Sembremos conciencia sobre el desarrollo sostenible

La capa de ozono se recupera y podría restaurarse totalmente en 20 años

Recuperación de la capa de Ozono

La capa de ozono podría restaurarse en dos décadas, según informe de la ONU

 

Según un informe de la ONU, la capa de ozono de la Tierra se recuperará en unas décadas. Es probable que la mayor parte de la capa atmosférica que protege al planeta de la radiación ultravioleta esté totalmente recuperada para la mayor parte del mundo en 2040.


 

La capa de ozono en proceso de recuperación

El agujero en la capa de ozono de la Tierra, que en su día fue el peligro medioambiental más temido al que se enfrentó la humanidad, se curará por completo en la mayor parte del mundo en un plazo de dos décadas tras la acción decisiva de los gobiernos para eliminar gradualmente las sustancias que agotan la capa de ozono, según una nueva evaluación de la ONU.

Según el informe, la pérdida de la capa de ozono, que corría el riesgo de exponer a las personas a los dañinos rayos ultravioleta del sol, está en vías de recuperarse por completo en 2040 en todo el mundo, salvo en las regiones polares.

Los polos tardarán un poco más: la capa de ozono se recuperará por completo en 2045 en el Ártico y en 2066 en la Antártida.

Tras la alarma por la pérdida de ozono en la década de 1980, la capa de ozono ha ido mejorando de forma constante a raíz del protocolo de Montreal de 1989, un acuerdo internacional que ha ayudado a eliminar el 99% de los productos químicos que agotan la capa de ozono, como los clorofluorocarbonos (CFC) que se utilizaban como disolventes y refrigerantes.

Según la ONU, las medidas adoptadas en relación con la capa de ozono también han reforzado la respuesta más ponderosa a la crisis climática: los CFC también son gases de efecto invernadero y su uso continuado e incontrolado habría elevado la temperatura global hasta 1 grado a mediados de siglo, empeorando una situación ya de por sí calamitosa en la que los gases que calientan el planeta siguen sin disminuir.

«La acción sobre el ozono sienta un precedente para la acción climática», declara Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial

Que dio a conocer el lunes el informe de situación, que se realiza cada cuatro años.

«Nuestro éxito en la eliminación progresiva de las sustancias químicas que destruyen la capa de ozono nos muestra lo que puede y debe hacerse urgentemente para abandonar los combustibles fósiles, reducir los gases de efecto invernadero y limitar así el aumento de la temperatura».

La respuesta mundial unificada para hacer frente a los CFC hace que el acuerdo de Montreal deba considerarse:

«…el tratado medioambiental de mayor éxito de la historia y ofrece el estímulo de que los países del mundo pueden unirse, decidir un resultado y actuar en consecuencia», según David Fahey, científico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y autor principal de la nueva evaluación.


 

La acción humana para salvar la capa de ozono ha funcionado como se esperaba y es posible que se recupere en solo unas décadas

Un acuerdo internacional en 1987 para dejar de usar los productos químicos nocivos que dañaban la capa ha tenido éxito, dice la evaluación principal.

La capa de ozono es una parte delgada de la atmósfera terrestre que absorbe la mayor parte de la radiación ultravioleta del sol. Cuando se agota, esta radiación puede llegar a la superficie y causar daños potenciales a los humanos y otros seres vivos. Los rayos ultravioleta pueden dañar el ADN y causar quemaduras solares, lo que aumenta el riesgo a largo plazo de problemas como el cáncer de piel.


 

Foto de archivo: en esta imagen en color falso de la NASA, el azul y el púrpura muestran el agujero en la capa protectora de ozono de la Tierra sobre la Antártida el 5 de octubre de 2022. La capa protectora de ozono de la Tierra se está curando lenta pero notablemente a un ritmo que repararía por completo el agujero. sobre la Antártida en unos 43 años, según un nuevo informe de las Naciones Unidas. © NASA vía AP
Foto de archivo: en esta imagen en color falso de la NASA, el azul y el púrpura muestran el agujero en la capa protectora de ozono de la Tierra sobre la Antártida el 5 de octubre de 2022. La capa protectora de ozono de la Tierra se está curando lenta pero notablemente a un ritmo que repararía por completo el agujero. sobre la Antártida en unos 43 años, según un nuevo informe de las Naciones Unidas. © NASA vía AP

La capa de ozono comenzó a agotarse en la década de 1970

Se culpó a los clorofluorocarbonos (CFC), que se encuentran comúnmente en latas de aerosol, refrigeradores, aislamiento de espuma y acondicionadores de aire, de devorar la capa de ozono.

Los científicos descubrieron un gran agujero en la capa en 1985. Solo dos años después, se firmó el Protocolo de Montreal, con 46 países prometiendo eliminar gradualmente los químicos dañinos.

Posteriormente, el acuerdo se convirtió en el primer tratado de la ONU en lograr la ratificación universal, y casi el 99 % de las sustancias prohibidas que agotan la capa de ozono ya se han eliminado .

El agujero de ozono antártico continuó expandiéndose hasta el año 2.000, después de lo cual su área y profundidad comenzaron a mejorar lentamente.

Ahora, un informe coproducido por agencias de la ONU, EE. UU. y la UE dice que el Protocolo de Montreal está funcionando como se esperaba.

Dice que, si se mantienen las políticas actuales, la capa de ozono se restaurará a los valores de 1980, antes de que apareciera el agujero de ozono, en diferentes puntos en diferentes lugares:

Si bien el agotamiento del ozono es dañino debido a la radiación solar, no es una de las principales causas del cambio climático .

Pero salvar la capa de ozono ha tenido un efecto colateral positivo sobre el calentamiento global, sugiere el informe, porque algunos de los químicos dañinos que fueron eliminados son poderosos gases de efecto invernadero.

Esa eliminación habrá evitado hasta 1 °C de calentamiento para mediados de siglo, en comparación con el aumento de su uso en un 3 % anual, según los científicos.

Si bien el informe ha sido aclamado como una buena noticia, y evidencia de que una acción internacional rápida para evitar las crisis ambientales puede funcionar, advierte que no se garantiza un progreso continuo en la capa de ozono.

Por ejemplo, las propuestas para limitar el calentamiento global mediante el envío de millones de toneladas de dióxido de azufre a la atmósfera superior, lo que se conoce como inyección de aerosoles estratosféricos, podrían revertir drásticamente la recuperación de la capa de ozono.


 

Recuperación de la capa de Ozono

 

Los avances en la recuperación de la capa de ozono no siempre han sido fáciles

En 2018, los científicos detectaron un repunte en el uso de CFC, que fue rastreado hasta China y finalmente subsanado. Mientras tanto, la sustitución de los CFC por otro grupo de productos químicos industriales, los hidrofluorocarbonos (HFC), fue problemática, ya que los HFC son gases de efecto invernadero, lo que requirió otro acuerdo internacional, alcanzado en Kigali, para frenar su uso.

Fahey afirma que, incluso con una rápida acción mundial sobre los CFC, las sustancias químicas permanecen en la atmósfera durante aproximadamente un siglo.

«Es un poco como esperar a que se seque la pintura: hay que esperar a que la naturaleza haga lo suyo y elimine esas sustancias químicas».

El reto es aún mayor cuando se trata de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, ya que permanecen en la atmósfera mucho más tiempo y, a diferencia de los CFC, producidos por un puñado de empresas, las emisiones procedentes de los combustibles fósiles están mucho más extendidas e integradas en casi todas las actividades de las sociedades.

«La longevidad del CO2 es de otro orden de magnitud, lo que da que pensar», afirma. «Conseguir que cada persona del planeta deje de quemar combustibles fósiles es un reto enormemente diferente».

El último informe de progreso de la ONU es el primero que analiza el impacto potencial sobre la capa de ozono de la geoingeniería solar, una intervención climática propuesta en la que partículas reflectantes, como el azufre, se pulverizan masivamente en la atmósfera para desviar la luz solar y reducir así el calentamiento global.

Según el informe, esta controvertida práctica, que el Gobierno estadounidense está estudiando, podría reducir la temperatura global, pero tendría «consecuencias imprevistas, como efectos sobre el ozono», aunque reconoce que «muchas lagunas de conocimiento e incertidumbres impiden una evaluación más sólida en este momento».

Fahey afirmó que añadir grandes cantidades de azufre a la estratosfera podría reducir el ozono, aunque probablemente en menos de un 10% y no provocaría un «colapso» de la capa de ozono.

«Este tipo de intervenciones climáticas son temas delicados porque son un ovillo enredado de ética y gobernanza, más que sólo de ciencia», explica. «Sin embargo, si se introduce suficiente azufre en la atmósfera, habrá consecuencias para el ozono. Sería inevitable».

5/5 - (44 votos)
intelligence survival

Intelligence Survival tiene la misión de ser una guía y una prescripción para las personas sensibles y conscientes que buscan información precisa , rigurosa, objetiva y de calidad, sobre los principales temas que se impondrán en el futuro próximo de nuestro planeta a nivel medioambiental.

Unidos por un bien común - Intelligence Survival