Los marginados de Munda (Bangladesh) en la adaptación al clima

Los marginados de Munda que se enfrentan a barreras adicionales para la adaptación al clima en Bangladesh

Perteneciente a una comunidad pobre y marginada, con un bajo índice de alfabetización y sin acceso a la mayoría de los planes gubernamentales, la vida siempre ha sido dura, pero más aún en los últimos años, que han traído consigo miserias inimaginables. La nueva enfermedad por coronavirus (COVID-19), junto con el ciclón Amphan que azotó los Sundarbans en mayo de 2020, ha quebrado la espalda de la comunidad Munda, que se ha visto obligada a pedir préstamos a particulares a tipos de interés elevados para alimentar sus hambrientos estómagos en medio de la pandemia.

Alejados de la micro financiación y los beneficios, los miembros de la minoría hindú de la costa de Bangladesh han luchado por reconstruir sus vidas después del ciclón Amphan.

Esta pequeña comunidad de minorías étnicas en Bangladesh ha estado viviendo junto al bosque de manglares más grande del mundo, los Sundarbans, durante dos siglos.

Conocidos hasta hace poco como «bunos» o despejadores de la selva, el pueblo Munda llegó al país desde el estado de Bihar, en la India, para ayudar a reclamar tierras para la agricultura para los zamindars (propietarios de tierras) y cavar lagos y estanques.

Son alrededor de 5.000 en los distritos costeros de Khulna y Satkhira.


Los Munda de Bangladesh

En una región que sufre los efectos del cambio climático, los Munda están doblemente desfavorecidos por su condición de minoría, ya que no tienen acceso a la microfinanciación, los beneficios y las oportunidades de empleo a disposición de los demás.

Una iniciativa para ayudarlos a encontrar medios de vida alternativos ha sido archivada por falta de fondos.

BANGLADESH. Los marginados de Munda que se enfrentan a barreras adicionales para la adaptación al clima

El ciclón Amphan tocó tierra en la parte occidental de Bangladesh en mayo, desencadenando una marea que sobrepasó los terraplenes y dejó los campos inundados de agua salada durante meses.

En los últimos años, la subida del nivel del mar y la reducción del caudal de los ríos habían hecho que el suelo fuera cada vez más salado, por lo que sólo se podía cultivar arroz durante la temporada de los monzones. Después de la tormenta, incluso ese cultivo anual se volvió inviable en gran parte de la región.

Doyal Kumar Munda, de 31 años de edad, ha recurrido a la recolección de recursos del bosque, principalmente cangrejos y peces.

«No es suficiente para un medio de vida equilibrado«, explica.

«Hace treinta años, mi familia tenía 20 acres de tierra cultivable. Ahora, sólo tenemos una granja de 0,12 hectáreas. Todo poque mis padres vendieron la tierra para satisfacer las necesidades de nuestra familia«.

Según un estudio de 2015 publicado por el Departamento de Medio Ambiente, el nivel del mar ha ido aumentando entre 6 y 20 mm al año a lo largo de la costa del país.

Entre 1973 y 2009, 223.000 hectáreas de tierra se han visto afectadas por la intrusión de agua salina, según informa el Instituto de Desarrollo de los Recursos del Suelo de Bangladesh, tendencia que continúa en la actualidad.

El impacto se puede observar en los datos de producción de arroz. Hay tres temporadas de cultivo diferentes para el arroz en Bangladesh: Boro, Aman y Aush.

  • Entre 2000-2001 y 2014-2015, el cultivo de arroz Boro en el distrito de Khulna se redujo de 210.000 acres a 121.000, lo que representa una disminución del 42%, según la Oficina de Estadística de Bangladesh.
  • La superficie de Aush cayó casi tres cuartos de 31.000 a 8.000 acres. El aman, el cultivo más importante, pasó de 851.000 a 247.000 acres, una disminución del 71% en el mismo período.

A medida que el mar invade las tierras de cultivo, muchos se dedican a la cría de peces, camarones y cangrejos, o a la cría de cabras. Otros emigran en busca de trabajo estacional. Pero los Munda se enfrentan a barreras adicionales para estas estrategias de adaptación.


Y, en la actualidad, ni tienen trabajo, ni mucha comida

Varoti Munda y su marido Robindro Munda intentaron arrendar algunas tierras para cultivar camarones hace unos años, pero las organizaciones de microcrédito locales les negaron un préstamo.

Como Doyal, dependen de los manglares, aventurándose en el bosque dos o tres veces por semana para obtener recursos que puedan vender para mantener a sus tres hijos.

Buscando el anonimato, un gerente de un prestamista local de microcrédito dijo que el pueblo de Munda a menudo no tenía activos para garantizar el reembolso de un préstamo.

«Crear oportunidades para los pobres y desarrollar su nivel de vida son nuestros objetivos», explica el gerente.

«Al mismo tiempo, necesitamos recuperar nuestro dinero de los prestatarios».

Munda no tiene representación en los organismos gubernamentales locales o nacionales. A menudo no conocen los derechos de la seguridad social y no son seleccionados por los administradores locales para beneficiarse de los programas de trabajo del gobierno, como el mantenimiento de las carreteras.

Y, en la actualidad, ni tienen trabajo, ni mucha comida.
Foto: Rafiqul Montu

Como viuda de 75 años, Razu Bala Munda tiene derecho a un subsidio de viudedad de 500 taka (6 euros) al mes y un subsidio de vejez de 800 taka (9 euros), pero no recibe ninguno de los dos.

«Cuando hay una emergencia como un ciclón, recibimos algo de alivio», explica, «Pero no tengo ni idea de la pensión de viudedad o de vejez»

Doyal Kumar denuncia: «Sólo recibimos esos beneficios después de la gente común, que son parte de los bancos de votos de la autoridad

Nurul Islam, presidente de la Unión Uttar Bedkashi, la autoridad local, reconoció que la comunidad a veces se pierde, «lo cual no debería ser», exclama.

Mudarse a las ciudades para trabajar tampoco es fácil. Samaresh Munda, de 25 años, encontró un trabajo hace tres años en una fábrica de artículos de plástico en Dhaka.

Dice que le pagan 2.000 taka (24 euros) menos que a otros por el mismo trabajo y que inicialmente se le negó el alojamiento en casas compartidas.

«Luché para que la gente comprendiera que no soy diferente«.

El grupo de campaña local Initiative for Right View (IRV) puso en marcha un proyecto hace unos años para mejorar las perspectivas de Munda, pero se ha suspendido porque se agotaron los fondos del donante suizo Heks/Eper.

«Tratamos de ofrecer algunas opciones de medios de vida alternativos, como la cría de cabras y la capacitación sobre cómo hacer abono orgánico a partir de los desechos domésticos», exolica Marina Juthi, coordinadora del programa.

«Sin embargo, hemos perdido la financiación» explica finalmente.

Este artículo forma parte de un programa de información sobre justicia climática apoyado por el Fondo de Resistencia de la Justicia Climática.

Valora este artículo, gracias

Últimos artículos

¿Qué está pasando en Europa con el ciclo del agua?

El agua es vida, pero el cambio climático supone...

Flores preservadas: la alternativa ecológica en decoración

Las flores preservadas son la nueva tendencia sostenible que...

Planeta de Plástico: un suelo contaminado por diminutas partículas de plástico

La peligrosa invasión de diminutas partículas que amenaza nuestra...
Intelligence & Survival /// España
Intelligence & Survival /// España
¡Hola! Nos alegra que estés interesado en saber más sobre la Fundación Intelligence & Survival en España y nuestro trabajo en información y concienciación medioambiental.   Nuestro objetivo principal es promover la conservación del medio ambiente y el bienestar de las personas mediante la educación y la concienciación sobre los problemas ambientales actuales. Para lograr esto, llevamos a cabo diversas actividades en todo el país, como charlas, talleres, campañas y eventos que involucran a la comunidad. Trabajamos en estrecha colaboración con expertos en medio ambiente, biólogos y otros profesionales en el ámbito ambiental para desarrollar contenido educativo de alta calidad y relevante. Además, a través de nuestras plataformas online y redes sociales, compartimos información sobre los temas ambientales más importantes de la actualidad y ofrecemos consejos prácticos para que las personas puedan contribuir a cuidar el planeta.   Creemos que es importante que cada individuo comprenda la importancia de preservar nuestro planeta para garantizar su supervivencia y la de las generaciones futuras. Por lo tanto, en nuestra labor de concienciación, también enfatizamos en la importancia de adoptar hábitos sostenibles en nuestra vida cotidiana, como reducir el consumo de plásticos, el uso de transporte público o bicicletas, el reciclaje y el consumo responsable.   En resumen, en la Fundación Intelligence & Survival estamos comprometidos con la educación y concienciación medioambiental para promover la conservación de nuestro planeta y el bienestar de las personas. Gracias por tu interés en nuestro trabajo.