Los 10 mandamientos de la limpieza ecológica

Los 10 mandamientos de la limpieza ecológica
- Solo necesitarás 6 minutos para leer este artículo 😉 -

La limpieza es una tarea, pero no tiene por qué ser una molestia para el planeta

Hemos recurrido a una de las mejores empresas de limpieza, nos ofrecen en este artículo los 10 mandamientos para un hogar ecológico, económica y una conciencia limpia.


Los 10 mandamientos de la limpieza ecológica

Contaminación del aire interior, componentes nocivos para el medio ambiente, alergias crónicas, irritaciones: el producto amarillo fluorescente que utilizas para limpiar tu cocina, obviamente, no sólo ataca la suciedad de la casa. Afortunadamente, con algunos consejos, es posible limpiar la casa sin poner la conciencia ecológica en el armario.


Para un hogar ecológico, utiliza el vinagre blanco

Limpiar las juntas de los azulejos, desincrustar la cafetera, limpiar la ducha, hacer brillar los cristales, mantener las tuberías, limpiar las ollas y sartenes, limpiar el lavavajillas. Es increíble lo que puede hacer el vinagre blanco y además de ser respetuoso con el medio ambiente, también es económico. Son tantas las razones para adoptar la estrella del hogar ecológico sin más espera:

– Desinfección: El vinagre puede utilizarse para desinfectar superficies como las tablas de cortar y las encimeras. Limpia la superficie con una esponja empapada en vinagre. Ten cuidado con las superficies sensibles.

– Anti-cal: El vinagre puede utilizarse para eliminar los depósitos de cal de los destiladores, hervidores y grifos.  La solución de vinagre debe dejarse actuar durante al menos un cuarto de hora antes de limpiarla. Para las zonas de difícil acceso, como los cabezales de la ducha y los grifos, puedes «pegar» un soporte (paño fino, toalla de papel, papel higiénico) sumergiéndolo en vinagre durante unas horas antes de limpiarlo.

– Suavizante de telas: El vinagre suaviza la ropa y le devuelve el color. Coloca 1 taza de vinagre en la bandeja del suavizante de la lavadora. El olor desaparece al secarse.

– Repelente de agua y suciedad para los utensilios de hierro: Limpia regularmente con un paño suave y húmedo para evitar que se deposite. También puedes añadir una cucharadita de vinagre al agua de planchado.

– Desinfectante de inodoros: El vinagre se utiliza para mantener, desinfectar y desodorizar los inodoros. Puedes calentar la solución antes de fregar con fuerza (añade 3 tazas de vinagre a una olla de agua hirviendo). También puedes utilizar el vinagre para hacer tus propios artículos de tocador.

– Limpia las ventanas y los espejos: Pulveriza una solución de 1/3 de vinagre y 2/3 de agua sobre los cristales de las ventanas y los espejos, y luego límpialos con un paño de microfibra.

– Desinfecta el frigorífico: Utiliza vinagre puro en una esponja para eliminar los gérmenes y los olores. Evita utilizar juntas de goma, ya que el vinagre puede corroerlas.

– Limpia y desodoriza el horno microondas: Llena el fondo de un recipiente con una mezcla de 1/2 agua y 1/2 vinagre. Detén el horno después de calentar. Espera unos 20 minutos sin abrir la puerta y luego limpie la suciedad con una fregona húmeda. Para los microondas muy sucios, también puede utilizar un limpiador multiuso.

– Mantenimiento de la alfombra: Para limpiarla y devolverle el color, sumerge la alfombra o moqueta en agua caliente y vinagre. A continuación, frota con un cepillo. Ventilar si es necesario.

– Desatasca y separa: Para desatascar los fregaderos o limpiar manchas profundas, puedes utilizar vinagre y bicarbonato de sodio.

Para un hogar ecológico, utiliza el vinagre blanco


Usa bicarbonato de sodio

Otro producto estrella de la limpieza ecológica, el bicarbonato de sodio es implacable con las manchas, los malos olores y los restos de grasa del horno y la cocina de gas. Natural y biodegradable, este polvo blanco favorito de nuestras abuelas se utiliza en muchas recetas de limpieza doméstica.

Limpiar el horno nunca es divertido… Pero con el bicarbonato de sodio, al menos es respetuoso con el medio ambiente.

Usa bicarbonato de sodio


Se moderado

Comprar un producto para cada elemento a limpiar (horno, ventanas, bañera, etc.) puede ser caro, además de contaminar, abarrotas los armarios y fomentas el desperdicio. ¿La solución para implantar la revolución ecológica en casa? Simplemente, utiliza la menor cantidad de productos posible.


Prohíbe productos de limpieza contaminantes

Dile adiós a los productos domésticos que tienen el efecto de una bomba química en nuestro entorno (y en nuestras casas).

La lejía y otros detergentes con pequeños pictogramas de calaveras, peces muertos y árboles moribundos deberían estar prohibidos. Prefiere productos domésticos ecológicos certificados o, mejor aún, los elaborados con tus propias recetas de limpieza ecológica.

Para tener una casa limpia, elige productos de limpieza ecológicos o caseros: limitarás considerablemente la contaminación interior.


Haz tus propias recetas de limpieza ecológica

La ama de casa ecológica utiliza vinagre blanco, bicarbonato de sodio, jabón de Marsella, jabón negro y unas gotas de aceites esenciales de lavanda, limón y/o eucalipto para limpiar su casa.

Limpiador multiusos, detergente orgánico y/o cera ecológica para muebles: nada se resiste a la limpieza ecológica, excepto quizás la falta de tiempo (y a veces de motivación).


Abre tus ventanas todos los días del año

No descuides el entorno ni el de tu casa. Y por una buena razón, en contra de todas las ideas preconcebidas, el aire de nuestros hogares está entre 5 y 10 veces más contaminado que el aire del exterior. Y sólo hay una solución para limpiar la casa: ventilar todas las habitaciones de la casa durante un buen cuarto de hora (como mínimo) por la mañana y por la noche, en verano y en invierno.

Una buena ventilación diaria mejorará la calidad del aire de tu casa.


Recicla los limones

Aunque nos gusta utilizarlo para acompañar al salmón, a menudo ignoramos que los limones son buenos para el hogar. Desengrasante, desinfectante, desodorante y abrillantador, el limón es también un formidable aliado contra la invasión de hormigas en los meses de verano.

Tantas razones para dejar de tirar las mitades de limón exprimidas.

Los limones son buenos para todo lo que hay en tu plato y en tu casa.


Reutiliza los posos del café

Una vez que te bebas el café de la mañana, los posos del café suelen acabar en la basura. Esto es un error.

Estos residuos orgánicos tienen muchas virtudes para el hogar. Es un desodorante eficaz, elimina los malos olores del frigorífico, mantiene las tuberías y desengrasa las ollas. Oro marrón en el jardín, es también un excelente abono natural para tus plantas.


Olvídate de las toallitas desechables

Las tareas domésticas más desalentadoras se convertirían (casi) en un placer con las toallitas de limpieza. Sin embargo, aunque son prácticas para la limpieza, las toallitas tienen un impacto dramático en el medio ambiente.

Elige la microfibra y la fregona en su lugar. Y si estás realmente enganchado, cambia a una versión lavable o, mejor aún, haz tus propias toallitas de limpieza.


Deberás favorecer a un proveedor de servicios de limpieza ecológico

Si la limpieza, ecológica o no, no es lo suyo, recurre a un proveedor de servicios especializado en la limpieza ecológica a domicilio. Una casa más limpia es un paso más para el planeta.

Si optas por un servicio de limpieza ecológico, estarás doblemente orgulloso de tener la casa limpia.