Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

Greenwashing: Un estudio concluye que las afirmaciones de las petroleras sobre el clima son un lavado de cara ecológico.

Greenwashing

El análisis científico más completo hasta la fecha concluye que las palabras no se corresponden con los hechos. El análisis financiero revela que los modelos de negocio de las grandes petroleras siguen dependiendo de los combustibles fósiles.

Las acusaciones de «lavado verde» contra las grandes petroleras que afirman estar en transición hacia las energías limpias son fundadas, según el estudio más completo realizado hasta la fecha.

La investigación, publicada en una revista científica revisada por pares, examinó los registros de ExxonMobil, Chevron, Shell y BP, que en conjunto son responsables de más del 10% de las emisiones mundiales de carbono desde 1965. Los investigadores analizaron los datos de los 12 años hasta 2020 y concluyeron que las afirmaciones de las empresas no se corresponden con sus acciones, que incluyen el aumento de la exploración en lugar de su disminución.

El estudio constata un fuerte aumento de las menciones a «clima», «bajas emisiones de carbono» y «transición» en los informes anuales de los últimos años, especialmente en el caso de Shell y BP, y un aumento de las promesas de acción en las estrategias. Pero las acciones concretas eran escasas y los investigadores afirmaron:

«El análisis financiero revela una continua dependencia del modelo de negocio de los combustibles fósiles junto con un gasto insignificante y opaco en energías limpias».

Numerosos estudios previos han demostrado que ya hay más reservas de petróleo y gas y más producción prevista de la que podría quemarse manteniéndose por debajo del objetivo de temperatura acordado internacionalmente de 1,5C.

En mayo de 2021, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) afirmó que no puede haber nuevos desarrollos de combustibles fósiles si el mundo quiere alcanzar el objetivo de cero emisiones en 2050.

Las compañías petroleras están recibiendo cada vez más presiones de los inversores para que adapten sus negocios a los objetivos climáticos. Pero sus planes se han enfrentado al escepticismo, lo que ha llevado a los investigadores a realizar la nueva investigación, que, según ellos, es objetiva y exhaustiva.

«Hasta que no se produzcan avances muy concretos, tenemos motivos para ser muy escépticos con respecto a las afirmaciones de estar avanzando en una dirección ecológica»

Afirma el profesor Gregory Trencher, de la Universidad de Kioto (Japón), que trabajó con Mei Li y Jusen Asuka, de la Universidad de Tohoku.

«Si se estuvieran alejando de los combustibles fósiles, esperaríamos ver, por ejemplo, un descenso en la actividad de exploración, en la producción de combustibles fósiles y en las ventas y beneficios de los mismos», explica. «Pero, en todo caso, encontramos pruebas de que ocurre lo contrario».

«Las recientes promesas parecen muy bonitas y entusiasman a mucha gente, pero tenemos que situarlas en el contexto del historial de acciones de las empresas», explica Trencher. «Es como si un escolar muy travieso le dijera al profesor ‘prometo hacer todos los deberes la semana que viene’, pero el alumno nunca se ha esforzado».

El nuevo estudio, publicado en la revista PLOS One, descubre que las menciones de palabras clave relacionadas con el clima en los informes anuales aumentaron considerablemente entre 2009 y 2020. Por ejemplo, el uso de «cambio climático» por parte de BP pasó de 22 a 326 menciones.

Pero en términos de estrategia y acciones, los investigadores descubrieron que «las empresas están prometiendo una transición a la energía limpia y estableciendo objetivos más que realizando acciones concretas».

Según los investigadores, Chevron y ExxonMobil se quedaron atrás en comparación con Shell y BP, pero incluso las acciones de las grandes empresas europeas parecen contradecir sus promesas. Por ejemplo, BP y Shell se comprometieron a reducir sus inversiones en proyectos de extracción de combustibles fósiles, pero ambas aumentaron su superficie para nuevas exploraciones en los últimos años, según los investigadores.

Además, el análisis reveló que Shell, BP y Chevron aumentaron los volúmenes de producción de combustibles fósiles durante el periodo de estudio. Ninguna de las empresas publica directamente datos sobre sus inversiones en energías limpias, pero la información que proporcionaron al Carbon Disclosure Project indica niveles medios bajos que van desde el 0,2% de ExxonMobil hasta el 2,3% de BP del gasto de capital (capex) anual. Un análisis separado de la AIE indica que la inversión en energía limpia por parte de las empresas de petróleo y gas fue de alrededor del 1% del capex en 2020.

«Hasta que las acciones y el comportamiento de las inversiones no se alineen con el discurso, las acusaciones de «greenwashing» parecen fundadas», dijeron los investigadores.

Un portavoz de ExxonMobil afirma:

«El paso a un futuro con menos emisiones requiere múltiples soluciones que puedan aplicarse a escala. Tenemos previsto desempeñar un papel de liderazgo en la transición energética, al tiempo que mantenemos la flexibilidad de inversión en una cartera de oportunidades en evolución, que incluye, por ejemplo, la captura de carbono, el hidrógeno y los biocombustibles, para maximizar la rentabilidad de los accionistas».

Un portavoz de Chevron nos explica:

«Estamos centrados en reducir la intensidad del carbono en nuestras operaciones y en tratar de hacer crecer los negocios con menos carbono junto con nuestras líneas de negocio tradicionales. Tenemos previsto invertir 10.000 millones de dólares en inversiones con menos emisiones de carbono de aquí a 2028».

El portavoz de Shell también explica:

«El objetivo de Shell es convertirse en un negocio de energía con cero emisiones netas para 2050, en consonancia con la sociedad. Nuestros objetivos absolutos y de intensidad a corto, medio y largo plazo son coherentes con el objetivo más ambicioso de 1,5C del Acuerdo de París. También hemos sido la primera empresa energética en someter su estrategia de transición energética a la votación de los accionistas, consiguiendo un fuerte respaldo.»

Un portavoz de BP finalmente define:

«En 2020 BP estableció nuestra nueva ambición, objetivos y estrategia de cero emisiones netas, y en 2021 completó la mayor transformación de la empresa en nuestra historia para lograrlas. Debido a que este documento mira hacia atrás históricamente en el período 2009-2020, no creemos que tenga en cuenta plenamente estos desarrollos y nuestro progreso».

Trencher rechazó la acusación de que el análisis estaba desfasado:

«Hemos incluido los documentos que se publicaron durante 2021, por lo que la llamada brecha de datos es sólo de unos seis meses y no encontramos ninguna evidencia de nuevas acciones que cambien alguna de nuestras conclusiones.»

«Desgraciadamente, tal y como están estructurados los mercados energéticos en todo el mundo, los combustibles fósiles siguen disfrutando de muchas ventajas [regulatorias y fiscales] y las renovables siguen estando en desventaja», dijo.

Valora este artículo, gracias
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030