Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

¿Podría el Sahara volver a ser verde?

Sahara verde

En algún momento entre 11.000 y 5.000 años atrás, tras el fin de la última era glacial, el desierto del Sahara se transformó.

La vegetación verde creció sobre las dunas arenosas y el aumento de las lluvias convirtió las cavernas áridas en lagos.

Unos 3,5 millones de millas cuadradas (9 millones de kilómetros cuadrados) del norte de África se volvieron verdes, atrayendo a animales como hipopótamos, antílopes, elefantes y uros (ancestros salvajes del ganado doméstico), que se alimentaban de sus prósperas hierbas y arbustos. Este exuberante paraíso hace tiempo que desapareció, pero ¿podría volver algún día?


 

El Sáhara verde

En resumen, la respuesta es sí. El Sáhara Verde, también conocido como Período Húmedo Africano, fue causado por el cambio constante de la rotación orbital de la Tierra alrededor de su eje, un patrón que se repite cada 23.000 años, según Kathleen Johnson, profesora asociada de sistemas terrestres de la Universidad de California Irvine.

Sin embargo, debido a un comodín -las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre que han provocado un cambio climático galopante- no está claro cuándo el Sáhara, actualmente el mayor desierto caliente del mundo, volverá a reverdecer.

El cambio de color del Sáhara se produjo porque la inclinación de la Tierra cambió. Hace unos 8.000 años, la inclinación comenzó a moverse desde unos 24,1 grados hasta los 23,5 grados actuales, según informan en Space.com.

 

El desierto del Sahara se ve aquí, en el norte de África.

 

Esa variación de la inclinación supuso una gran diferencia; ahora mismo, el hemisferio norte está más cerca del sol durante los meses de invierno. (Esto puede sonar contradictorio, pero debido a la inclinación actual, el Hemisferio Norte está inclinado en dirección contraria al sol durante la temporada de invierno). Sin embargo, durante el Sahara Verde, el hemisferio norte estaba más cerca del sol durante el verano.

Esto provocó un aumento de la radiación solar (en otras palabras, del calor) en el hemisferio norte de la Tierra durante los meses de verano. El aumento de la radiación solar amplificó el monzón africano, un cambio de viento estacional sobre la región causado por las diferencias de temperatura entre la tierra y el océano.

El aumento del calor sobre el Sáhara creó un sistema de bajas presiones que introdujo la humedad del océano Atlántico en el árido desierto. (Normalmente, el viento sopla desde la tierra seca hacia el Atlántico, esparciendo el polvo que fertiliza la selva amazónica y construye playas en el Caribe.

Este aumento de la humedad transformó el Sahara, antes arenoso, en una estepa cubierta de hierbas y arbustos, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). A medida que los animales prosperaron, los humanos también lo hicieron, domesticando finalmente búfalos y cabras e incluso creando un primer sistema de arte simbólico en la región.


La Tierra se tambalea

¿Pero por qué cambió la inclinación de la Tierra en primer lugar? Para entender este cambio monumental, los científicos han mirado a los vecinos de la Tierra en el sistema solar.

 

 

«La rotación axial de la Tierra se ve perturbada por las interacciones gravitacionales con la Luna y los planetas más masivos, que en conjunto inducen cambios periódicos en la órbita de la Tierra»

Escribió en Peter de Menocal, director del Centro para el Clima y la Vida del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Uno de esos cambios es el «bamboleo» del eje de la Tierra, escribió.

Ese bamboleo es lo que sitúa al hemisferio norte más cerca del sol en verano -lo que los investigadores llaman un máximo de insolación de verano en el hemisferio norte- cada 23.000 años. Basándose en una investigación publicada por primera vez en la revista Science en 1981, los estudiosos estiman que el Hemisferio Norte tuvo un aumento del 7% de la radiación solar durante el Sahara Verde en comparación con la actualidad. Este aumento podría haber incrementado las precipitaciones monzónicas africanas entre un 17% y un 50%, según un estudio de 1997.

Lo que resulta interesante para los climatólogos sobre el Sáhara Verde es lo abrupto de su aparición y desaparición. El fin del Sáhara Verde sólo duró 200 años, dijo Johnson. El cambio en la radiación solar fue gradual, pero el paisaje cambió repentinamente.

«Es un ejemplo de cambio climático abrupto a una escala que los seres humanos notarían», aclara.

«Los registros de los sedimentos oceánicos muestran que el Sahara Verde ocurre repetidamente», dijo Johnson.

Se prevé que el próximo máximo de insolación estival en el hemisferio norte -cuando el Sáhara Verde podría reaparecer- se produzca de nuevo dentro de unos 10.000 años, en el año 12.000 o 13.000 después de Cristo.

Pero lo que los científicos no pueden predecir es cómo afectarán los gases de efecto invernadero a este ciclo climático natural.

La investigación paleoclimática «proporciona pruebas inequívocas de que lo que están haciendo los humanos no tiene precedentes», explica Johnson.

Incluso si los humanos dejaran de emitir gases de efecto invernadero hoy, estos gases seguirían siendo elevados en el año 12.000.

«El cambio climático se superpondrá a los ciclos climáticos naturales de la Tierra», explica finalmente.

5/5 - (23 votos)
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030