Sembremos conciencia sobre el desarrollo sostenible

Tuvalu, un país que nos avisa sobre su desaparición

Tuvalu, un país que nos avisa sobre su desaparición

Tuvalu, una nación insular del Pacífico, dice que recreará sus tierras y su cultura en la nube, ya que el aumento del nivel del mar amenaza su propia existencia.

En un escalofriante discurso pronunciado en la cumbre sobre el clima COP27 celebrada en Egipto, el ministro de Asuntos Exteriores de Tuvalu, Simon Kofe, advirtió de que su país sólo podría existir en la red si el mundo no actuaba contra el cambio climático.

«A medida que nuestra tierra desaparece, no nos queda más remedio que convertirnos en la primera nación digital del mundo», afirma

Kofe hablaba en un vídeo en el que se le ve de pie en una versión digital del islote de Teafualiku, el más pequeño de Tuvalu y el primero en desaparecer si el nivel del mar sigue subiendo.

«Sin una conciencia global y un compromiso global con nuestro mundo compartido, puede que pronto nos encontremos con que el resto del mundo se une a nosotros en línea mientras sus tierras desaparecen», advirtió Kofe en su llamamiento a la acción.

 

Tuvalu, Un País Que Nos Avisa Sobre Su Desaparición

 

Tuvalu, una nación de nueve islas y 12.000 habitantes, afirma que los niños nacidos hoy en el país sobrevivirán a sus tierras. Calculando que todo el país podría desaparecer en cuestión de décadas, no ve otra salida que la de conectarse a Internet.

«Pieza a pieza, preservaremos nuestro país, proporcionaremos consuelo a nuestra gente y recordaremos a nuestros hijos y a nuestros nietos lo que fue nuestro hogar», declaró el Ministro de Asuntos Exteriores Kofe.

“Los mares que se calientan están comenzando a tragarse nuestras tierras, centímetro a centímetro. Pero la adicción del mundo al petróleo, el gas y el carbón no puede hundir nuestros sueños bajo las olas”, ha recordado el primer ministro de Tuvalu, Kausea Natano, en un comunicado.


 

VIDEO: Hablamos con el ministro de Tuvalu sumergido en el mar: «Hay tecnología para salvar nuestras islas»


Eliminar los combustibles fósiles es su petición ante todos los líderes y responsables de Medio Ambiente de todas las naciones participantes en la Cumbre del Clima que se está celebrando estos días en Sharm el-Sheikh, en Egipto.

Explica que esperaba que la creación de una nación digital permitiera a Tuvalu seguir funcionando como Estado aunque estuviera sumergida y garantizar que el mundo la reconociera como tal, incluidas sus fronteras marítimas y los recursos que alberga.

No es la primera vez que el jefe de la diplomacia de Tuvalu utiliza métodos poco ortodoxos para transmitir la opinión de su país. El año pasado se dirigió a la Cumbre del Clima en un vídeo pregrabado en el que aparecía metido hasta las rodillas en el agua.

Tuvalu dice que el mundo aún puede salvarla y a las naciones como ella, si se une. De momento, no lo ha hecho.

La ONU afirma que todavía «no hay una vía creíble» para evitar que la temperatura media mundial aumente más de 1,5 ºC por encima de los niveles preindustriales, a pesar de las promesas jurídicamente vinculantes de hacerlo por parte de 196 países que firmaron el Acuerdo de París de 2015.


 

¿Dónde está Tuvalu?

Este minúsculo país del Pacífico Sur, a 4.000 km de Hawai, está formado por nueve pequeñas islas rodeadas de aguas cristalinas.

Aquí viven unas 12.000 personas que viven literalmente por encima del nivel del mar, por lo que la subida del nivel del mar amenaza todo su futuro.

Ante el temor de no poder sobrevivir, fueron el primer país en acudir a la ONU «en busca de ayuda«. dijo el Presidente Nathano:

«Nos unimos a 100 Premios Nobel de la Paz y a miles de científicos de todo el mundo para pedir a los líderes mundiales que se adhieran al Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles para gestionar una transición justa que permita abandonar los combustibles fósiles


 


Tuvalu es el segundo país menos poblado del mundo (sólo el Vaticano tiene menos habitantes) y el segundo más llano del mundo (sólo las Maldivas son más bajas.

Tuvalu tiene una superficie de 26 kilómetros cuadrados y consta de cinco atolones y cuatro arrecifes de coral. Es uno de los países polinesios de Oceanía. La capital se llama Funafuti, pero normalmente se considera capital a Vayakoo, en la isla de Fontafale, ya que allí se encuentra el edificio del Parlamento.


 


Se puede llegar a Tuvalu en barco o en avión, pero sólo hay una compañía aérea, Fiji Airways, y sólo vuela dos veces por semana desde Suva, la capital de Fiji. Pero ahora ha surgido otro problema. Como no hay combustible en la isla, los vuelos no están garantizados y la compañía decide caso por caso si vuela o no para transportar a todos los pasajeros y su equipaje. La empresa ha pedido a las autoridades locales que tomen medidas al respecto.


 

Datos interesantes sobre Tuvalu

Tuvalu es un país insular situado en el Pacífico Sur. Es uno de los países más pequeños del mundo en términos de población y superficie. La isla principal es Funafuti y el idioma oficial es el inglés. La isla es conocida por su belleza natural y por sus lagunas cristalinas.

El clima en Tuvalu es tropical y cálido, con una temperatura media anual de alrededor de 28 grados Celsius. Las lluvias son frecuentes y la isla está expuesta a ciclones tropicales y oleaje peligroso. La economía de Tuvalu se basa en la pesca y la agricultura de subsistencia, así como en los ingresos generados por la venta de derechos de uso de su código de país en internet y por la emisión de sellos postales.

La isla es un destino turístico popular debido a su belleza natural y a su cultura tradicional. Las actividades turísticas incluyen la pesca, la natación en lagunas cristalinas y el buceo en arrecifes de coral. Tuvalu también es conocida por su música y danza tradicional, así como por su artesanía y tejidos hechos a mano.

La isla enfrenta desafíos significativos, como la elevación del nivel del mar y la erosión costera, que han provocado la pérdida de tierras y han afectado la vida y la seguridad de sus habitantes. Además, la isla tiene un acceso limitado a servicios básicos como la salud y la educación, y la economía es vulnerable a factores externos como la fluctuación de los precios del pescado.

Tuvalu es un archipiélago de nueve islas situado en el Océano Pacífico, aproximadamente a 2.000 kilómetros al este de Australia. Es uno de los países más pequeños del mundo, con una superficie total de apenas 26 km² y una población de alrededor de 11.500 personas.

El idioma oficial de Tuvalu es el inglés, aunque la mayoría de la población habla también un idioma local llamado Tuvaluano. La religión predominante en Tuvalu es el cristianismo, con una fuerte presencia de la iglesia luterana.

La economía de Tuvalu se basa principalmente en la pesca y la agricultura de subsistencia, aunque también recibe ingresos importantes del turismo y de la renta de su código de dominio en Internet, «.tv».

El clima de Tuvalu es tropical y caluroso, con temperaturas que oscilan entre los 26 y 32 grados Celsius durante todo el año. La isla sufre frecuentes ciclones y marejadas, lo que ha llevado a una preocupación creciente por el cambio climático y su impacto en la isla.

A pesar de su tamaño reducido, Tuvalu tiene una rica historia y cultura. Las islas fueron habitadas por polinesios desde hace miles de años, y recibieron su primer contacto con europeos en el siglo XVII. En 1892, Tuvalu fue cedido a Gran Bretaña como parte de las Islas Gilbert y Ellice, y en 1978 se convirtió en un país independiente dentro del Commonwealth.

Actualmente, Tuvalu enfrenta desafíos importantes, como el aumento del nivel del mar y la escasez de recursos naturales. Sin embargo, su gente es fuerte y resiliente, y ha mantenido su identidad cultural y su espíritu comunitario a pesar de estos desafíos.

4.9/5 - (30 votos)
intelligence survival

Intelligence Survival tiene la misión de ser una guía y una prescripción para las personas sensibles y conscientes que buscan información precisa , rigurosa, objetiva y de calidad, sobre los principales temas que se impondrán en el futuro próximo de nuestro planeta a nivel medioambiental.

Unidos por un bien común - Intelligence Survival