Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

Subvenciones perjudiciales ¿Por qué el mundo sigue financiando la destrucción de la naturaleza?

Subsidios nocivos: ¿por qué el mundo sigue financiando la destrucción de la naturaleza?

Un trabajador de una plantación recoge frutos de aceite de palma en la provincia de Riau, en la isla de Sumatra (Indonesia). La provincia ha perdido más del 60% de sus bosques.

Las ayudas financiadas por el gobierno en sectores como la agricultura, los combustibles fósiles y el agua están incentivando la aniquilación del mundo natural. Pero reformar el sistema es políticamente complicado

El mundo gasta 1,8 billones de dólares al año en subvenciones que perjudican al medio ambiente, según un estudio

A mediados de siglo, nuestro planeta necesitará alimentar a casi 10.000 millones de personas, según la ONU. Para conseguirlo de forma sostenible y limitar el calentamiento global a 1,5ºC, el mundo debe reforestar a gran escala, dicen los científicos, al tiempo que aumenta la producción de alimentos sin convertir más selvas y humedales en tierras de cultivo.

Se trata de un desafío insoluble. Dado que en el último siglo ya se han perdido vastas zonas de bosques, praderas y sabanas a causa de la expansión de las fronteras agrícolas y la extracción de recursos, la competencia por el espacio, apodada por el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) como «el estrujamiento de la tierra», ejercerá una presión sin precedentes sobre los límites planetarios de la Tierra.

Los incentivos gubernamentales desempeñarán un papel importante a la hora de conciliar las demandas que compiten por los recursos de nuestro planeta.

Pero una nueva investigación revela que cada año se destinan al menos 1,8 billones de dólares, 1,14 billones de euros, en subvenciones perjudiciales para el medio ambiente, que financian la aniquilación de la vida silvestre y el calentamiento global mediante el apoyo a la ganadería, el uso de pesticidas, la sobreproducción de cultivos y la extracción de combustibles fósiles.

«En una situación en la que, como civilización, estamos muriendo por el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, no deberíamos gastar dinero en empeorar la situación»

Afirma Ariel Brunner, responsable de políticas de BirdLife Europa y Asia Central.

«Las mayores amenazas a nuestra capacidad de alimentarnos son el cambio climático y el colapso medioambiental. Tenemos suficiente comida. Los únicos escenarios en los que no tendríamos suficiente están relacionados con el agotamiento del agua, la erosión del suelo y el colapso de los ecosistemas».

El informe, elaborado por destacados expertos en subvenciones para el Equipo B y Business for Nature, estimó que, cada año, hay al menos 640.000 millones de dólares de apoyo financiero perjudicial para el medio ambiente para la industria de los combustibles fósiles, 520.000 millones para la agricultura y 350.000 millones para el uso insostenible del agua dulce.

Los ejemplos van desde las subvenciones a la producción de soja en el Amazonas y a las plantaciones de aceite de palma en el sudeste asiático hasta los precios artificialmente bajos de la energía para el bombeo de aguas subterráneas en Irán y la mala gestión del agua en California.

A pesar de que el proyecto de acuerdo sobre biodiversidad de la ONU incluye un objetivo de reorientación de las subvenciones, su reutilización no será fácil.

El Equipo B sostiene que el objetivo de la ONU debe reforzarse para erradicar todas las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente, no sólo los 500.000 millones de dólares redactados por el momento, y que las empresas deben revelar las ayudas y subvenciones que reciben mediante la divulgación de información medioambiental.

Pero también existe un riesgo político. Los gobiernos nunca han cumplido el objetivo de la ONU de frenar la destrucción de la naturaleza, y la falta de actuación en materia de subvenciones ha sido uno de los principales fracasos de los objetivos de la década pasada.

Las recientes protestas en Francia, Kazajstán y Nigeria por la amenaza de perder las subvenciones son una advertencia para los dirigentes sobre cómo puede salir mal la reforma de las subvenciones.

Costa Rica es un ejemplo destacado de cómo las ayudas públicas pueden lograr el equilibrio entre la naturaleza y la agricultura.

El programa de pagos por servicios ecosistémicos del país, que ganó el premio inaugural Earthshot el año pasado, ayudó a detener y revertir lo que había sido una de las tasas de deforestación más altas del mundo en las décadas de 1970 y 1980, manteniendo al mismo tiempo la producción de plátanos, piña, café y otros cultivos.

Chile, Ghana, Colombia, Guatemala, México y Perú cuentan con sistemas similares en los que se paga a los propietarios por los servicios medioambientales, aunque a menor escala, lo que ayuda a combatir la pobreza rural y la crisis climática.

Un cartel electoral que se opone a la propuesta de prohibir las subvenciones a los pesticidas y antibióticos en la agricultura suiza.

El mundo gasta 1,8 billones de dólares al año en subvenciones que perjudican al medio ambiente, según un estudio

«Tenemos que restaurar los ecosistemas para poder alimentar a más personas, no sólo por la biodiversidad»

Afirma Helen Ding, economista medioambiental del WRI, que dirigió una investigación sobre la reutilización de las subvenciones agrícolas en agosto del año pasado.

La investigación sostenía que la reorientación de las subvenciones para apoyar la agrosilvicultura y la agricultura con bajas emisiones de carbono, especialmente entre los pequeños agricultores, que producen una gran proporción del suministro mundial de alimentos, podría mejorar la calidad del suelo y la salud ecológica de la tierra sin afectar a los resultados.

«Los agricultores necesitan recibir subvenciones, especialmente después de la pandemia de Covid. Las comunidades rurales tienen que recuperarse del golpe económico. Pero sabemos que hay subsidios que son ineficientes y están impulsando la deforestación», dice Ding.

Aunque la expansión del uso de fertilizantes y pesticidas en la posguerra, junto con el apoyo tecnológico, sacó a millones de personas de la pobreza, algunos planes bien intencionados no están logrando sus objetivos, según el informe del WRI.

En Malawi, el gobierno gastó cerca del 60% de su presupuesto agrícola anual en subvenciones a insumos agrícolas como los fertilizantes tras la inestabilidad alimentaria de principios de la década de 2000.

Con el tiempo, el aumento inicial del rendimiento del maíz se redujo, al tiempo que se dañaba el suelo.

El informe de Ding sostiene que estos planes podrían modificarse para beneficiar tanto a los agricultores como al medio ambiente.

En cualquier caso, es probable que los 1,8 billones de dólares calculados en la nueva investigación sean una gran subestimación de la verdadera magnitud de las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente, afirman los autores del informe, Doug Koplow y Ronald Steenblik.

Un año después de que el profesor Partha Dasgupta, economista de Cambridge, denunciara el fracaso de la economía a la hora de tener en cuenta el rápido agotamiento del mundo natural frente a Cop26, hay pocos indicios de que el llamado «capital natural» se haya generalizado.

La sexta extinción masiva de la vida en la Tierra, impulsada por el hombre, sigue siendo subvencionada con dinero público.

«Encontramos al menos 1,8tn de dólares al año en subvenciones. Lo que me resultó igualmente sorprendente es la cantidad que no pudimos averiguar. No había estimaciones sobre las extracciones directas de agua por parte de la industria y la agricultura, a pesar de que se trata de un uso masivo de agua dulce en todo el mundo»

Afirma Koplow, fundador de la organización Earth Track, que vigila las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente.

«Mi esperanza es que este informe reinicie una conversación crítica».

4.7/5 - (44 votos)
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030