El hielo marino antártico es el más bajo en 45 años de registros

El hielo marino antártico es el más bajo en 45 años de registros

El hielo marino de la Antártida se ha reducido a un mínimo histórico, explicaron recientemente investigadores estadounidenses, su extensión más baja en los 45 años de registro por satélite.

El Centro Nacional de Datos sobre la Nieve y el Hielo (NSIDC) de la Universidad de Colorado en Boulder señaló que el hielo marino de la Antártida se redujo a 1,79 millones de kilómetros cuadrados.

Esta cifra superó en 136.000 kilómetros cuadrados el anterior mínimo histórico, establecido en 2022.

Los científicos del NSIDC subrayan que la última cifra era preliminar, ya que aún era posible que se produjera más deshielo a finales de la estación. Anuncian que publicarán una cifra definitiva sobre la extensión del hielo a principios de marzo.

El deshielo del hielo marino expone las gruesas plataformas de hielo que sostienen la capa de hielo de la Antártida a las olas y a temperaturas más cálidas.

El deshielo del hielo marino no tiene un impacto perceptible en el nivel del mar porque el hielo ya está en el agua del océano. Sin embargo:

«La ausencia de témpanos de hielo en la mayor parte de la costa antártica expone las plataformas de hielo que limitan la cubierta de hielo al movimiento de las olas y las temperaturas más altas», según el centro.

Pero el hielo marino rodea las enormes plataformas de hielo de la Antártida, las extensiones de los glaciares de agua dulce que amenazan con un aumento catastrófico del nivel del mar durante siglos si continúan derritiéndose a medida que aumenta la temperatura global.

«La respuesta de la Antártida al cambio climático ha sido diferente a la del Ártico», afirma Ted Scambos, investigador científico del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Medioambientales (CIRES).

«La tendencia a la baja del hielo marino puede ser una señal de que el calentamiento global está afectando por fin al hielo flotante que rodea la Antártida, pero harán falta varios años más para estar seguros de ello», Concluye.

El ciclo antártico sufre importantes variaciones anuales durante sus veranos de deshielo e inviernos de congelación, y el continente no ha experimentado el rápido deshielo de las últimas cuatro décadas que asola las capas de hielo de Groenlandia y el Ártico debido al calentamiento global.

Pero la elevada tasa de deshielo desde 2016 hace temer que se esté afianzando una importante tendencia a la baja.

El deshielo del hielo marino es problemático porque contribuye a acelerar el calentamiento global.

Cuando el hielo marino blanco, que rebota al espacio hasta el 90 por ciento de la energía del Sol, es sustituido por mar oscuro, sin congelar, el agua absorbe en su lugar un porcentaje similar del calor del Sol.

A escala mundial, el año pasado fue el quinto o sexto más cálido jamás registrado, a pesar de la influencia refrescante de un patrón meteorológico natural de La Niña.

El hielo marino antártico registra los niveles más bajos de la historia


El hielo marino polar alcanza un mínimo histórico

Ha sido un invierno inusual en los polos de la Tierra. El hielo marino se está reduciendo a un ritmo acelerado y su extensión ha caído a un nuevo mínimo histórico.

El Ártico también está registrando este año un invierno inusual. Si bien las temperaturas alcanzaron un nuevo récord en noviembre, ahora es el hielo marino el que ha registrado su extensión más baja en un momento en que debería estar en su máxima extensión.

En enero de 2017, la capa de hielo era de 13,38 millones de kilómetros cuadrados, la extensión más baja en casi 40 años.

«Es 260.000 kilómetros cuadrados menor que el año pasado y 1,26 millones de kilómetros cuadrados por debajo de la media de 1981-2010», informa el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC).

Desde la década de 1970, los polos han perdido cada año el 3,2% de la extensión del hielo marino, lo que supone unos 47.000 kilómetros cuadrados al año.


El hielo marino de los polos se reduce y las temperaturas cálidas son las culpables

Los investigadores destacan cómo en enero las temperaturas fueron 5 grados más altas que la media de 1981-2010 en el mar de Barents, y hasta 4 grados más altas en el mar de Chukchi y en el mar de Siberia Oriental.

Por otro lado, en el noroeste de Rusia y en algunas zonas del noreste de Groenlandia las temperaturas fueron 3 grados inferiores a la media.

«Ha sido un invierno de lo más inusual», afirmó Julienne Stroeve, del Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo.

La investigadora sugirió que esto podría estar relacionado con la pérdida de hielo marino en verano y la consiguiente imposibilidad de acumular hielo durante los meses de invierno.

Elisa Palazzi, investigadora del Instituto de Ciencias Atmosféricas y Climáticas (ISAC) del Consejo Nacional de Investigación (CNR) de Italia, expplica:

«En octubre y noviembre el hielo marino del Ártico alcanzó un mínimo histórico. Esto es un problema porque tal situación dificulta la formación de hielo nuevo. Y el hielo que se forma es cada vez más fino. La reducción de la cubierta de hielo marino influye en la cantidad de luz solar que se absorbe, lo que calienta las aguas del mar. Es un mecanismo de retroalimentación bien conocido y un ciclo que se autoalimenta. Cuanto menos hielo haya, mayor será la influencia potencial del calentamiento. Por eso los polos son un centinela del cambio climático».


La Antártida también se está viendo afectada

Las malas noticias también llegan desde la Antártida, donde un enorme iceberg del glaciar Pine Island se desprendió, provocando una pérdida de hielo 10 veces mayor que la isla de Manhattan.

El deshielo se está produciendo a un ritmo acelerado y la extensión de hielo en la Antártida está en su punto más bajo desde 1997, excepto en el mar de Weddell, donde el hielo está justo por debajo de la media.

Valóranos

Últimos artículos

Farmalider Group y MASPV colaboran para impulsar la energía verde en el sector farmacéutico

La alianza estratégica alcanzada entre Farmalider Group y MASPV reducirá su huella de carbono en 70 toneladas anuales de CO₂, equivalente a ahorrar 63 toneladas de carbón y preservar 777 árboles cada año. De esta forma Farmalider Group muestra su compromiso con la salud de los pacientes y del planeta

La aerotermia en Madrid: La solución innovadora para un ahorro sostenible

En un esfuerzo por abordar los desafíos energéticos y ambientales del siglo XXI, DelAire2000, líder en soluciones energéticas innovadoras, se complace en presentar la aerotermia como una alternativa eficiente y sostenible para la calefacción y refrigeración en la región de Madrid

Piscinas sostenibles: cómo la tecnología puede lograr una mayor eficiencia de los recursos

La reducción de químicos y la necesidad de un menor mantenimiento son algunas de las ventajas que ofrece un limpiapiscinas inalámbrico. Un robot limpiapiscinas como Aiper Scuba S1 permite una limpieza más rápida, económica y sostenible

Los Cabos, un tesoro natural que invita a disfrutar de un turismo más sostenible

Con un 42% de territorio reconocido como áreas naturales protegidas, Los Cabos es una región comprometida con la sostenibilidad y la preservación del medioambiente, representando un hito en la protección de los ecosistemas marinos. Acciones como la preservación y limpieza de los entornos, junto con la investigación y conservación de la fauna marina, convierten a Los Cabos en una región referente en el cuidado del entorno natural que lo rodea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

4 + 11 =