Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

GLOF: la amenaza de un fenómeno climático poco conocido

inundaciones por desbordamiento de lagos glaciares
- Solo necesitarás 12 minutos para leer este artículo 😉 -

GLOF el desbordamiento de glaciares

Se producen rápidamente, sin apenas aviso. Arrasan los valles con torrentes de agua. Y se extienden lejos, a veces golpeando a comunidades a cientos de kilómetros de donde comenzaron. En las montañas más altas del mundo y sus alrededores, las crecidas de los lagos glaciares suponen una amenaza cada vez mayor para un número creciente de personas.

¿Qué es un GLOF?

Es un término que es poco conocido pero que los habitantes del Himalaya conocen muy bien: una inundación repentina porque un lago originado por glaciares se desborde. El calentamiento global ha puesto este término en la lista de peligros en el Himalaya…

Los glaciares son extremadamente sensibles al cambio climático, y a medida que el aire caliente derrite el hielo y empuja a los glaciares a retroceder, están apareciendo nuevos y enormes lagos en zonas altas, a menudo precarias, dentro de las cordilleras. Muchos están a punto de desbordarse.

La revista científica Nature ha publicado este año un artículo en el que se constata que el deshielo de los glaciares del mundo casi se ha duplicado en las últimas dos décadas. Sorprendentemente, el derretimiento de los glaciares de las cordilleras contribuye ahora más al aumento del nivel del mar que las capas de hielo de Groenlandia o la Antártida.

En vísperas de la cumbre diplomática de importancia crítica que se celebrará este mes, conocida como COP26, los principales científicos del clima del mundo han advertido que esta amenaza sólo puede intensificarse si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero de forma urgente, rápida y a gran escala.


 

Un mundo congelado

El peligro y la belleza de los glaciares es algo que no se les escapa a quienes estudian las masas de hielo día a día, y los expertos señalan cómo los glaciares pueden reflejar el pasado y revelar el futuro.

«La primera vez que se va a un glaciar y se está en él es algo de otro mundo», nos explica Fiona Tweed, profesora de geografía física de la Universidad de Staffordshire del Reino Unido. «De pie sobre él, a veces se oyen crujidos y gemidos. Es casi como si estuviera vivo porque se mueve».

«Cuando estaba haciendo un trabajo de campo en Islandia hace años, tuve la suerte de poder acceder a una zona entre el glaciar y el lecho de roca y, de hecho, me tumbé de espaldas y puse las manos sobre el glaciar por encima de mí. Podía sentir cómo se movía muy poco, a paso de caracol, pero era completamente impresionante. No tengo otra palabra para describirlo», explica Tweed.

«Estar de cerca y en persona con esta cosa que crees que conoces, por haberla estudiado, pero es muy diferente cuando estás allí. No soy una persona religiosa, pero fue casi como una experiencia espiritual acercarse a un glaciar por primera vez».

 

Esta sensación de fascinación duradera entre los glaciólogos suele ir acompañada de una profunda tristeza ante un mundo helado que desaparece rápidamente.

«Como científico, lo que más me impresiona es ver lo rápido que se producen estos cambios», explica Matthias Huss, director de la red suiza de vigilancia de glaciares Glamos. «Pero también me entristece, por supuesto, como persona».

«Además de mi trabajo, me encantan las montañas, y es muy triste ver cómo se van estos glaciares, sobre todo los más pequeños, que son los que realmente están desapareciendo ahora», dijo Huss.

No soy una persona religiosa, pero fue casi como una experiencia espiritual acercarme a un glaciar por primera vez».  Fiona Tweed, profesora de geografía física de la Universidad de Staffordshire

 


 

Anatomía de la crecida de un lago glaciar

A medida que los glaciares se derriten y retroceden, se forman lagos parecidos a depósitos naturales de agua detrás de los diques de roca, hielo o morrena. Estos lagos pueden estar situados encima, delante, al lado, debajo o incluso dentro de un glaciar.

Una inundación por estallido se refiere a un evento en el que el agua embalsada por un glaciar se libera repentinamente. En los lugares que no son volcánicos, las condiciones necesarias para desencadenar una inundación dependen de la naturaleza del propio lago.

Por ejemplo, el drenaje de los lagos represados por roca y hielo no suele provocar la destrucción de la presa. Para desencadenar una crecida en estos casos, puede ser necesario un acontecimiento como un desprendimiento de tierra que caiga en el agua para desplazar el lago por encima del borde de la presa.

Sin embargo, los lagos embalsados por morenas suelen ser inestables porque están compuestos por materiales como arena, guijarros, rocas y restos de hielo y pueden ser estrechos y de cresta afilada. El agua puede filtrarse a través de los restos no consolidados, y cuando éstos se saturan y se vuelven pesados, pueden fallar, sobre todo si el nivel del agua del lago está subiendo.

Muchos otros acontecimientos secundarios, como una avalancha, una inundación de un lago aguas arriba y lluvias intensas, también pueden desencadenar inundaciones por estallido, lo que hace que sean notoriamente difíciles de predecir. Es cuando estos lagos glaciares se desbordan cuando la inundación supone un gran riesgo para la vida y las infraestructuras aguas abajo.

Las crecidas pueden durar horas o días y se han registrado caudales máximos de hasta 15.000 metros cúbicos por segundo. Esto equivale a 360 piscinas olímpicas bajando por un valle de montaña cada minuto.

El primer análisis global de los impactos sociales de las inundaciones de los glaciares, publicado en 2016 por los glaciólogos Jonathan Carrivick y Fiona Tweed, descubrió que más de 12.000 personas han muerto a causa de las inundaciones por estallido en todo el mundo.

La investigación identificó a América del Sur y Asia Central como las regiones más vulnerables a incurrir en un gran número de muertes, daños extremos a la infraestructura y la destrucción de hogares, granjas y carreteras. Nepal fue señalado como uno de los países con mayores probabilidades de sufrir las consecuencias económicas a nivel nacional de los impactos de las inundaciones glaciares.

En los casos de Nepal y Suiza, dos países que se enfrentan a la creciente amenaza de los peligros relacionados con los glaciares, las inundaciones por desbordamiento pueden ilustrar el devastador impacto de la crisis climática a nivel local y poner de manifiesto las diferentes posibilidades de reacción de los países de ingresos altos y bajos.

Recorra el Himalaya y los Alpes suizos de la mano de los mejores glaciólogos del mundo para saber por qué estos fenómenos se encuentran entre las catástrofes naturales más temidas del planeta, si pueden predecirse y qué se puede hacer para mitigar el riesgo.


 

El Himalaya

Nepal, un país sin salida al mar de unos 29 millones de habitantes situado entre la India y China, se encuentra principalmente en la vertiente sur de la cordillera del Himalaya.

Muy vulnerable a las amenazas relacionadas con el clima y una de las economías más pobres y de menor crecimiento de Asia, estudios recientes sugieren que Nepal se enfrenta a la pérdida del 2,2% del PIB anual como consecuencia del cambio climático para 2050.

El país del sur de Asia ha sido testigo de 18 inundaciones por desbordamiento de lagos glaciares registradas desde 1977, mientras que los investigadores han localizado desde entonces los lugares donde se produjeron 11.


Eventos GLOF en Nepal desde 1980:

  • 1980: Nagma Pokhari
  • 1985: Dig Tsho
  • 1991: Chubung
  • 1998: Sabai Tsho
  • 2003: Kabache
  • 2004: Kabache
  • 2015: Glaciar Lhotse
  • 2016: Glaciar Lhotse
  • 2016: Lago sin nombre
  • 2017: Langmale
  • 2021: Lago sin nombre

– GLOF Nagma Pokhari – 23 de junio de 1980

El derrumbe de una presa de morrena en la cuenca del Nagma Pokhari destruyó pueblos hasta 71 kilómetros aguas abajo del estallido.

– GLOF Dig Tsho – 4 de agosto de 1985

Provocada por una avalancha de rocas y hielo, una repentina erupción descargó hasta 10 millones de metros cúbicos de agua en el valle inferior. Los daños se estiman en más de 3 millones de dólares.

– GLOF Chubung – 12 de julio de 1991

Se conocen pocos detalles sobre esta inundación repentina, pero se informa que el colapso de una presa de morrena destruyó casas y tierras de cultivo.

– GLOF Sabai Tsho – 3 de septiembre de 1998

Un oleaje desbordó una presa de morrena después de que una avalancha de hielo golpeara el lago frontal. Se estima que la crecida ha causado daños por valor de 2 millones de dólares.

– GLOF Kabache – 15 de agosto de 2003 y 8 de agosto de 2004

Se desconocen los detalles de los daños causados por la crecida del 15 de agosto de 2003. La crecida del 8 de agosto de 2004 tuvo lugar casi exactamente un año después de que se derrumbara una presa morrena similar en el río Madi desde el lago Kabache.

– GLOF del Glaciar Lhotse – 25 de mayo de 2015 y 12 de junio de 2016

La crecida del glaciar del 25 de mayo de 2015 tuvo lugar durante la noche. Las imágenes de satélite muestran un drenaje completo de la laguna supraglacial hasta el 7 de junio. Una inundación por estallido el 12 de junio de 2016 fue probablemente desencadenada por un fallo de la presa, induciendo la liberación de más de 2 millones de metros cúbicos desde el interior del glaciar Lhotse.

– GLOF del Lago sin nombre – Mayo de 2016

Se sabe poco sobre la inundación por estallido del lago glaciar que tuvo lugar en mayo.

– GLOF Langmale – 20 de abril de 2017

Una avalancha de roca y hielo indujo una inundación por desbordamiento de un lago glacial.

– GLOF del Lago sin nombre – 14 de junio de 2021

Se sospecha que una inundación por desbordamiento de un lago glaciar fue la causa principal de las inundaciones en una zona alta fronteriza con el Tíbet.

Cientos de familias residentes en Melamchi se refugiaron en una escuela local.


 

GLOF Himalaya

El GLOF ocurrido en el Este de Nepal – 4 de agosto de 1985

El más llamativo y destacado de estos sucesos tuvo lugar el 4 de agosto de 1985 en el este de Nepal, a sólo un día de camino de la montaña más alta del mundo, el Everest.

«Ese día fue muy soleado, no llovió en absoluto», explicó Rijan Bhakta Kayastha, glaciólogo nepalí de la Universidad de Katmandú. «Pero, aguas abajo, hubo una gran inundación».

Una gran avalancha de rocas y hielo en el alto Himalaya se estrelló contra el lago glacial Dig Tsho, generando una ola de aproximadamente 5 metros de altura y desbordando la presa de morrena.

El lago, una masa de agua de 1.500 por 300 metros y con una profundidad de 18 metros, se vació casi por completo en un periodo de cuatro horas.

El diluvio destruyó puentes, casas, terrenos agrícolas y la pequeña central hidroeléctrica de Namche, casi terminada, a unos 11 kilómetros río abajo.

En total, se calcula que el súbito estallido descargó entre 6 y 10 millones de metros cúbicos de agua en el valle inferior, causando más de 3 millones de dólares en daños y perturbando a la comunidad de Khumbu aguas abajo durante varios meses. Un festival de sherpas que se celebraba en ese momento motivó que menos personas recorrieran los senderos de la montaña, aún así se cree que cuatro o cinco montañeros perdieron la vida.

La crecida del Dig Tsho suscitó la alarma a escala internacional y provocó un aluvión de investigaciones científicas en los años siguientes.

Sin embargo, los expertos afirman que este suceso demostró que no son necesariamente los lagos más grandes los más peligrosos, sobre todo si hay zonas pobladas e infraestructuras cercanas:

«…Sólo tenemos una experiencia muy pequeña de inundaciones por desbordamiento de lagos glaciares, y con esa pequeña hubo un gran impacto», dijo Kayastha. «Pero si los grandes lagos glaciares se desbordan, los daños serán enormes río abajo, sobre todo en los sectores hidroeléctricos y las infraestructuras, y las casas serán arrasadas».

Es más, aunque el lago Thulagi de Nepal es el que tiene el menor valor monetario de los elementos expuestos a una inundación por desbordamiento, el ICIMOD advirtió que un suceso de este tipo podría afectar indirectamente a más de 2 millones de personas -aproximadamente el 7% de la población- por los daños a las infraestructuras y la pérdida de bienes y servicios.

En comparación, una crecida en Imja Tsho y Tsho Rolpa podría afectar indirectamente a unas 500.000 personas que viven río abajo.

Un portavoz del ICIMOD declaró que, si bien se trataba de las mejores estimaciones disponibles en aquel momento, el riesgo de exposición a las inundaciones por desbordamiento de los lagos glaciares en Nepal era probablemente aún mayor en la actualidad.

Añadieron que las cuencas aguas abajo de estos tres lagos se han desarrollado mucho más en los años transcurridos desde la publicación del informe, incluyendo un aumento en el número de asentamientos y proyectos hidroeléctricos.

Para los expertos de la organización medioambiental sin ánimo de lucro Germanwatch, además de reducir los riesgos a nivel local:

«sólo la reducción de los gases de efecto invernadero puede frenar el calentamiento global y, por tanto, el retroceso de los glaciares a largo plazo».

Esto es especialmente importante para Nepal, añadieron en un estudio de 2004, porque las reservas de agua de más de 500 millones de personas río abajo están en juego debido al deshielo de los glaciares.

4.7/5 - (35 votos)
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030