Un futuro en movimiento sostenible: explorando la importancia de la movilidad ecológica

Movilidad sostenible: ¿Qué es y por qué es importante?

La lucha contra el calentamiento global y el cambio climático son objetivos comunes en varios estados miembros de la UE y han adquirido una importancia creciente en los últimos años.

En este contexto, el tema de la movilidad sostenible es uno de los más discutidos entre las políticas medioambientales locales, nacionales y globales, ya que representan, en términos concretos, el compromiso de hacer la movilidad más sostenible para la protección de nuestro planeta.

En este artículo, profundizaremos en el concepto de movilidad sostenible y entenderemos por qué es tan importante:


¿Qué es la movilidad sostenible?

El término movilidad sostenible se refiere a un sistema de transporte ideal que reduce el impacto medioambiental, social y económico del sector al tiempo que hace que los desplazamientos sean más rápidos y eficientes.

En concreto, la movilidad sostenible pretende reducir o eliminar:

  • La contaminación atmosférica
  • La contaminación acústica
  • La congestión de las carreteras
  • La tasa de accidentes
  • La desfiguración de las zonas urbanas causada por los vehículos de motor
  • El consumo de suelo debido a la construcción de nuevas infraestructuras y edificios
  • Los costes de los desplazamientos para la comunidad y el individuo.

Cuando un estado se fija el objetivo de desarrollar proyectos de movilidad sostenible, se centra tanto en la ecología y el medio ambiente como en la mejora de la calidad de vida de las personas.

¿Qué es la movilidad sostenible?


¿Por qué es importante la movilidad sostenible?

La movilidad sostenible tiene un impacto positivo en la sociedad, la economía y el medio ambiente.

En el plano medioambiental, la movilidad sostenible es un factor esencial para proteger el medio ambiente. De hecho, los medios de transporte figuran entre los principales vectores de contaminación atmosférica.

Sin embargo, centrándose en la movilidad sostenible, se podría contribuir significativamente a reducir la huella de carbono.

El transporte sostenible también aporta beneficios económicos. Si fuéramos andando al trabajo, por ejemplo, o en bicicleta, ahorraríamos en gastos de desplazamiento. Además, en muchas ciudades se ha extendido el concepto de movilidad compartida, que permite reducir los costes de utilizar un coche privado. Además, la mayoría de los vehículos compartidos, como coches, patinetes o bicicletas, suelen funcionar con electricidad, lo que reduce los costes de combustible y protege al mismo tiempo el medio ambiente.

A nivel social, la movilidad sostenible mejora la calidad de vida de las personas, especialmente de las que viven en grandes ciudades. De hecho, todos los medios de transporte sostenibles reducen el tráfico rodado y los índices de siniestralidad.


Formas de movilidad sostenible

Existen diferentes formas de transporte sostenible. Las más extendidas son:

Movilidad peatonal

Caminar es la forma más sencilla de movilidad sostenible. De hecho, caminar no produce contaminación atmosférica, no genera tráfico y no es costoso. Por eso, siempre que sea posible, es aconsejable desplazarse a pie.


Movilidad sobre dos ruedas

La bicicleta es una excelente iniciativa ecológica y sostenible. Si caminar no permite desplazarse en distancias medias, la bicicleta sí.

A escala europea, Bélgica y los Países Bajos siempre han adoptado este tipo de movilidad sostenible, que permite a los trabajadores hacer el trayecto de casa al trabajo sobre dos ruedas. Además, varias ciudades han puesto en marcha el alquiler de bicicletas, que permite circular por la ciudad a quienes no poseen una.

El uso de la bicicleta reduce considerablemente la contaminación atmosférica. De hecho, este medio de transporte no emite gases nocivos, no alimenta el tráfico urbano y es especialmente económico.


Transporte público

La categoría de transporte público incluye trenes, autobuses, tranvías, metros y todos los medios de transporte utilizados para desplazarse a nivel urbano, regional y nacional.

El transporte público es una de las formas sostenibles de movilidad, ya que transporta a más personas y reduce el uso del coche privado. De este modo, se reduce el impacto medioambiental y la congestión urbana.

Transporte publico


Coches eléctricos o híbridos

Los coches eléctricos o híbridos se consideran una alternativa ecológica a la movilidad en coche privado. De hecho, la movilidad eléctrica representa una solución de impacto cero tanto desde el punto de vista medioambiental como acústico.

No sólo los coches totalmente eléctricos, sino también los híbridos demuestran ser soluciones valiosas en la lucha contra la contaminación atmosférica. De hecho, un coche híbrido emite alrededor de un 40% menos de CO2 que uno de combustible.

Además, cada vez es más fácil encontrar estaciones de recarga para coches eléctricos en la ciudad, pero también en las carreteras rurales.


Compartir coche

La movilidad compartida se basa en el concepto de compartir un medio de transporte. Así pues, el car sharing permite al individuo alquilar un coche para viajar de forma autónoma.


Intervenciones a nivel público para implantar la movilidad sostenible

La implantación de la movilidad sostenible requiere que el ciudadano individual decida protegerse a sí mismo, a la sociedad en la que vive y al medio ambiente.

Sin embargo, la administración pública puede apoyar la implantación de la movilidad sostenible mediante intervenciones urbanas, entre las que se incluyen:

Carriles bici: la construcción de carriles bici es una excelente iniciativa para fomentar la movilidad sostenible sobre dos ruedas dentro de los centros urbanos y suburbanos.

Zonas de tráfico restringido: estas zonas activan un bloqueo del tráfico en las áreas centrales de la ciudad. Este bloqueo puede afectar tanto a los vehículos privados como a los más contaminantes. De este modo, sólo el transporte público y los vehículos respetuosos con el medio ambiente pueden circular por las zonas ZTL.

Carriles rápidos: el establecimiento de carriles rápidos es un incentivo para fomentar la movilidad sostenible. De hecho, gracias a estos carriles, el transporte público puede circular más rápido, reduciendo el tráfico urbano y animando a la gente a coger el transporte público.

Bloqueos de tráfico: con esta iniciativa temporal se prohíbe la circulación de vehículos privados. De este modo, se reducen las emisiones de CO2 y se contiene el tráfico en las zonas más concurridas.

Aparcamientos de pago: normalmente delimitados por líneas azules, estos aparcamientos están muy extendidos en los centros urbanos con el objetivo de disuadir a la gente de utilizar su vehículo privado. Así se fomenta el uso del transporte público, los peatones y los vehículos de dos ruedas.

4.9/5 - (42 votos)

Últimos artículos

Allianz Partners España participa en Summit 2024 con el compromiso de impulsar la movilidad sostenible

El sector del automóvil apuesta por soluciones sostenibles que responden a las necesidades de los usuarios, respetan el entorno y reduzcan las emisiones de dióxido de carbono

El sector de la logística y el transporte se reúne en la Patronal para impulsar la igualdad y la sostenibilidad

Empresas, institución pública, patronal y asociación se han unido este jueves en Madrid para impulsar la igualdad entre el hombre y la mujer y la sostenibilidad medioambiental

Repara tu Deuda Abogados cancela 59.000€ en Pontevedra (Galicia) con la Ley de la Segunda Oportunidad

El exonerado, tras un divorcio complejo, tuvo que vivir a base de créditos de consumo hasta que se le hizo insostenible la situación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

tres × dos =