¿Se puede salvar el clima extrayendo CO2 del aire?

Cómo capturar de nuevo el CO2 del aire

La tecnología de Captura Directa del Aire (DAC)

Nunca antes se había producido tanto dióxido de carbono como en 2022. El año pasado se emitieron 36,6 gigatoneladas (una gigatonelada equivale a mil millones de toneladas) de CO2.

Pero aunque dejáramos de utilizar combustibles fósiles de la noche a la mañana, la crisis climática seguiría avanzando. Esto se debe a que el CO2 tarda varias décadas en eliminarse del aire; incluso después de 1.000 años, entre el 15% y el 40% del dióxido de carbono emitido hoy sigue en la atmósfera.

Una solución sería capturar de nuevo el CO2 del aire. Para ello se puede utilizar la tecnología de Captura Directa del Aire (DAC).


Buscando la tecnología apropiada para capturar CO2

Buscando la tecnología apropiada para capturar CO2

El informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) presentado el 4 de abril también incluye medidas para capturar el CO2 de la atmósfera.

Los escenarios evaluados por los investigadores en el informe muestran que, para alcanzar el objetivo de 1,5 grados, las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero deben alcanzar su punto máximo a más tardar en 2025.

Para 2030, las emisiones deben reducirse en un 43%, mientras que las de metano deben reducirse en aproximadamente un tercio.

Sin embargo, actualmente es «casi inevitable» que se supere este umbral de temperatura.

Superar este umbral, aunque sea temporalmente, tendrá graves consecuencias, algunas de ellas irreversibles. Pero al menos el umbral de temperatura podría volver a superarse a finales de siglo, mediante emisiones negativas adecuadas.

«La captura de CO2 es esencial para llegar a ser CO2 neutral en 2100», anunció en la rueda de prensa Diana Ürge-Vorsatz, copresidenta del Grupo de Trabajo III. Esto requiere la captura natural de CO2 por los árboles, por ejemplo, pero también tecnologías apropiadas.

Aunque el uso actual de estas tecnologías es aún muy limitado, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático estima que el potencial de la captura de CO2 es de medio a alto.


AIE: la captura y el almacenamiento de carbono serán necesarios

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), las tecnologías de captura de carbono serán necesarias para cumplir el objetivo de 1,5 grados del acuerdo climático de París.

Pero por el momento, estas tecnologías se encuentran principalmente en fase de demostración y, en consecuencia, siguen siendo caras.

Mientras tanto, algunos participantes en el mercado están invirtiendo en estas tecnologías, incluidas las empresas de energía fósil. OMV, por ejemplo, anunció a mediados de marzo que invertiría 5.000 millones de euros en energía geotérmica y CAC.

Para capturar el CO2 pueden utilizarse dos tecnologías, ya sea:

  • Mediante sistemas de filtrado directamente en las centrales emisoras de CO2
  • O simplemente a partir del aire ambiente.

Especialmente esta última, la Captura Directa del Aire (CDA), es controvertida entre los expertos. Cuanto mayor sea la proporción de CO2 en el aire, más fácil será filtrarlo. Sin embargo, la concentración en el aire ambiente es tan baja que el coste de filtrarlo se dispara.

Así, las estimaciones de costes oscilan actualmente entre 100 y 2.000 dólares por tonelada de dióxido de carbono filtrado. También existe la posibilidad de utilizar bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS).

Esto implica primero quemar material vegetal, generando así bioenergía, y luego capturar y almacenar el CO2 que se escapa a través del proceso de combustión.

El IPCC estima en 30.000 a 780 y en 0.000 a 310.000 millones de toneladas, respectivamente, el potencial del uso de tecnologías de eliminación de dióxido de carbono (DAC) para alcanzar o recuperar el límite de 1,5 grados en 2100 mediante BECCS y DAC con almacenamiento posterior (DACCS).


Centrales DAC

Las centrales DAC siguen siendo caras e ineficaces

Las dos empresas de nueva creación Carbfix y Climeworks han lanzado en Islandia el mayor proyecto de este tipo hasta la fecha.

La planta «Orca» está diseñada para aspirar 4.000 toneladas de CO2 del aire cada año, que luego se inyectan en el subsuelo para ser mineralizadas.

Según Carbfix, se trata de un récord para una planta de «captura directa del aire». Su construcción ha costado entre 10 y 15 millones de dólares, según un informe de Bloomberg.

La empresa británica Storegga y la canadiense Carbon Engineering están llevando a cabo un plan similar en el noreste de Escocia.

Su instalación de «captura directa del aire» debería capturar hasta un millón de toneladas de CO2 de la atmósfera al año. Hasta ahora, sin embargo, se ha quedado en un mero anuncio.

La ubicación exacta de la planta se anunciará este año, y se espera que esté terminada en 2026.


El dióxido de carbono como material valioso

Pero, ¿Qué hacer con el CO2 capturado del aire?

También en este caso hay dos opciones: almacenarlo o reciclarlo.

El CO2 puro es un material valioso que se utiliza ampliamente en la industria. Por ejemplo, el CO2 se utiliza como ácido carbónico en las bebidas, pero también como conservante en la industria cárnica.

Además, hay varias empresas emergentes que utilizan el CO2 de otras formas. La empresa austriaca Arkeon Technologies, por ejemplo, alimenta con CO2 a bacterias que segregan proteínas. Estas proteínas se procesarán posteriormente en diversos productos alimenticios.

La aviación también tiene sus ojos puestos en las prácticas de CAC. De momento, se está investigando el CO2 como materia prima para combustibles ecológicos y sintéticos, pero el rendimiento es aún limitado.

El sueño del «vuelo ecológico» es teóricamente posible, pero en la práctica aún no se puede producir combustible a partir de dióxido de carbono en cantidades industriales suficientemente relevantes.


Dónde poner el CO2

¿Dónde poner el CO2?

También hay varias iniciativas para almacenar CO2. La más prometedora parece ser el almacenamiento en roca.

El CO2 reacciona con diversos tipos de roca -como el basalto o la caliza- y queda así ligado de forma permanente. Según su propia información, la start-up islandesa Carbfix ya ha sido capaz de convertir toneladas de CO2 en piedra.

La start-up Heirloom Carbon sigue un planteamiento similar. Su objetivo es eliminar mil millones de toneladas de CO2 de la atmósfera para 2035.

En Europa, el Gobierno danés también financia el proyecto de CAC «Greensand», cuyo objetivo es almacenar CO2 en el Mar del Norte danés. A los daneses les supone el equivalente a 26 millones de euros almacenar CO2 en un yacimiento petrolífero a unos dos kilómetros de profundidad.

A partir de 2025 podrían almacenarse un millón de toneladas de CO2 al año, y para 2030 el potencial de almacenamiento debería aumentar a entre cuatro y ocho millones de toneladas de CO2.

Los investigadores advierten, sin embargo, de que esto supondría graves riesgos para la vida marina si el dióxido de carbono se escapara.

Otro país en Europa, Alemania también le preocupa que las fugas de CO2 en las instalaciones subterráneas de almacenamiento final supongan riesgos para el suelo y las aguas subterráneas.

Las instalaciones sobre el suelo necesarias para el transporte y el almacenamiento pueden tener un impacto negativo en la flora, la fauna, el paisaje y la biodiversidad. Por ello, el Gobierno promulgó en 2012 una ley de «exclusión voluntaria», que da a los propios Estados la opción de permitir o prohibir el almacenamiento de CO2.

Hasta ahora, el almacenamiento de CO2 está prohibido de facto en todos los estados federales de Alemania.


Proyectos DAC

Los proyectos de CAC necesitan electricidad verde

Lo que todos los proyectos de CAC o CAD tienen en común: Sólo se encuentran en la fase de puesta en marcha o de ampliación.

Además, hasta ahora los proyectos sólo han anunciado objetivos para la captura de unos pocos millones de toneladas de CO2 en los próximos años.

Sin embargo, sólo en 2022 se emitieron más de 36.000 millones de toneladas de CO2. Por tanto, los proyectos son (hasta ahora) sólo una gota en el océano y no sustituyen a ninguna reducción de los gases de efecto invernadero emitidos.

Igualmente problemática es la eficiencia de las centrales, que siguen consumiendo mucha energía.

Si la electricidad que necesitan no procede también de fuentes de energía verdes, las plantas de captura y almacenamiento de carbono o de captura directa en el aire son prácticamente inútiles.

El ciclo cerrado del carbono forestal en la atmósfera

Pero espera: ¿no existe ya una tecnología DAC barata y natural que puede funcionar completamente sin electricidad y absorber y almacenar CO2 directamente del aire durante varias décadas o siglos?

Se trata de los árboles. Muchos proyectos de reforestación apuestan por el árbol como depósito de CO2. Por término medio, un árbol puede absorber unos 10 kilos de CO2 al año, más cuando es más viejo.

Así que no sirve de nada talar árboles viejos y plantar nuevos en su lugar para mantener la neutralidad climática.

Además, un árbol tiene que estar en pie durante mucho tiempo para servir realmente de depósito de CO2.

Un haya necesita unos 80 años para absorber una tonelada de CO2. Si luego se tala, muere o es víctima de un incendio forestal, el CO2 también vuelve a escapar…


Los sumideros naturales de CO2

Páramos y bosques: Los sumideros naturales de CO2

Sin embargo, también se invierte en la «protección natural del clima». Las llanuras aluviales, los páramos, los océanos y los bosques son sumideros naturales de CO2 que pueden almacenar toneladas de carbono si el ecosistema goza de la salud adecuada.

Los suelos de las turberas fijan más de 500 toneladas de carbono por hectárea. La Re humidificación ayudaría a almacenar aún más CO2.

Sin embargo, el mejor CO2 es el que no se emite en primer lugar y, por tanto, no necesita ser capturado.

Llamar a la tecnología de «captura y almacenamiento de carbono» una salvación para el clima sería un error. En primer lugar, la humanidad debe empezar a reducir significativamente su huella de carbono.

La tecnología mantiene la falsa esperanza de que los combustibles fósiles pueden seguir quemándose y que el CO2 simplemente se filtrará del aire más tarde. No obstante, probablemente sea importante seguir investigándola.

Dentro de unas décadas, la CAC y la DAC pueden convertirse en una herramienta entre muchas otras para controlar la crisis climática.

4.9/5 - (53 votos)

Últimos artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

diez + diecisiete =