Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

Los jardines verticales y el control de la contaminación

Los jardines verticales y el control de la contaminación

¿Cómo funciona el jardín vertical como eliminador de la contaminación?

En este artículo se trata de resolver algunas preguntas habituales que surgen sobre los jardines verticales, a continuación las respuesta en este artículo.


¿Cómo funciona el jardín vertical purificador de aire?

Los jardines verticales son un ecosistema que garantiza la purificación del aire y la biodiversidad en la ciudad. Tiene muchas ventajas ecológicas y sociales, actualmente, su implementación es cada vez más fácil.

Los jardines verticales absorben el aire impuro

Los expertos en ecología han utilizado el mecanismo de la fotosíntesis para crear un jardín vertical que purifique el aire. Durante la fotosíntesis, las plantas absorben contaminantes comunes como el benceno, el formaldehído y el amoníaco.

Po otro lado, las hojas de las plantas sintetizan materia orgánica (carbono) a partir del agua extraída del musgo de las raíces y de las moléculas contaminantes captadas del aire. Esto significa que convierten el carbono contenido en estos contaminantes en productos orgánicos que permiten el funcionamiento de los tejidos vegetales.

¿Cómo funciona el jardín vertical purificador de aire?


Los jardines verticales emiten oxígeno puro

Una vez que la planta ha recuperado las moléculas contaminantes y ha absorbido el carbono (C), libera oxígeno a la atmósfera.

Recuerda que cuanta más agua consume una planta, más oxígeno puro liberará.


¿Cómo crear tu propio jardín vertical?

Para crear un jardín vertical, tienes una amplia selección de plantas descontaminantes que pueden formar parte de tu jardín. Entre tantas especies, las más utilizadas son:

  • Flor de la luna (spathiphyllum): Absorbe acetona, amoníaco, formaldehído, benceno y tricloroetileno.
  • Chlorophytum comosum (planta araña): Absorbe monóxido de carbono, formaldehído y xileno.
  • La hiedra (hedera helix): Absorbe el xileno y el formaldehído.
  • Helecho: Absorbe el formaldehído, el xileno, mejora el nivel de humedad del aire circundante.
  • Philodendron scandens (aráceas): Absorbe el tricloroetileno y el formaldehído, es eficaz para reducir el ruido ambiental.
  • Dracaena: Es un recolector de benceno del humo.
  • Anturio: Reduce eficazmente el amoníaco.

¿Cómo crear tu propio jardín vertical?


¿Cuáles son las ventajas de los jardines verticales?

En nuestra sociedad cada vez más urbana, el reverdecimiento de los muros proporciona un verdadero espacio verde o jardín ecológico y auténtico.

La plantación de diversas plantas y vegetación en posición vertical a lo largo de una pared o una fachada crea un lugar agradable y propicio para el bienestar.

Un jardín vertical aporta una gran cantidad de naturaleza a tu espacio vital o de trabajo. Más allá del entramado botánico, los jardines verticales son también una solución para ahorrar energía, crear un diseño natural y original para tus espacios.

  • Estética: Este toque verde es innegablemente agradable a la vista. También puedes ocultar una pared antiestética. Al aprovechar al máximo el espacio de un pequeño jardín o patio, también se acentúa el aspecto verde del lugar.
  • Anticontaminación: Los jardines verticales ayudan a filtrar las partículas finas. Reducen el nivel de CO2 y COV (compuestos orgánicos volátiles) al capturarlos a través de las hojas. De este modo, se reducen en gran medida los gases liberados por el tráfico (en el exterior), los disolventes y los materiales sintéticos (en el interior).
  • Aislamiento: El aislamiento acústico y térmico de un jardín vertical es eficaz porque hay una capa de aire entre la estructura metálica y la pared del edificio. Las paredes verdes protegen del frío y del ruido.
  • Evolutivo: El jardín vertical ofrece la posibilidad de ver la evolución de los brotes, la floración, o de añadir especies a tu gusto, ya sea en el exterior, en un salón, o en un baño.
  • Relajante: El jardín vertical exterior permite escuchar el sonido del viento en las hojas, el canto de los pájaros y ver el revoloteo de las mariposas.
  • Sostenible: Los jardines verticales aumentan la vida útil de las fachadas y su resistencia al fuego. También reducen la cantidad de escorrentía de agua.
  • Ahorro de energía: Los jardines verticales reducen la factura energética gracias a sus cualidades aislantes.

El jardín vertical puede adaptarse a todas las estructuras. Los principales sistemas pueden dividirse en dos tipos de cultivo:

1.- La fórmula clásica utiliza un sustrato natural vivo como la turba, la tierra para macetas o el compost. Este tipo de cultivo se utiliza a menudo para un jardín vertical exterior.

Para un jardín vertical de exterior destinado a crecer, es preferible elige plantas trepadoras, hiedras y todas las especies perennes.

2.- Para un muro de plantas de interior, la hidroponía utiliza un sustrato inerte como la fibra de coco, bolas de arcilla o lana de roca.

En el caso de un jardín vertical para el interior, las plantaciones de tipo césped y musgo serán perfectas para evitar que invadan el espacio demasiado rápido y para que sean fáciles de mantener.

Dependiendo de si quieres un jardín vertical evolutivo o uno fácil de estabilizar, la vegetación a integrar será diferente.

La elección de las plantas para un jardín vertical es esencial para que se adapten al entorno en el que se coloca. Las condiciones de riego, el sistema de riego, la presencia de contenedores o la posible retención de agua son criterios que influyen en el desarrollo de las plantas.

Las virtudes de la vegetación ya no se cuestionan y la instalación de jardines verticales en nuestros entornos cada vez más urbanos, donde reina el hormigón, contribuye a mejorar la calidad del aire.

El uso de superficies verticales para la vegetación garantiza la reducción del nivel de sustancias tóxicas presentes en el aire gracias a la depuración de las plantas y a la producción de oxígeno mediante la fotosíntesis, como hemos mencionado. Además, una zona plantada, sea cual sea, contribuye al desarrollo y la conservación de una biodiversidad cada vez más escasa en nuestra ciudad.

Los principios de evaporación, difusión de la sombra y penetración de los rayos solares permiten regular los intercambios térmicos. esto permite utilizar menos los sistemas de calefacción en invierno y de aire acondicionado en verano. Esto es bueno para el planeta, así como un ahorro real en el consumo de energía.

El jardín vertical tiene beneficios ambientales como:

  • Disminuye la temperatura del entorno: Los jardines verticales absorben el 50% de la luz solar, lo que crea un clima más fresco.
  • Aislamiento acústico: El jardín vertical puede reducir el ruido ambiental hasta un 41%, tanto en el interior como en el exterior.
  • Biodiversidad: Ayuda a mejorar el entorno vital de insectos, pájaros y mariposas.
  • Un efecto térmico: Instalado en el interior, el jardín vertical libera vapor de agua, que refresca el aire.
  • Los jardines verticales sirven como decoración tanto en el interior de una vivienda como para el exterior.

Por último, el poder de las plantas para absorber el ruido contribuye en gran medida a reducir la contaminación acústica en una habitación o en una terraza.

4.6/5 - (21 votos)
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030