Fomentamos en la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible - Agenda 2030

«Aislamiento, sedentarismo y trabajo en casa afectaron el estado físico»: Felipe Gómez, médico ortopedista

/COMUNICAE/

El confinamiento por el Covid 19 incrementó el número de padecimientos de lumbalgia. La mayoría de las personas tuvo que improvisar un área de trabajo en comedores, dormitorios, salas o cocinas sin mobiliario ergonómico

A poco más de dos años de comenzar la pandemia por covid-19, el trabajo en casa o “home office”, se incrementó al igual que el sedentarismo. Esta situación ha disparado el número de padecimientos de lumbalgia, una de las principales causas de ausentismo laboral.

Felipe Gómez García, Ortopedista y Traumatólogo, dijo que desde el inicio de la pandemia aumentaron los casos de lumbalgia. Muchas personas no contaban con un lugar óptimo para trabajar e improvisaron áreas de trabajo sin mobiliario ergonómico para que llevaran su jornada laboral sin dolor.

Para la mayoría de los trabajadores, las consecuencias por pasar varias horas frente a las computadoras son problemas en la espalda y cuello. Según la opinión de Gómez García el sedentarismo y el trabajo en casa afectaron el estado físico de las personas.

Además, durante el pico de la pandemia, hubo un cierre de gimnasios y otras actividades de ocio, incrementando el uso de juegos de mesa, videojuegos o ver películas en casa, imponiendo pasar aún más horas sentados de manera incorrecta frente a una pantalla. Esto generó un aumento preocupante de lumbalgia.

De acuerdo con el Dr. Gómez García, la lumbalgia es un dolor en la parte baja de la espalda que afecta las vértebras, músculos e incluso estructuras nerviosas que se encuentran alrededor o cruzan por las vértebras. Esta aparece cuando se mantiene una mala postura por más de ocho horas.

La mala postura provoca otras afecciones como contracturas en el cuello y dolores en la espalda. El doctor Gómez estimó que aproximadamente un 80% de las personas presentará lumbalgia al menos una vez en la vida. Hasta un 80% de la población llega a padecer lumbalgia por defectos posturales y movimientos bruscos, siendo su máxima prevalencia entre los 40 y 60 años. El índice de que puedas vivir sin dolor ocasionado por lumbalgia es de 54 a 90% por año, bajo control médico y rehabilitación.

Para evitar que la vida sedentaria continúe afectando la condición de la columna, varios fisioterapeutas y especialistas de la columna vertebral recomiendan relajarse con actividades físicas como el yoga o la realización de estiramientos simples. Otras recomendaciones para complementar estas actividades son el uso de herramientas ortopédicas sencillas como pelotas o rollos, o algunas herramientas más profesionales tipo Cordus o Sacrus, así como la aplicación de automasajes para ayudar a relajar los músculos al final de la jornada de trabajo.

 

Fuente Comunicae

Valora este artículo, gracias
Fomentamos los Objetivos Desarrollo Sostenible Agenda 2030