Los peligros de los ftalatos y por qué debes evitarlos

Por qué deberían restringirse o prohibirse los ftalatos en los productos de consumo

Los ftalatos se encuentran en productos con los que la mayoría de nosotros entramos en contacto a diario.

Se encuentran en productos de cuidado personal, envases de alimentos y bebidas, detergentes, productos farmacéuticos, aceites lubricantes, suelos de vinilo, revestimientos de paredes e incluso juguetes infantiles…

Aunque puede ser difícil evitar los ftalatos por completo, ayuda estar informado sobre lo que son y sobre sus peligros potenciales.

La Unión Europea prohibió en 1999 el uso de algunos de ellos en la totalidad de los artículos infantiles por ser su potencial tóxico mayor


¿Qué son los ftalatos?

Los ftalatos son compuestos químicos derivados del ácido ftálico. Se suelen utilizar como plastificantes en plásticos, especialmente en el policloruro de vinilo (PVC).

Los ftalatos forman parte de una clase de sustancias químicas utilizadas a gran escala a nivel industrial:

  1. Los ftalatos de alto peso molecular, como el ftalato de bis (2-etilhexilo) (DEHP) y el ftalato de diisononilo (DiNP), se utilizan como plastificantes para dar flexibilidad a los materiales de policloruro de vinilo (PVC) empleados para fabricar envases de alimentos, revestimientos de suelos y equipos médicos (tubos, bolsas de sangre).
  2. Los ftalatos de bajo peso molecular, como el ftalato de dietilo (DEP) y el ftalato de dibutilo (DBP), se añaden a champús, lociones y otros productos de cuidado personal para preservar su fragancia.

Como estos ftalatos no están unidos químicamente a los plásticos, se liberan con el tiempo en el medio ambiente y pueden entrar en el cuerpo humano por ingestión, inhalación y absorción a través de la piel.

Una vez en el organismo, los ftalatos se metabolizan rápidamente y se excretan en la orina y las heces, de modo que la mitad de los ftalatos se eliminan del organismo en las 24 horas siguientes a su entrada. A pesar de esta rápida eliminación, la población está continuamente expuesta a los ftalatos, ya que están presentes en los productos de consumo utilizados casi a diario.

Los metabolitos de los ftalatos DEHP y DiNP se detectan en el 98% del total de la población. Se ha estimado que la exposición diaria al ftalato DEHP, ampliamente utilizado, oscila entre 3 y 30 µg/kg/día, es decir, entre 0,21 mg y 2,1 mg al día para una persona que pese 70 kg.

Pueden encontrarse en: películas de plástico, envases, revestimientos de suelos, cortinas de ducha, perfiles, tuberías y cables, materiales de construcción, pinturas o barnices, pero también en algunos productos sanitarios.

Antes de que se introdujeran normativas para controlar su uso, muchos juguetes y artículos de puericultura también los contenían.

Los ftalatos también se incorporan como fijadores en muchos productos cosméticos: esmaltes de uñas, lacas para el pelo, perfumes, etc.

Los ftalatos son una de las sustancias químicas más utilizadas en el mundo. Cada año se liberan más de mil millones de kilos de ftalatos al medio ambiente.

Estos líquidos incoloros, inodoros y aceitosos se utilizan sobre todo como «plastificantes», que son ingredientes sintéticos utilizados para ablandar plásticos que de otro modo se agrietarían y serían quebradizos.

Los ftalatos entran en el organismo por ingestión, inhalación y absorción cutánea. No se unen químicamente a las sustancias a las que se añaden y no se evaporan fácilmente.

Pueden liberarse de un producto en cualquier fase de su ciclo de vida, desde la producción hasta su uso y eliminación.

Se activan por el calor, el almacenamiento prolongado, la absorción y las alteraciones del producto. Los ftalatos pueden interactuar entre sí, lo que aumenta el efecto nocivo de su exposición.


¿Cómo se denominan a los ftalatos en las etiquetas de ingredientes?

Es importante atender a los siguientes nombres de ingredientes que indican que el producto contiene ftalatos:

ftalato Abreviatura
(Inglés)
Uso restringido Fuentes comunes
Bajo peso molecular
ftalato de dimetilo DMP Repelentes de insectos, botellas de plástico, comida
Ftalato de dietilo DEP Perfumes, desodorantes, cosméticos, jabones
ftalato de di- n -butilo DnBP ++ Cosméticos, medicamentos, envases de alimentos, alimentos, materiales de PVC.
Ftalato de diisobutilo DIBP Cosméticos, alimentos, envases de alimentos.
Alto peso molecular
ftalato de butilbencilo bbzp ++ Pisos de PVC, alimentos, envases de alimentos
ftalato de diciclohexilo DCHP alimentos, envasado de alimentos
Ftalato de di (2-etilhexilo) DEHP ++ Materiales de PVC, juguetes, cosméticos, alimentos, envases de alimentos, bolsas de sangre, catéteres
ftalato de di- n -octilo DnOP + Materiales de PVC, alimentos, envases de alimentos.
Ftalato de diisononilo DiNP + Materiales de PVC, juguetes, suelos, tapicería.
Ftalato de diisodecilo DiDP + Materiales de PVC, juguetes, alambres y cables, revestimientos para suelos

¿Cómo me afectan los ftalatos?

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), no está claro qué efecto tienen los ftalatos en la salud, si es que tienen alguno. Sin embargo, la Unión Europea (UE) y Canadá tienen normativas estrictas sobre el uso de este ingrediente.

Algunos expertos en defensa del consumidor, medio ambiente y medicina sugieren que los ftalatos pueden estar relacionados con numerosos efectos nocivos para el ser humano, como la alteración de la actividad hormonal. Además, como hemos mencionado. pueden interactuar entre sí, lo que aumenta el efecto nocivo de su exposición.


¿Son realmente perjudiciales los tfalatos?

Tfalatos en Estados Unidos:

En Estados Unidos y según la FDA y el Cosmetic Ingredient Review (CIR) no, no son perjudiciales: «Aunque el CDC (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades) observó niveles elevados de ftalatos excretados por mujeres en edad fértil, ni este informe ni los demás datos revisados por la FDA establecieron una asociación entre el uso de ftalatos en productos cosméticos y un riesgo para la salud

Tfalatos en Europa:

Sin embargo, Según la Unión Europea, los ftalatos se consideran nocivos. El 11 de julio de 2018, los representantes de la UE votaron unánimemente para prohibir el uso de cuatro ftalatos en productos de consumo como:

    • Butil bencil ftalato (BBP)
    • Di(2-etilhexil) ftalato (DEHP)
    • Dibutil ftalato (DBP)
    • Diisobutil ftalato (DIBP).

Estos 4 Tfalatos Están prohibidos debido a los efectos tóxicos que tienen sobre la salud reproductiva


Los ftalatos y la cosmética

Los ftalatos se utilizan como agentes gelificantes en algunos productos como champús, etc. También se encuentran en espumas, lacas y acondicionadores.

Ayudan a:

  • Lubricar y ablandar otras sustancias
  • Aumentan la untabilidad
  • Mejoran la absorción
  • Y contribuyen a que las fragancias duren más.

Según la legislación vigente, los fabricantes no tienen que indicar los ftalatos en las etiquetas de los productos. Cualquier elemento que figure simplemente como «fragancia» en los productos para el cuidado del cabello, suele contener ftalatos.

La FDA no ha tomado ninguna medida para reducir el uso de ftalatos en los productos de cuidado personal, a pesar de las importantes pruebas que demuestran los peligros potenciales de la exposición.

En ensayos con animales, algunos ftalatos provocaron malformaciones y daños permanentes en el aparato reproductor masculino.

Se trata de los mismos ftalatos que se venden actualmente en productos para el cuidado del cabello de algunas de las marcas más importantes del mercado.

La única forma de evitar la exposición a los ftalatos es leer detenidamente las etiquetas de los productos. Cuando compres productos para el cuidado del cabello, elige empresas que se hayan comprometido a no contener ftalatos.


Tipos de ftalatos en cosmética diaria

Ya hemos descrito que los ftalatos son un grupo de sustancias químicas industriales que se utilizan para hacer que los plásticos sean más flexibles y duraderos.

Los tipos de ftalatos más utilizados en la industria cosmética son:

  • Ftalato de dibutilo (DBP): se utiliza en los esmaltes de uñas para evitar que se agrieten.
  • Ftalato de dimetilo (DMP): se utiliza en lacas para el pelo para darles una fijación flexible y menos «crujiente».
  • Ftalato de dietilo (DEP): se utiliza como disolvente en fragancias para que el olor «perdure».
  • Di-2-etilhexilftalato (DEHP): se suele encontrar en el pegamento para pestañas.

En la actualidad, el DBP y el DMP apenas se utilizan en cosméticos y productos de cuidado personal, y el DEP se utiliza cada vez menos, de forma lenta pero segura.

El mayor infractor es la industria de las fragancias


Los ftalatos y la alimentación

Un estudio evaluó la exposición a los ftalatos de los participantes en NHANES, en función de si el día anterior habían comido fuera de casa (restaurante, cadena de comida rápida, cafetería) o en casa.

Los que habían comido fuera tenían de media un 35% más de ftalatos en la orina al día siguiente que los que habían comido en casa, sobre todo en tiendas de comestibles.

La asociación entre comer fuera y una concentración elevada de ftalatos en la orina fue mayor entre los adolescentes. Entre los adolescentes, los que declararon ser grandes consumidores de comida rápida y otros alimentos comprados fuera de casa tenían niveles de ftalatos hasta un 55% más altos que los adolescentes que comían en casa.

El consumo de determinados alimentos, especialmente hamburguesas con queso y bocadillos similares, se asoció a una mayor exposición acumulada a los ftalatos, pero sólo cuando estos alimentos se consumían en cafeterías, establecimientos de comida rápida y otros restaurantes.

Los autores del estudio consideran que esto es preocupante porque casi 2/3 de la población come alimentos fuera de casa al menos una vez al día.

Ftalatos y otros plastificantes en la comida rápida:

Un estudio en 2021 midió los niveles de ftalatos y otro plastificante en muestras de hamburguesas, patatas fritas, hamburguesas de pollo, burritos de pollo y pizza con queso, así como en los guantes de plástico utilizados en los restaurantes de comida rápida para manipular los alimentos.

El DEHT, un nuevo plastificante utilizado como alternativa a los ftalatos, se detectó en las cantidades más elevadas en los alimentos (mediana: 2,5 mg/kg) y en los guantes (28-37% en peso).

Los ftalatos DnBP y DEHP se detectaron en el 81% y el 70% de las muestras de alimentos, respectivamente.

Los niveles de DEHT eran especialmente altos en:

Los burritos (6 mg/kg) que en las hamburguesas (2,2 mg/kg) y este plastificante no estaba presente en las patatas fritas. La pizza de queso contenía los niveles más bajos de productos químicos plastificantes (ftalatos y no ftalatos) entre los artículos de comida rápida analizados.

Cabe señalar que, a diferencia de los ftalatos, actualmente se dispone de pocos datos sobre la toxicidad y los efectos para la salud de los nuevos plastificantes como el DEHT, a pesar de que su uso en la industria es cada vez mayor.

En casa, no calientes la comida en el microondas en recipientes de plástico


¿Qué tipos de efectos pueden tener los ftalatos en nuestro organismo?

Alteración endocrina:

Los estudios demuestran que los ftalatos alteran las hormonas, lo que puede provocar daños durante los periodos críticos del desarrollo genital de los bebés.

Toxicidad para la reproducción:

El DEP y el DEHP pueden tener efectos negativos sobre la calidad del esperma y la fertilidad de los hombres.

Aunque muchas marcas de cuidado de la piel hoy en día no contienen ftalatos, hay que prestar atención a las marcas de esmaltes de uñas y fragancias, ya que son dos de las que más los contienen.


Tres preguntas, tres respuestas sobre los ftalatos

Se describen los peligros para la salud de las sustancias químicas llamadas también ortoftalatos y se pide su eliminación de los productos de consumo.

1 ¿Qué son los ortoftalatos y dónde se utilizan?

Estas sustancias químicas, denominadas generalmente «ftalatos», son una familia de compuestos ampliamente utilizados desde hace más de 50 años.

Como hemos mencionado, tienen muchas propiedades que los hacen útiles en muchos productos de consumo diferentes. Uno de sus usos habituales es ablandar el plástico de vinilo.

Cosas en nuestro entorno y nuestro hogar como las cortinas de baño, las botas y los tubos intravenosos están hechos del mismo plástico blanco y duro que utilizaría un fontanero, pero cuando se le añade un 30% en peso de un ftalato específico, se obtiene un plástico de vinilo blando y flexible.

Los ftalatos también se utilizan en muchos productos de cuidado personal, como colonias, perfumes, jabones y champús, en los recubrimientos de algunos medicamentos y en los tubos de vinilo utilizados en la elaboración de alimentos.

Se calcula que los ftalatos se utilizan en cientos, si no miles, de productos diferentes

Se insiste en que una de las principales vías de exposición a los ftalatos es la alimentación. Por ejemplo, se ha demostrado que estas sustancias químicas pueden filtrarse a los alimentos a través de equipos y materiales de plástico de vinilo, guantes de preparación de alimentos y materiales de envasado de alimentos como se ha mencionado anteriormente.

Los ftalatos también pueden pasar al aire interior y al polvo doméstico a partir de productos como los suelos y revestimientos murales de vinilo.

Numerosos estudios han encontrado vínculos entre el uso de productos de cuidado personal y las concentraciones de metabolitos de ftalatos en la orina. Además los ftalatos se transfieren de la madre al feto durante el embarazo…


2 ¿Qué repercusiones de estas sustancias químicas se producen sobre la salud?

Los ftalatos se han estudiado muy bien en modelos animales. Se ha demostrado que son antiandrogénicos, es decir, que disminuyen la testosterona.

En estudios con ratas, se ha demostrado que si se dosifica a la madre embarazada, las crías presentan defectos del aparato reproductor masculino. También ha habido estudios en humanos que han encontrado efectos antiandrogénicos en el desarrollo del tracto reproductor masculino.

En los últimos diez años, los estudios epidemiológicos también han demostrado que la exposición prenatal a los ftalatos afecta al neurodesarrollo y a los resultados neuroconductuales de los niños. Ese fue el tema central del nuevo trabajo, en el que se revisaron más de una docena de estudios que han demostrado que la exposición materna a los ortoftalatos durante el embarazo puede perjudicar el desarrollo cerebral infantil y aumentar el riesgo de que los niños sufran trastornos del aprendizaje, la atención y el comportamiento.

En una revisión de todos los estudios sobre el impacto de la exposición a los ftalatos en la salud humana, se encontraron pruebas sólidas de asociaciones adversas para el neurodesarrollo, la calidad del esperma y el riesgo de asma en niños, así como pruebas de moderadas a sólidas de una asociación con la distancia ano-genital anormal en varones, un marcador de exposición a disruptores endocrinos.

También se identificaron asociaciones entre la exposición a ftalatos y la incidencia de diabetes tipo 2, endometriosis, bajo peso al nacer, testosterona baja, TDAH y cáncer de mama y de útero, con un nivel de evidencia moderado.

Por último, se identificaron otras asociaciones, pero con un nivel de evidencia más bajo, como el parto prematuro, la obesidad, el autismo y la pérdida de audición.


3 ¿Qué se ha hecho hasta ahora para reducir el uso de ortoftalatos y qué más se debería hacer?

En 2017, se prohibió el uso de ocho ortoftalatos en juguetes infantiles y artículos de puericultura. Pero en cuanto a su uso en plásticos vinílicos y productos de cuidado personal, actualmente no existe legislación específica por parte de otros organismos gubernamentales.

La decisión de los fabricantes de reducir o eliminar el uso de ftalatos en estos otros productos es en gran medida voluntaria. Por tanto, aún queda mucho camino por recorrer.

En el caso de algunos productos, es muy factible eliminar el uso de ortoftalatos. Por ejemplo, hay otras sustancias químicas que se pueden utilizar como plastificantes para ablandar el plástico vinílico, y los fabricantes ya han hecho sustituciones en algunos productos.

Sin embargo, tenemos que estudiar qué sustancias químicas sustituyen, si utilizan otros compuestos que también puedan entrañar riesgos.

En el caso de los productos de cuidado personal, pueden utilizarse otras sustancias químicas además de los ftalatos. Por ejemplo, los esmaltes de uñas solían contener uno de los ftalatos, el ftalato de dibutilo (DBP), que evitaba que el esmalte fuera quebradizo, y ahora hay fórmulas que no contienen DBP.

El objetivo de eliminar los ftalatos de los productos de consumo es alcanzable

Una de las razones por las que abogamos por la eliminación es que a los consumidores les resulta muy difícil saber en qué productos hay ortoftalatos, sobre todo en los de cuidado personal.

Si los ftalatos presentes en el producto se consideran parte de la formulación del aroma, no es necesario que figuren en la lista de ingredientes, porque los aromas se consideran patentados.

Aunque algunos productos sí incluyen los ftalatos, es muy difícil para los consumidores leer las etiquetas con estos largos nombres químicos.

Es muy difícil, incluso para un consumidor muy informado, comprar productos y evitar los ftalatos.


He aquí algunas 5 sugerencias para limitar tu exposición a los ftalatos

  1. Come en casa tanto como sea posible y reduce al mínimo la comida de restaurantes de comida rápida.
  2. En la cocina, utiliza utensilios y recipientes de vidrio, porcelana, acero inoxidable o madera en lugar de plástico.
  3. No calientes la comida en el microondas en recipientes de plástico, ya que el calor aumenta la liberación de ftalatos en los alimentos.
  4. Lee atentamente la lista de ingredientes de los productos de cuidado corporal (dentífricos, champús, etc.), los fabricantes deben indicar la presencia de ftalatos en sus productos.
  5. Para los productos de cuidado corporal, elige productos naturales y con pocos ingredientes.

Tfalatos. Conclusión

  • Los ftalatos son sustancias químicas que se añaden a los plásticos para hacerlos más flexibles y a algunos productos cosméticos para conservar su fragancia.
  • Algunos se liberan al medio ambiente, incluso en alimentos y bebidas que se venden en algunos envases de plástico.
  • Debido a su uso generalizado, los ftalatos se ingieren o absorben sin saberlo y los metabolitos de estos productos se encuentran en la mayoría de las personas.
  • Los ftalatos son alteradores endocrinos y metabólicos, que se asocian a efectos adversos sobre el desarrollo neurológico, el asma infantil, la diabetes de tipo 2, el TDAH, la obesidad infantil y, en adultos, el cáncer de mama y de útero, la endometriosis y la infertilidad.
  • La exposición a ftalatos de alto peso molecular, como el DEHP, se ha asociado a un aumento de la mortalidad cardiovascular y por cualquier causa.
  • La comunidad científica reclama una regulación más estricta del uso de ftalatos.

Finalmente en varios países se han adoptado normas para limitar y, en algunos casos, prohibir el uso de ftalatos. Por ejemplo, se ha prohibido el uso de algunos ftalatos en juguetes para niños muy pequeños, ya que los niños mastican y chupan sus juguetes. En los productos cosméticos, el uso de DEHP, el ftalato más problemático para la salud, está prohibido en Europa y Canadá.

Según la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA), los niveles sin efecto derivados (DNEL) son de 34 µg/kg para el DEHP, 8,3 µg/kg para el DiBP, 6,7 µg/kg para el DnBP y 500 µg/kg para el BBzP.

Esta agencia europea ha recomendado que el uso de estos 4 ftalatos en mezclas en productos se limite al 0,1% (p/p) y que se suprima la excepción para el uso de DEHP en envases de productos médicos.

4.9/5 - (52 votos)

Últimos artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

4 × 5 =