento global destruyan las economías. Incluso algunas de las empresas más contaminantes, como las del cemento y el acero, han visto el camino de la ecología.

Los edificios son grandes emisores, pero la solución -la mejora de la eficiencia energética- es sencilla de conseguir y ahorra dinero a los ocupantes, sobre todo porque se espera que el coste de la instalación de tecnologías como las bombas de calor disminuya.

Detener el arrasamiento de los bosques no requiere ninguna tecnología, pero sí la actuación de los gobiernos. Aunque los avances son escasos, y el Brasil de Bolsonaro va hacia atrás, países como Indonesia han demostrado que la acción reguladora puede ser eficaz.

Proteger y restaurar los bosques, en particular empoderando a los pueblos indígenas, es una herramienta potente.

El reconocimiento del papel que juegan la alimentación y la agricultura en el calentamiento global es alto, y las soluciones, desde las alternativas a la carne hasta la agricultura regenerativa, están empezando a crecer. Al igual que en el caso de los combustibles fósiles, es fundamental poner fin a las enormes y perjudiciales subvenciones, y aquí también hay destellos de esperanza.

En la crisis climática, cada fracción de grado importa y, por tanto, cada acción reduce el sufrimiento de las personas. Cada acción hace del mundo un lugar más limpio y mejor para vivir, por ejemplo, reduciendo la contaminación atmosférica que acaba con millones de vidas al año.

El verdadero combustible de la transición verde es una combinación de los productos más valiosos e intangibles: la voluntad política y la capacidad. La oferta se ve incrementada por las demandas de acción, desde los jóvenes huelguistas hasta los directores ejecutivos, y debe utilizarse para hacer frente a poderosos intereses creados, como las industrias de los combustibles fósiles, la aviación y el ganado.

La carrera hacia un futuro sostenible y con bajas emisiones de carbono está en marcha, y las próximas conversaciones sobre el clima de la Cop26 en Glasgow mostrarán cuánto más rápido tenemos que ir.


 

Transporte

El transporte, responsable de entre el 14 y el 28% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, ha tardado en descarbonizarse y se enfrenta a retos particulares en áreas como los vuelos de larga distancia.

Pero las soluciones técnicas están disponibles, si la voluntad, la política pública y el gasto también lo están.

Los coches eléctricos son los más obvios: los vehículos de gasolina y diésel apenas se producirán en Europa dentro de una década.

Las ventas de vehículos eléctricos se están acelerando en todas partes, con países como Noruega que ya han superado el punto de inflexión, y los vehículos eléctricos más baratos procedentes de China han reducido los gases de los autobuses.

Mientras tanto, los motores de combustión son cada vez más eficientes y menos contaminantes.


 

Empleados en la cadena de producción

Los sistemas de bicicletas y patinetes están creciendo rápidamente a medida que las ciudades de todo el mundo adoptan la micromovilidad eléctrica.

Llegan barcos mucho más limpios para el transporte mundial de mercancías. El potencial del hidrógeno es cada vez mayor, para trenes más limpios donde la electrificación es impracticable, a los que seguirán los barcos e incluso, algún día, los aviones. Los fabricantes esperan que los aviones eléctricos de corta distancia lleguen mucho antes.

Sobre todo, la pandemia ha demostrado que un mundo sin hipermovilidad es posible, y que muchas personas aceptarán, o incluso abrazarán, una vida en la que se desplacen y viajen menos.


 

Deforestación

La deforestación y el cambio de uso de la tierra son la segunda fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano. La destrucción de los bosques del mundo ha continuado a un ritmo implacable durante la pandemia, con la pérdida de millones de hectáreas, impulsada por el desmonte de la Amazonia brasileña.

Pero hay motivos para la esperanza. Europa ha situado la naturaleza en el centro de su presidencia de la Cop26 y, entre bastidores, el gobierno está presionando mucho para conseguir financiación y nuevos compromisos de las naciones con bosques para proteger los bancos de carbono que quedan en el mundo. Indonesia y Malasia, que en su día fueron focos mundiales de deforestación, han experimentado importantes descensos en los últimos años, fruto de las mayores restricciones a las plantaciones de aceite de palma.

Sin embargo, la moratoria de la soja de la década de 2000 en Brasil demuestra que estas tendencias son reversibles. Por último, cada vez se reconoce más la importancia de las comunidades indígenas para proteger los bosques y la biodiversidad del mundo.

Frente al racismo y la violencia selectiva, un número creciente de estudios e informes demuestran que son los mejores guardianes de los bosques. Capacitar a esas comunidades será vital para acabar con la deforestación.


 

Tecnología

Las emisiones de las empresas tecnológicas, incluidas las emisiones directas, las derivadas del uso de la electricidad y otras operaciones como la fabricación, representan el 0,3% de las emisiones mundiales de carbono, mientras que las emisiones de las criptomonedas son un gran problema emergente.

La minería de criptomonedas ,el proceso por el que se adjudica un bitcoin a un ordenador que resuelve una compleja serie de algoritmos- es un proceso que consume mucha energía y que se vuelve más intensivo a medida que los algoritmos se vuelven más complejos. Pero los nuevos métodos de minería son más ligeros, desde el punto de vista medioambiental.

Un sistema llamado «proof of stake» tiene una huella de carbono un 99% menor.

El escrutinio de todo el sector es cada vez mayor, encabezado por los trabajadores de la tecnología que salieron por cientos para unirse a las marchas contra el cambio climático en 2019.

Las empresas se han comprometido a hacerlo mejor: Amazon pretende ser cero emisiones netas de carbono para 2040 y alimentarse con energía 100% renovable para 2025.

Facebook tiene el objetivo de que toda su cadena de suministro tenga cero emisiones netas para 2030 y Microsoft se ha comprometido a ser carbono negativo para 2030. Apple se ha comprometido a ser neutra en carbono en toda su cadena de suministro para 2030.

Todavía se quedan cortos a la hora de cumplirlo, pero los grupos de empleados siguen presionando.


 

Negocios

Durante décadas, Exxon Mobil ha sido el mayor negador del cambio climático en Estados Unidos. Pero este año, el inversor activista Engine No 1 consiguió tres puestos en el consejo de administración de la empresa con el objetivo de obligarla a reconocer y afrontar por fin la crisis climática.

En toda la América corporativa y en todo el mundo hay señales de cambio. La Reserva Federal, el banco central más poderoso del mundo, está reforzando su equipo climático. BlackRock, el mayor inversor del mundo, ha convertido la sostenibilidad medioambiental en un objetivo fundamental de la empresa.

No se trata de ideología: se trata de «sentido común». Según BlackRock, no abordar el cambio climático es simplemente malo para el negocio. El inversor calcula que el 58% de EE.UU. sufrirá un declive económico en 2060 – 2080 si no se hace nada.

Hay que hacer mucho más, y algunos se preguntan si las empresas estadounidenses pueden realmente resolver esta crisis sin la acción del gobierno. Pero los días de negación han terminado: lo que importa ahora es la acción.


 

Electricidad

La subida vertiginosa del precio del gas en el mercado mundial ha hecho estragos en las economías de todo el mundo, obligando a cerrar fábricas, provocando apagones en China y amenazando con enfriar la recuperación económica mundial de la pandemia del Covid-19.

Pero también ha puesto de manifiesto un claro argumento económico para que los gobiernos redoblen sus esfuerzos en el desarrollo de sistemas eléctricos autóctonos con bajas emisiones de carbono.

La buena noticia es que las energías renovables están preparadas para dar un paso adelante y desempeñar un mayor papel en los sistemas eléctricos de todo el mundo.

La precipitada caída del precio de la energía eólica y solar ha contribuido a incentivar nuevas inversiones en vehículos eléctricos y tecnologías de almacenamiento de energía, como las baterías, cuyos costes también se están desplomando.

Pronto, la energía eólica y la solar ayudarán a producir hidrógeno verde, que podrá almacenarse durante largos periodos de tiempo para generar electricidad durante los días menos luminosos o con menos brisa.

Todos estos avances son posibles gracias a las energías renovables baratas, y ayudarán a los países a utilizar también más energías renovables. Nunca ha habido un mejor momento para abandonar el gas y pasarse al verde.


 

Edificios

El entorno construido es uno de nuestros mayores contaminantes, responsable de cerca del 40% de las emisiones mundiales de carbono.

¿Deberíamos empezar a pensar en los edificios como depósitos de materiales, llenos de recursos reutilizables para el siguiente proyecto de construcción?

En las dos últimas décadas, la huella de carbono de los edificios «en uso» se ha reducido en gran medida gracias a las tecnologías de ahorro energético: mejor aislamiento, triple acristalamiento y energías renovables in situ, como los paneles solares y las bombas de calor geotérmicas.

En lo que respecta a las bombas de calor, Noruega, gracias a una combinación de subvenciones y precios elevados de la electricidad, ha instalado más de 600 bombas de calor por cada 1.000 hogares.

A medida que las redes energéticas nacionales se van descarbonizando, la atención se desplaza hacia la reducción de la «energía incorporada» de los materiales, que puede suponer hasta tres cuartas partes de las emisiones de un edificio a lo largo de su vida útil, por ejemplo, reduciendo la cantidad de hormigón y acero en favor de la madera.

También existe un movimiento creciente para dar prioridad a la rehabilitación y reutilización frente a la demolición, impulsado por la constatación de que los edificios más sostenibles son los que ya existen.


 

Alimentación y agricultura

La huella de la industria ganadera mundial es importante, ya que representa alrededor del 14% del total de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero. Pero los gobiernos nacionales lo reconocen y aceptan cada vez más.

Nueva Zelanda se ha comprometido legalmente a reducir las emisiones de metano de la agricultura en un 10% para 2030, mientras que Dinamarca ha aprobado un objetivo legalmente vinculante para reducir las emisiones climáticas del sector agrícola en un 55% para 2030.

Aunque la producción mundial de carne está aumentando, cada vez hay más tendencia hacia el pescado y las aves de corral, cuya huella de emisiones es comparativamente menor que la de las carnes rojas.

La industria alimentaria también está desarrollando una gama de productos con menos emisiones de carbono, utilizando proteínas vegetales como la soja y los guisantes, y alternativas a la carne cultivada por insectos y por laboratorios.


 

Fabricación

La descarbonización de la fabricación de todos los productos que necesita una economía moderna es una tarea amplia y variada.

Algunos sectores van por buen camino. Por ejemplo, Apple, el tercer fabricante mundial de teléfonos móviles por volumen, se ha comprometido a producir carbono neto cero en toda su cadena de suministro para 2030.

Para muchos otros, los avances en la eficiencia de las fábricas y sus productos se verán acelerados por el aprendizaje automático y otras tecnologías de inteligencia artificial que aún están en pañales.

Incluso hay señales esperanzadoras en algunos de los sectores más difíciles de descarbonizar, como los planes de Volvo de sustituir el carbón por el hidrógeno en el acero que utiliza en los coches.

Uno de los mayores motivos de optimismo es la creciente concienciación de los fabricantes sobre los principios del diseño circular.

Hacer que los productos sean más fáciles de reciclar desde el principio contribuirá a reducir las emisiones derivadas de la extracción de recursos frescos, aunque la cuestión más importante sigue siendo si las sociedades ricas pueden reducir el consumo, la forma más obvia de reducir las emisiones.

4.7/5 - (29 votos)
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030