Sembremos conciencia sobre el desarrollo sostenible

Las Metas de Aichi

Las Metas de Aichi

Definición: Las Metas de Aichi

 

En 2010, los cerca de 190 países miembros del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de la ONU adoptaron 20 medidas, las Metas de Aichi, para frenar la erosión de la biodiversidad. Más de diez años después, hay que decir que han fracasado.

«Vivir en armonía con la naturaleza»

Este plan es un marco de acción decenal para todos los países y partes interesadas comprometidos con la conservación de la biodiversidad y el aumento de sus beneficios para las personas.

Reconociendo la urgente necesidad de actuar, la Asamblea General de las Naciones Unidas también declaró el periodo 2011 – 2020 Decenio de las Naciones Unidas para la Diversidad Biológica.

El Plan Estratégico incluye una visión compartida, una misión, objetivos estratégicos y 20 metas ambiciosas pero alcanzables denominadas «Metas de Aichi».

El Plan Estratégico sirve de marco flexible para fijar objetivos nacionales y regionales y promueve la aplicación coherente y eficaz de los tres objetivos del Convenio sobre la Diversidad Biológica

La visión metas de Aichi

«Para 2050, la diversidad biológica se valora, se conserva, se restaura y se utiliza de forma inteligente, sosteniendo los servicios de los ecosistemas, manteniendo un planeta sano y proporcionando beneficios esenciales para todas las personas»

La misión de las metas de Aichi

«Adoptar medidas eficaces y urgentes para detener la pérdida de diversidad biológica, a fin de garantizar que para 2020 los ecosistemas sean resilientes y sigan prestando servicios esenciales, manteniendo así la diversidad de la vida en la Tierra y contribuyendo al bienestar humano y a la erradicación de la pobreza».

Para garantizarlo, se reducen las presiones sobre la diversidad biológica, se restauran los ecosistemas, se utilizan de forma sostenible los recursos biológicos y se comparten de forma justa y equitativa los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos; se proporcionan recursos financieros adecuados, se crean capacidades, se integran las consideraciones sobre la biodiversidad y el valor de la biodiversidad, se aplican eficazmente las políticas apropiadas y los procesos de toma de decisiones se basan en conocimientos científicos sólidos y en el principio de precaución.

Como parte del plan 2010-2020, los miembros del CDB también se comprometieron a revisar sus estrategias y planes de acción nacionales sobre biodiversidad (EPANB).

El objetivo era «detener la pérdida de diversidad biológica, con vistas a garantizar que para 2020 los ecosistemas sean resilientes y sigan prestando servicios esenciales (…) que contribuyan al bienestar humano y a la erradicación de la pobreza».

Las Metas de Aichi abordaban cinco objetivos estratégicos principales:

  1. Gestionar las causas subyacentes de la pérdida de biodiversidad
  2. Reducir las presiones directas
  3. Mejorar el estado de la biodiversidad
  4. Aumentar los beneficios de la biodiversidad
  5. Reforzar la aplicación de la conservación de la naturaleza

Las Metas de Aichi


Se está negociando un nuevo plan estratégico para el periodo 2020-2030

Algunos progresos de Las Metas de Aichi

El informe Perspectiva Mundial sobre la Biodiversidad 5 señala algunos avances en seis objetivos:

  • Identificar y combatir las especies exóticas invasoras
  • Ampliar las zonas protegidas al menos al 17% de las zonas terrestres y de aguas interiores y al 10% de las zonas marinas y costeras
  • Aplicar el Protocolo de Nagoya sobre la participación equitativa en los beneficios derivados de la utilización de los recursos naturales en todo el planeta
  • Mejorar el conocimiento de la biodiversidad
  • Aumentar los recursos financieros.

Sin embargo, estos objetivos no se han cumplido del todo: «no hay pruebas de que el número de nuevas introducciones de especies invasoras haya disminuido» a pesar de algunos éxitos de erradicación.

Otro ejemplo: aunque el tamaño de las áreas protegidas ha aumentado, «los avances han sido más modestos a la hora de garantizar que las áreas protegidas salvaguardan las zonas más importantes en términos de biodiversidad», que están conectadas entre sí y que «se gestionan eficazmente».


 

Las Metas de Aichi: Lejos de la meta

En otros ámbitos, los avances son insuficientes. Después de terminar el plazo para ejecutar las metas de Aichi que aseveraba: «A más tardar en 2020, se eliminarán, suprimirán gradualmente o reformarán los incentivos, incluidas las subvenciones, que sean perjudiciales para la biodiversidad», afirma la Meta 3 de Aichi. años después de finalizar «Se ha avanzado poco», señala el CDB.

Lo mismo ocurre con la pesca, la agricultura y los bosques. El ritmo de agotamiento de los hábitats naturales, incluidos los bosques, debía reducirse a la mitad. Según el informe, el ritmo de deforestación sólo se ha reducido en un tercio y se está acelerando de nuevo en algunas regiones.

La sobrepesca sigue afectando a un tercio de las poblaciones de peces, proporción que va en aumento, y las pesquerías repercuten negativamente en los hábitats marinos y las especies de captura accesoria.

«Para 2020, las zonas utilizadas para la agricultura, la acuicultura y la silvicultura se gestionan de forma sostenible». En este ámbito, «el uso de fertilizantes y pesticidas se ha estabilizado a nivel mundial, pero en niveles elevados», «la producción agrícola y alimentaria sigue siendo uno de los principales motores de la pérdida de biodiversidad mundial».

Había que evitar la extinción de especies amenazadas conocidas. Aunque las medidas de conservación han salvado algunas, un millón de especies vegetales y animales están amenazadas de extinción, según el informe, que cita las conclusiones de los expertos en biodiversidad de la ONU (IPBES).


 

Esquema de las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica
Esquema de las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica

 

El valor de la biodiversidad biológica está bien establecido

Favorece el funcionamiento de los ecosistemas, proporciona servicios ecosistémicos esenciales para el bienestar humano, garantiza la seguridad alimentaria, la salud humana y el aire limpio, contribuye al desarrollo económico, reduce la pobreza…

Además, la biodiversidad, a través de sus ecosistemas, especies y diversidad genética, tiene la capacidad de adaptarse al cambio climático en particular y de reducir su propia vulnerabilidad y la de las comunidades…. A pesar de su importancia fundamental, la biodiversidad sigue perdiéndose.

En respuesta a ello, en 2001 se puso en marcha la iniciativa Cuenta Atrás, cuyo objetivo es federar las acciones necesarias para proteger y restaurar la biodiversidad en el contexto de la aplicación del Convenio Internacional sobre Biodiversidad firmado en 1992. En 2010, se señaló que sería difícil alcanzar objetivos ambiciosos para reducir la pérdida de biodiversidad.

En este contexto, las partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica adoptaron en 2010, en Nagoya (Japón), el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 con el fin de que todos los países y partes interesadas adoptaran medidas importantes en apoyo de la biodiversidad en 10 años.

Este plan contenía 20 objetivos divididos en 5 metas estratégicas, denominadas Metas de Aichi, que debían alcanzarse para 2020.


 

¿Qué retos afrontaron las empresas para integrar los objetivos de Aichi en su estrategia?

Aunque el papel de la naturaleza en el desarrollo humano es innegable, las empresas no tienen en cuenta la mayoría de los beneficios que proporciona en sus estrategias de desarrollo y su erosión se acelera a un ritmo sin precedentes.

Por ello, las Metas de Aichi pretendían abordar estas cuestiones instando a las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) a incluir la naturaleza como activo y capital en la planificación social y económica.

También pedían que se establezca una gobernanza adecuada para garantizar una distribución equitativa de los beneficios derivados de la naturaleza.

Por su impacto y dependencia de la biodiversidad, las empresas estaban y están llamadas a ser uno de los principales actores en la lucha contra su erosión. En este contexto, la cuestión de cómo el sector privado tiene en cuenta la biodiversidad y contribuye a la movilización de recursos para su preservación se ha convertido en un asunto de primer orden.

De hecho, la mayoría de las causas subyacentes de la pérdida de biodiversidad están relacionadas con las actividades empresariales y del sector privado, es decir, el petróleo y el gas, la minería, la agricultura, la pesca y sus huellas medioambientales. Por lo tanto, el reto era y sigue siendo cambiar los patrones de consumo y producción hacia prácticas sostenibles.

Más allá del año 2020, las empresas tienen respuestas técnicas y financieras viables para contribuir al impulso colectivo hacia la consecución de estos objetivos. A menudo, estas respuestas pueden ser fuente de muchas oportunidades, como una mejor gestión del riesgo (amenazas de interrupción del negocio relacionadas con el suministro, futuros cambios normativos), reducción de costes mediante un uso optimizado y la obtención de recursos e insumos, mejora de la imagen, ingresos adicionales y diversificados, especialmente en mercados ecológicos y de otro tipo.


 

Las Metas de Aichi

Los objetivos de Aichi. Acciones establecidas en favor de la biodiversidad

La Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica y el Gobierno de México invitaron a los líderes de empresas e instituciones financieras a firmar el Compromiso de Empresas y Biodiversidad en la COP 13 de Cancún (México).

El objetivo del compromiso fue llamar la atención de las empresas sobre la importancia que tienen para ellas la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, su papel en la protección de los mismos y permitirles reafirmar su compromiso.

Las empresas que lo firmaron se comprometieron a tomar medidas concretas en favor de la biodiversidad y a proponer soluciones para su uso sostenible y para un reparto justo y equitativo de los beneficios vinculados a los recursos genéticos.

Todavía es necesario un gran esfuerzo para alcanzar los objetivos, ya que sólo el 5% de los países están en vías de cumplir las metas de Aichi una vez pasado el tiempo fijado para ello.


 

Conclusión sobre los objetivos de Aichi

El sector privado es un actor clave por su papel central en el desarrollo económico, su capacidad de financiación y de innovación, pero también por la importante presión que ejerce directa o indirectamente sobre la biodiversidad.

La conservación de la biodiversidad puede ser vista por las empresas como una fuente de nuevas oportunidades. Las empresas disponen de numerosas herramientas, siempre que colaboren con los gobiernos y la sociedad civil para crear condiciones favorables a la movilización de las empresas, de modo que se conviertan en verdaderos agentes del cambio.

4.9/5 - (52 votos)
intelligence survival

Intelligence Survival tiene la misión de ser una guía y una prescripción para las personas sensibles y conscientes que buscan información precisa , rigurosa, objetiva y de calidad, sobre los principales temas que se impondrán en el futuro próximo de nuestro planeta a nivel medioambiental.

Unidos por un bien común - Intelligence Survival